Carta a los Reyes Magos

Enrique Dans. Profesor del Instituto de Empresa

26 Diciembre 2003

Los hábitos de consumo de productos y aplicaciones tecnológicas están evolucionando a gran velocidad. Este fenómeno es imparable y acentúa el impacto de la 'doble brecha digital'.

...Queridos Reyes Magos: este año he sido bueno, y quiero que me traigáis las siguientes cosas: un ordenador nuevo, portátil, que si no mamá no me deja sitio para ponerlo. Lo quiero con grabadora de DVDs, quiero también el ADSL o el cable, y además, si fuese posible, me encantaría tener el Wi-Fi, porque así podría enchufarme a Internet desde todos los sitios de la casa. También necesito un disco duro con mucha capacidad, para las fotos de la cámara digital, una impresora a color y un 'memory stick' de medio giga o un giga...

...Por cierto, papá también necesita un móvil con bluetooth, que así se puede conectar con el del coche nuevo y no tiene peligro de accidentes, y también con la PDA. Y para que no nos perdamos en el coche, un GPS estaría muy bien. Y ya lo último, una consola, así la puedo usar para ver los DVDs en mi habitación y para jugar en red.....


Esta podría ser la carta a los Reyes Magos de un niño cualquiera de un país desarrollado. Obviamente, mi intención no era otra sino pasar revista a las ofertas tecnológicas de la llamada electrónica o informática de consumo del momento en tan sólo unas líneas, y de ahí la ilógica acumulación de peticiones. Pero nos puede servir de punto de partida para alguna reflexión interesante.

Pensemos en el llamado digital divide: de tener una brecha digital definida por el tener o no tener ordenador y conexión a Internet, hemos pasado, como la define mi amigo el profesor Arjan Sundardas, a una “doble brecha digital”: la que separa a conectados de desconectados, y la que separa a los conectados mediante banda ancha, de los pobres mortales que todavía circulan a velocidad telefónica. La primera brecha separa a los con coche de los sin coche. Pero la segunda separa a los del 600 de los del Ferrari, y eso puede también tener su importancia. Mientras los primeros tienen ante sí una amplísima oferta de productos y servicios, los segundos experimentan una experiencia de usuario que pierde calidad a medida que pasa el tiempo, y una oferta que se reduce considerablemente.

En España, unos casi dos millones de usuarios, entre ADSL y cable, se encuentran en parte interesante de la doble brecha, la que les sitúa como “ciudadanos privilegiados” por el partido y la experiencia que pueden extraer de Internet. Es de suponer, en efecto, que sus cartas a los Reyes sean distintas. Y lo que si es claro es que esos ciudadanos no son una “panda de gente rara”, sino que marcan claramente la tendencia, el camino a seguir. De todos los “caprichos” de nuestra inventada carta a los Reyes, algunos de ellos son eso, caprichos, pero otros son auténticas innovaciones que cambian la forma de consumir Internet, que hacen que pase de ser una herramienta de trabajo o estudio restringida al despacho y a velocidad lenta, a ser un aparato que “invade el salón”, que permite que naveguemos desde el sofá, busquemos cosas según las vemos en la tele, o pongamos música, original o bajada de la Red. Cuando se plantee los regalos de Reyes en estas navidades, piense en lo que está regalando. En sus manos está el “salir de pobre” y entrar en el “club de los privilegiados”.

Último vídeo

Martha Thorne valora el fallo del Premio Pritzker 2017

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu