De Alibaba, la industria del lujo y OPVs

Yolanda Regodón. Directora Adjunta Comunicación. IE Business School

30 Octubre 2014

Los recientes estrenos bursátiles de Alibaba o Jimmy Choo, el éxito de portales como Tmall o el interés de Twitter por el comercio electrónico marcan el paso de hacia dónde va la industria del lujo.

Nueva York y Shanghai,  siempre de plena actualidad.  Ya sea por casualidad, o de manera intencionada, Nueva York y Shanghai han formado recientemente una pareja de éxito. Alibaba y Wall Street. E-commerce y mercado bursátil.  Por si a estas alturas, hay algún despistad@ que no ha oído hablar de Alibaba o el ‘amazon’ chino, recordar  que  Alibaba es el gigante chino de comercio electrónico. Sí, hasta ahora casi un desconocido fuera de China,  pero, tras su debut en Wall Street,  superando las  previsiones más optimistas de su OPV,  ha entrado de pleno en los libros de historia de Wall Street: 21.800 millones de dólares de recaudación en la  mayor oferta pública de acciones de todo el planeta, 500 millones de usuarios, 22.000 empleados en sólo 15 años,  el 80% de las ventas online en China y con  su propio servicio de pagos garantizados, Alipay, que tramita alrededor de la mitad de todas las transacciones online en China.  Su fundador, Jack Ma, es uno de los hombres más ricos de China, 49 años  y unos 22.000 millones de dólares por su 7,3% de participación en Alibaba, según Bloomberg. Un gestor que afirma que, en primer lugar, están sus clientes; en segundo lugar, sus empleados; y solo después, los accionistas.

Todo un ejemplo de la apuesta de China  por  la creación de marcas globales en productos de alta tecnología. Una oportunidad de oro para la industria del lujo, que se dejará seducir ante esta  plataforma online y el potencial de clientes chinos que podrá captar. El crecimiento económico chino y su impresionante mercado;  la aparición de una clase media y un rápido  incremento del consumo de un país con casi 1.400 millones de habitantes ha tenido como colofón la explosión del comercio electrónico. La clase media china, con ingresos de 9.000 a 34.000 dólares al año, está en posición de expandirse en los próximos diez años. Más del  75 por ciento de los consumidores urbanos de China estarán dentro de  esa categoría demográfica para el año  2021, según un estudio de McKinsey.  Grandes expectativas para la demanda de artículos de lujo y alimentos exóticos que están aún por descubrir y potenciar.

Actualmente, casi 600 millones de personas utilizan internet en China y Alibaba ya domina la vida online de los compradores del país. Tmall, su sitio web de lujo, donde las marcas les venden directamente a los consumidores, cuenta con portales de grandes compañías como Microsoft, Lego o Puma, entre otros. Todo parece indicar que a  finales  de año el mercado electrónico chino superará al estadounidense, según  distintos analistas. Pero también existen riesgos que deben gestionar y evitar. Muchas de las  grandes  compañías  siguen luchando con las imitaciones en los sitios de Alibaba y en los últimos meses también han aparecido imitaciones en Tmall. De hecho, hace unos meses, un grupo de marcas de lujo, entre ellas Yves Saint Laurent y Gucci, demandaron a Alibaba, alegando que la empresa permitía el negocio de los falsificadores. La demanda fue retirada rápidamente y las compañías se comprometieron a colaborar, pero el episodio ilustra las tensiones latentes entre la industria de lujo y Alibaba. Mucho por hacer para satisfacer la demanda de ese cada vez más sofisticado consumidor chino. El cómo Alibaba pueda cumplir esta promesa permitirá determinar su valor y  las  oportunidades de apertura al mercado chino, tanto de firmas  globales como  pymes Premium que buscan crecimiento.

La innovación digital está haciendo que la industria del lujo sea más inmediata y accesible para todos. Alibaba da  acceso a estas marcas a los cientos de millones de compradores chinos hambrientos de llegar a casa y comprar online. Hay que admitir que China se ha convertido en un verdadero gigante del comercio electrónico. Según los datos de un informe publicado recientemente por la consultora McKinsey & Co., el volumen del e-commerce en este país supera ya el billón y medio de dólares y ha experimentado un crecimiento del 21,3% anual. Además, se espera que el crecimiento se acelere este año al 27,9%, con lo que el negocio superará los dos billones de dólares.  Las perspectivas son aún mejores para los próximos años. El volumen de negocio podría duplicarse en 2017, alcanzando los 3,46 billones.     

Y de una OPV a otra OPV de lujo, la de  Jimmy Choo.  La firma británica de calzados de  lujo, Jimmy Choo, propiedad de JAB Luxury,  acaba de empezar a cotizar en octubre en la Bolsa de Londres. Y, aunque su estreno haya sido con menos glamour del esperado, todos estos movimientos bursátiles y online dan fe de las buenas perspectivas del sector de complementos de lujo y del e commerce si cumplen con las reglas de juego.  Otro social media como Twitter ya anunció que  entraba en e-commerce con el lanzamiento del botón de compra directa. Estos movimientos están redefiniendo las relaciones empresariales de la industria del lujo. Cuánto nos queda por ver y por hacer. Como dice el fundador de Alibaba, Jack Ma,  al mundo no le importa lo que dices, sino lo que has hecho, y añado yo,  y disfrutar haciéndolo. 

Publicado en The Luxonomist

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu