El Nuevo Mundo de los Operadores virtuales

Ricardo Pérez. Profesor. Instituto de Empresa

4 Mayo 2006

En breve, empresas ajenas a la tecnología podrán competir con gigantes como Telefónica en su propia cancha. Pero, para triunfar, deberán invertir en innovación.

El mercado español de telefonía móvil esta a punto de vivir un cambio fundamental. Al menos, ése es el mensaje que la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) quiere transmitir a los operadores. Tras el apoyo de la Unión Europea al impulso de los Operadores Móviles Virtuales (OMV) en nuestro país, los primeros candidatos han hecho oír su voz. Carrefour y El Corte Inglés están interesados en participar en este mercado, donde existen ya unos 200 jugadores en el resto de Europa.

En el Viejo Continente, empresas de sectores ajenos a la tecnología, pero con potentes marcas, han aprovechado su capacidad de atraer clientes para hacerse un hueco, de forma rápida, en este nuevo mercado. El caso de mayor éxito sería Virgin, en Reino Unido, donde cuenta con casi 4,5 millones de clientes y lidera la generación de nuevas ofertas para el cliente.

[*D Los Operadores Móviles Virtuales permitirán a empresas como El Corte Inglés o Carrefour entrar en las telecomunicaciones. *]

Ahora, en España, otros seguirán su ejemplo. En primer lugar, compañías como Tele2 y diferentes operadores que no tienen redes móviles y están interesados en completar sus ofertas actuales, en la línea de lo que ha hecho ya BT con su producto Fusion. Veremos también a empresas más cercanas al área de contenidos, siguiendo las tendencias que se presentaron en Barcelona durante el congreso 3GSM, el más importante del sector.

Seguramente, el efecto inmediato para el consumidor será una bajada en los precios, al menos en la franja más baja del mercado. A largo plazo, también debería servir para potenciar la generación de nuevos servicios, aunque esto último no está tan claro.

[*D El primer efecto para el consumidor será una bajada de precios. Pero basarse sólo en esta ventaja competitiva es un error. *]

Las medidas que se tomen, y su formulación concreta, tendrán una gran importancia para el futuro del sector. Pero, no se trata sólo de mejorar el bolsillo de los consumidores, sino también de valorar el impacto que puede tener en la evolución del mercado y las inversiones tecnológicas que ésta requiere.

En Barcelona, vimos que el sector va hacia terminales y servicios más complejos, llenos de imagen, sonido e interactividad. Y este camino requiere no solo terminales nuevas, sino también inversiones por parte de las empresas implicadas, que permitan el desarrollo y provisión de estos servicios. Por tanto, una orientación ceñida al precio puede ser una oportunidad perdida para el futuro.

Si, la hasta ahora vaga definición por parte de la CMT de los términos en que pretende impulsar la competencia se traducen en la generación de acuerdos que beneficien también a los operadores tradicionales y potencien la inversión en servicios y el desarrollo de propuestas de negocio innovadoras, estaremos ayudando a mejorar las expectativas de España como exportador de ideas para la sociedad de la información que está gestándose.

[*D Se deben impulsar acuerdos que beneficien también a los operadores tradicionales y potencien la inversión en tecnología. *]

Además, el escenario de una guerra de precios sin inversión para desarrollar mercado por parte de los nuevos entrantes es la base del argumento que han esgrimido las operadoras con red propia para criticar el efecto de los OMV. Las primeras empresas que han entrado en el juego no dejan muy claro si el escenario va a ser uno u otro, pero al menos dan una medida de lo jugoso que es el pastel y de la velocidad con que estos cambios pueden llegar.

Si la solución de forzar la entrada de los OMV era ya inevitable, el mensaje del regulador parece muy claro en su espíritu: es mejor que el mercado se organice, y que la selección de socios se haga de forma natural. Queda esperar y ver cómo es la formulación final, y en qué medida se logra aumentar la competencia sin renunciar a la inversión en innovación tecnológica. El cliente, en este caso, debería ser la sociedad en su conjunto, que está buscando desesperadamente formas de mejorar sus posibilidades de cara a este nuevo mundo donde la tecnología es cada vez más importante en nuestras vidas, y se convierte en motor de la economía.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu