¿Llegó la hora de México?

Antonio Montes. Director Desarrollo Internacional. IE Business School

1 Septiembre 2013

México promete ser el nuevo Brasil y Peña Nieto ha llegado al Gobierno con el claro propósito de conseguirlo. Sin embargo, es inevitable preguntarse: ¿lo conseguirá esta vez?.

Últimamente estamos oyendo hablar mucho de México como uno de los países que liderarán en los próximos años la economía mundial. Esta misma historia nos suena de haberla escuchado recientemente de Brasil, que, sin embargo, parece ser se está quedando un poco rezagado y los indicadores empiezan a señalar problemas estructurales y económicos importantes que apoyan la teoría de que México está tomando el relevo.

Hace menos de un año que el Presidente Peña Nieto llegó al poder, después de muchos lustros de gobiernos del PAN y ha venido con el claro propósito de revolucionar el país, modernizándolo y convirtiéndolo en una de las potencias emergentes de este siglo. Según el Gobierno actual, se trata de trabajar en los próximos años en un plan basado en una serie de metas nacionales, con el objetivo de alcanzar mayor prosperidad e igualdad para todos los mexicanos, disminuyendo los índices de pobreza, que actualmente afecta a un 45,5% de la población, apoyando un crecimiento económico y sostenido en el tiempo.

La intención del Gobierno de Peña Nieto es convertir a México en una de las grandes factorías del mundo, al igual que lo es China.

En este sentido, se quiere aprovechar el momento, dado que durante unos años no se benefició del boom económico y del crecimiento que experimentaron otras naciones, que con la industrialización y despegue del gigante asiático se convirtieron en sus proveedores de materias primas y ello les ayudó a experimentar unos desarrollos nunca vistos anteriormente.

México no se pudo sumar a este banquete, pero esto es ahora una de las claves que pueden asegurar su futuro. De hecho, si lo comparamos con China, nos encontramos con las siguientes fortalezas:

1.- México tiene más acuerdos de libre comercio que ningún otro país del mundo, en concreto 12 acuerdos que cubren 44 países, destacando Estados Unidos, Canadá, Unión Europea, Colombia, Perú, Chile, Países caribeños, etc. China sólo tiene acuerdos comerciales con 18 países. Este extremo es fundamental de cara a atraer inversiones extranjeras y el establecimiento de empresas de otros países.

2.- En México se ha desarrollado una mano de obra especializada en determinados sectores, tales como la automoción, que lo hace muy atractivo para el establecimiento de industrias manufactureras.

3.- El coste de la energía, principalmente el gas natural y el petróleo,  es mucho más reducido que en China

4.- Los costes de la mano de obra son actualmente ya más bajos que en China y se espera que en 2015 se rebajen todavía mucho más, de manera que lleguen a ser cerca de un 30% menores que en el país asiático.

Todos estos factores, junto con el “Pacto por México”, que supone el acuerdo con los principales partidos de la oposición (PAN y PRD), para impulsar una serie importante de reformas que afectan al sector educativo, energético, laboral, telecomunicaciones y fiscal, prepararán al país para recaudar más, explotar de forma más eficiente sus recursos energéticos sin tener tanta dependencia del petróleo, tener una mano de obra altamente cualificada y especializada, ofrecer a los ciudadanos y a las empresas -mediante las inversiones previstas de 311.769 millones de dólares en infraestructuras y telecomunicaciones. un país moderno, bien comunicado, con servicios mucho más baratos y ayudando al desarrollo de las regiones más remotas. Se trata de convertir a México entre 2013 y 2018 en un hub logístico internacional, que apoye el desarrollo industrial del país.

Pero este futuro prometedor, tiene todavía su lado oscuro, al que el presidente Peña Nieto tendrá que saber hacer frente si quiere que su plan no fracase. Me refiero a los graves problemas de inseguridad ciudadana; los cárteles de la droga; el ambiente de corrupción pública y política; las disputas internas en los partidos políticos; la desaceleración de la economía (para conseguir estos objetivos y crear empleo, México debería crecer de forma sostenida al 5% en los próximos años y no al 3%) y los millones de personas (53,3), que viven en el umbral de la pobreza.

Por tanto, México tiene su gran oportunidad y un futuro prometedor, pero el camino está lleno de baches que habrá que sortear y reparar si se quiere alcanzar la meta.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu