<B>Adiós al club de golf</B>

Fernando Jiménez Rodríguez. Coordinador Aula E-Business. Instituto de Empresa

4 Octubre 2004

Las denominadas "redes sociales" han abierto un campo de posibilidades todavía sin explotar. No existe aún un modelo de negocio definido a pesar de las importantes ventajas de esta novedosa aplicación de Internet.

Se acabó la pesadilla, ya no necesitas saber lo que es un birdie, ni tener un buen handicap y, mucho mejor, olvídate de los bombachos a cuadros y de esos horrorosos zapatos de golf. Por fin puedes colgar tus palos, y despedir a tu caddie. En efecto, si quieres hacer relaciones, codearte con inversores, directivos, empresarios o emprendedores de éxito, no tienes porqué acudir a un club de golf, ni ser socio de un elitista club hípico, lo único que necesitas es un ordenador conectado a internet para que el mundo de las relaciones esté a tu disposición, han llegado las redes sociales.

El concepto de red social es simple, consiste en una web en la que un grupo de personas indican sus intereses, experiencia y formación, ofertando o demandando relaciones con otras personas interesadas en contactar con ellos. Cuando quieras entrar en contacto con algún miembro de la red, éste recibirá un aviso en el que le indicarás quién eres y porqué estas interesado en contactar con él, pudiendo éste autorizar o denegar el contacto. De este modo, nos protegemos de contactos non-gratos.

[*D La ventaja más importante de las redes sociales es el bajo coste y la facilidad de mantenimiento *]

Las posibilidades que ofrece el modelo no son desdeñables. Debemos pensar en primer lugar en el alcance global del medio, que nos permite relacionarnos con personas de todo el mundo. Otra gran ventaja es la capacidad de discriminar contactos, en función del tema que nos interese. Si, por ejemplo, quisiéramos buscar inversores para un proyecto, seleccionaremos exclusivamente personas interesadas en financiar proyectos, pudiendo incluso diferenciar su perfil de riesgo, ámbito geográfico, sectores de su interés, conocimientos o experiencia en el sector.

Bajo mi punto de vista la ventaja más importante es el bajo coste y la facilidad de mantenimiento de esta red de relaciones. Las empresas gastan gran cantidad de recursos en mantener y ampliar estas redes, perdiendo en muchas ocasiones importantes contactos, por problemas geográficos, cambios profesionales, etc. Es cierto que es muy difícil sustituir el contacto personal por el virtual, yo diría que es imposible, pero es evidente que es mucho más fácil mantener nuestros contactos si tenemos un nexo constante y permanente con ellos, aunque sea virtual, que si no tenemos ninguno.

[*D Sería deseable que la propia red certificase la autenticidad de la información o, al menos, la autoría de la misma *]

Para que una red social sea interesante, debe tener un número importante de socios. Es obvio que a mayor calidad y cantidad de contactos más interesante será unirnos a dicha red. Éste el motivo por el que los modelos de negocio de estas redes todavía no están definidos. Primero tienen que alcanzar masa crítica y, es mucho más fácil llegar a ella si se eliminan las barreras de entrada, como las cuotas o la publicidad. Pero, no nos engañemos, antes o después, o bien se cobrará una cuota fija por socio (tal vez la vía menos probable) o por contacto, o bien se aplicará el modelo de todo gratis a cambio de publicidad. Las compañías están estudiando todas las posibilidades, teniendo muy en cuenta a sus socios, ya que su éxito depende exclusivamente de su capacidad para atraer y retener al mejor y más selecto grupo de personas.

Desde un punto de vista crítico las redes sociales pueden plantear un problema importante. Ya hemos dicho que para establecer un nuevo contacto es necesario que la persona con la que queremos contactar nos autorice. Ésta autorización se basará en la información que nosotros aportemos, con los posibles problemas de seguridad que esto puede acarrear, pensemos no sólo en información falsa, sino en suplantación de identidad, obtención ilícita de información, estafas, etc. Sería más que deseable que la propia red certificase la autenticidad de la información o, al menos, la autoría de la misma.

Hacer predicciones es siempre difícil, es aventurado pronosticar si las expectativas de las redes sociales se cumplirán o, por el contrario, fracasarán. No obstante yo, por si acaso, ya he colgado los palos de golf.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu