¿Quo Vadis crisis financiera?

Manuel Romera. Profesor. IE Business School

9 Diciembre 2008

La chispa que encendió el fuego de la crisis financiera fueron las inesperadas hipotecas subprime, pero había tanta leña que ahora arde todo el bosque. ¿Cómo resurgiremos de las cenizas?

Para intentar comprender la crisis en que estamos inmersos, lo primero que se debería comentar son sus antecedentes y causas. Quizás el mayor exponente haya sido esa sensación de liquidez tan fuerte que ha implicado un exceso de apalancamiento, con una infravaloración del riesgo aparejada a ese exceso de deuda, y una sobrevaloración de activos que ha llevado a consecuencias claras de falta de coherencia y consecuencias macroeconómicas tales como tasas de ahorro negativo en EEUU o récord de inversiones en China sobre PIB.

Todos los analistas de mercado esperábamos que el sistema se desgajara por macroespeculadores como los hedge funds y los CDS (Credit Default Swaps). Pero la chispa que ha encendido el fuego ha sido inesperada: la fuerte morosidad producida por las hipotecas subprime, que eran préstamos concedidos a los denominados NINJA -siglas en inglés de los estadounidenses que no tenían ingresos, ni trabajo, ni activos- y luego habían sido titulizadas, es decir, vendidas en el mercado por parte de los concedentes, sin quedar en muchos casos ningún rasto en sus balances. También ha jugado en contra haber pasado de una liquidez nula, con activos triple A de rating con garantía real, valorados al 50% del valor de origen, a una sobrereacción del mercado y una liquidez que está afluyendo al sistema de manera masiva por parte del sector público.

[*D Muchos esperábamos que el sistema se desgajara por macroespeculadores, pero la chispa que ha encendido el fuego ha sido inesperada: las hipotecas subprime *]

Otra causa de la crisis ha sido una política monetaria muy expansiva durante demasiado tiempo. El mismo Greenspan, ex presidente de la reserva federal, reconocía que sabía como salir de la inflación, pero no de la recesión, y por eso no tenía muchos reparos en bajar los tipos para reanimar la economía. Pero eso ha generado grandes burbujas que están estallando ahora. También han fallado la supervisión y la regulación, tanto del sistema financiero como de la economía real, y al no quedarse en balance lo que prestaban las entidades financieras con las llamadas titulizaciones, se ha desatado una desconfianza que ha llevado a la situación de crisis que hace que actualmente los bancos estén muy reticentes a prestarse entre sí. Ahora sufrimos unas tasas de aversión al riesgo histórica, fuera de cualquier normalidad.

En cuanto a la crisis inmobiliaria, podemos ver que la subida de las viviendas ha sido espectacular en los países desarrollados y, por tanto, la caída, principalmente del precio de las casas en EE.UU, también es impresionante, por encima del 20% en las principales ciudades.

[*D Limpiar el desastre es muy complejo y tardará años. Como ejemplo, la liquidación de Enron tardó seis años; la de Lehman podría durar más de una década. *]

En cuanto a las consecuencias de la crisis en EE.UU. podemos resumirlas en la nacionalización de Fannie Mae y Freddie Mac, la quiebra de Lehman, la compra de Merrill Lynch por Bank of America, el rescate gubernamental de AIG al garantizar el 80% de sus acciones, la desaparición de los bancos de inversión creados tras la Gran Depresión, la metamorfosis a banco comercial de Morgan Stanley y Goldman Sachs, la ampliación de capital de este último, el cierre de Washington Mutual y la venta de sus activos a JPMorgan Chase, la adquisición de Wachovia por parte de Wells Fargo, y el plan de rescate que aprobó el Congreso, que costará 700.000 millones de dólares e incluye la creación de una entidad para comprar los activos tóxicos de las instituciones financieras y así limpiar sus balances.

A pesar de todas estas medidas, realmente creo que limpiar el desastre es muy complejo y tardará años, porque la escala y complejidad alcanzarán todos los rincones del mundo. Como ejemplo, la liquidación de Enron tardó 6 años; la de Lehman podría durar más de una década.

¿Y cuales son las consecuencias de la crisis en Europa?

También pueden resumirse en una serie de medidas históricas: los gobierno de Bélgica, Holanda y Luxemburgo apoyan con 11.200 millones a Fortis mientras BNP compra a DEXIA en una operación valuada en 14.500 millones ; Bélgica y Francia capitalizan con 6.400 millones a DEXIA; el Ejecutivo islandes interviene el tercer banco del país, le aporta 600 millones, y posteriormente se produce una quiebra del Estado; Alemania rescata a la hipotecaria HypoReal Estate y la capitaliza con 35.000 millones; Inglaterra nacionaliza parcialmente Bradford & Bingley, uno de los principales bancos comerciales y vende a Santander los activos más saneados; Irlanda inyecta al sistema financiero 400.000 millones para garantizar todos los depósitos; Suiza inyecta 10,000 millones para darle liquidez al sistema financiero; los ministros de finanzas de la UE fallan en actuar conjuntamente y acuerdan que cada uno puede reaccione conforme a sus propios medios; e ING es intervenida con de 10.000 millones en participaciones subordinadas.

Moraleja, casi todos los Gobiernos han implementado planes de rescate que inciden en tres piedras angulares: inyectar liquidez al sistema, entrar en el capital de bancos con dificultades y emitir avales para garantizar los prestamos interbancarios y la emisión de deuda a corto y medio plazo. Además, se ha incrementado la cantidad que aseguran los fondos de garantía de depósitos a los ahorradores que tengan depósitos en las entidades financieras.

[*D Los Bancos centrales se van a preocupar por la liquidez y todos nos debemos concienciar de que el BCE está para algo más que para controlar la inflación *]

Pero cuando se intenta analizar el futuro del sistema financiero, se ve que el agujero es enorme y existe una falta de liquidez que no sólo ha sido provocada por la desconfianza, sino por la necesidad de atesorar liquidez ante lo que pudiera ocurrir por parte de las entidades financieras. Lo más impresionante es que es la primera vez que ocurre en la historia contemporánea. Y lo más complicado de evaluar es cómo se ha puesto en entredicho al mercado con esta supuesta necesidad de entrada de dinero público en el capital de las principales entidades financieras. Diversos analistas piensan que sería mejor dejar hundirse a los malos bancos y que viviesen los buenos para restablecer la justicia. Pero los defensores de esta postura se olvidan de que si cae una entidad comercial puede llevarse el sistema financiero por delante por el pánico que podría producir.

Por tanto, el futuro después de la crisis lo resumiría en un menor crecimiento económico para lo que queda de 2008 y en todo 2009, en torno al 3%, que quedará reducido al 0,5% en los países desarrollados al 0,5%, según el FMI. Y acostumbrarse va a ser complicado, ya que venimos de crecimientos de 5%-6% a nivel mundial. Además, veremos cómo los Bancos centrales se van a preocupar por la liquidez y todos nos debemos concienciar de que el BCE está para algo más que para controlar la inflación. También habrá restricciones al crédito y deberemos replantearnos el uso y responsabilidad de las agencias de rating. Otros cambios serán el mayor coste de los prestamos, porque el coste de financiarse también se les ha incrementado a las entidades; la necesidad de contar con una mejor, y no mayor, regulación; la implantación de controles férreos de los déficits de todo tipo; y la necesidad de primar el ahorro de las familias y controlar los sueldos de los altos ejecutivos.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu