El arduo camino hacia un acuerdo de libre comercio UE-EEUU

Marie José Garot. Profesora. IE Law School

19 Junio 2013

La creación de un enorme mercado de 800 millones de consumidores acaba de arrancar. Pero, para llegar a buen puerto, Europa deberá demostrar que es realmente una Unión.

El Presidente Obama anunció en su discurso sobre el Estado de la Unión  del  12 de Febrero de 2013 su deseo de establecer un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea.  La idea en sí no es nueva y, de hecho, un Grupo de Alto Nivel sobre Empleo y Crecimiento, compuesto por representantes de Estados Unidos y de la Unión Europea,  trabaja sobre ese proyecto desde el año 2011. Dos días antes del discurso del Presidente Obama, el Grupo de Alto Nivel emitió su informe final, que recomienda la apertura de las negociaciones. Por parte europea, siendo la política comercial una política exclusiva de la Unión Europea, será la Comisión (y en particular el Comisario para el comercio, De Gucht) la encargada de negociar con el gobierno de Estados Unidos, bajo el mandato del Consejo de Ministros y el atento control del Parlamento Europeo, que en última instancia tendrá que dar su aprobación al acuerdo negociado.

¿Qué está en juego? Desde un punto de vista económico, estaría básicamente en juego la creación de un enorme mercado de 800 millones de consumidores, en el cual se debería garantizar la libre circulación de mercancías y servicios. La Comisión estima que liberar el comercio entre EEUU y el Viejo Continente permitiría aumentar, a partir de 2027,  un 0,5%  la riqueza de la UE (sin especificar a qué Estados miembros, en particular, podría beneficiar más…).

EEUU y Europa son ya socios económicos de primer orden: juntos representan casi la mitad del PIB mundial (47%) y un tercio de los flujos comerciales mundiales. ¡Ojala, por lo tanto, el acuerdo permitiese desmentir las previsiones del Comisario Michel Barnier, que estima que en 2050 ningún Estado miembro de la Unión Europea estará entre los 8 países más ricos del mundo!

Además del beneficio económico que podría representar establecer una zona de libre comercio entre la UE y Estados Unidos, está también en juego la influencia de esas dos potencias en un mundo global y multilateral. Si a pesar de sus divergencias en cuanto a estándares técnicos, requisitos fitosanitarios, protección del medio ambiente etc… EEUU y la UE son capaces de ponerse de acuerdo, su modelo basado en reglas democráticamente aceptadas por sus ciudadanos habrá recuperado cierto protagonismo en el escenario internacional. Lo que cuenta también mucho.

Pero, como sabemos, a pesar de la ambiciosa agenda fijada por Bruselas (tener un acuerdo dentro de dos años), el camino es todavía muy largo. Lo primero consistirá en determinar el objeto de la discusión: ¿habrá que incluir a todos los productos,  agrícolas o no?, ¿y los servicios culturales? Voces discordantes en la UE se han hecho oír: recientemente, 14 Estados (incluida España), bajo el liderazgo de Francia,  han pedido que no se incluya el sector audiovisual en la negociación. En cambio, el primer ministro Cameron ha asegurado que todo se podía plantear en la mesa de negociación.

Aunque las negociaciones entre las dos partes no han empezado, se puede entrever que antes que negociar con Estados Unidos, los propios Estados miembros habrán de negociar entre ellos mismos. Está claro, por lo tanto, que desde el lado de la Unión Europea está también en juego su cohesión y la solidaridad entre sus Estados miembros a la hora de determinar los términos de la negociación. Será necesario no sólo liderazgo, sino responsabilidad y altura de miras. ¡Y eso también cuenta!

Último vídeo

Martha Thorne valora el fallo del Premio Pritzker 2017

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu