Cumbres y espejismos

José M. de Areilza. Profesor. IE Law School

11 Octubre 2011

El eje franco-alemán ha quedado caduco como salvador de Europa. El Viejo Continente necesita más: una institución líder que tome las riendas de todos los países.

El segundo paquete de rescate a Grecia no está cerrado y las discrepancias aumentan sobre cómo ponerlo en marcha. Al analizar esta Unión Europea en peligro, de nada sirve buscar seguridad en el espejismo de un tándem franco-alemán que ya no existe. Angela Merkel pierde fuelle y no manda sobre la coalición de tres partidos que sostiene su Gobierno, nada propensa a dar pasos hacia la unión fiscal que apuntalaría el euro a cambio de centralizar nuevos poderes en Bruselas.

No es tanto un problema de coste económico para Alemania —la elite empresarial sabe que la moneda única es un gran negocio—, sino de identidad alemana, aunque también de falta de imaginación jurídica para pensar la democracia fuera del Estado. En este contexto, la constitucionalización de límites al déficit es una buena medida, pero para que funcione debe partir de un doble acuerdo nacional y europeo, y no puede presentarse como una imposición de Berlín.

[*D Merkel pierde fuelle y no manda sobre la coalición de tres partidos que sostiene su Gobierno, nada propensa a dar pasos hacia la unión fiscal que apuntalaría el euro *]

Por su parte, Nicolas Sarkozy, ganador de la guerra de Libia, apuesta por una Unión formada por países de la eurozona, en la que Francia pueda tener máxima influencia y las instituciones desempeñen un papel secundario. Sin embargo, no ofrece una visión económica para resolver el problema del euro, una vez que los ya ensayados estímulos fiscales se han convertido en el problema.

[*D Sarkozy tampoco ofrece una visión económica para resolver el problema del euro, después de que los estímulos fiscales se hayan convertido en el problema. *]

Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, por tanto, no son la solución, ni pueden serlo a estas alturas de la integración. Se ha querido poner demasiadas decisiones en sus manos y en las del Consejo Europeo, la reunión de jefes de Gobierno y de Estado, cuando es la institución con menos capacidad técnica, más distanciada del día a día y que menos rinde cuentas.

La fórmula que ha hecho funcionar la construcción europea durante sesenta años ha sido la de instituciones con más liderazgo. En esta crisis se echan de menos.

Último vídeo

Martha Thorne valora el fallo del Premio Pritzker 2017

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu