El potencial estratégico de la diversidad cultural

<a href="http://www.ie.edu/esp/sobreie/sobreie_expertos_detalle.asp?id_exp=342">Celia de Anca</a>. Directora. Centro de Divesidad. Instituto de Empresa

21 Marzo 2007

Las diferencias culturales, lejos de ser un obstáculo, pueden convertirse en un importante aliado para el crecimiento empresarial.

Veamos el vaso medio vacío: los estudios sobre inversiones extranjeras señalan que el 75% de éstas fracasa por una incorrecta comprensión del elemento cultural. Veámoslo medio lleno: una de las claves del éxito radica en la correcta comprensión de la cultura y modos de hacer de un socio, cliente o proveedor internacional. Por tanto, la cultura tiene una especial importancia en las relaciones comerciales con nuestro vecino Marruecos que, aún siendo ya el segundo socio comercial, sigue presentando un enorme potencial para la expansión exterior de nuestras empresas.

Recientemente, durante la Segunda Reunión del Think Tank sobre diversidad corporativa en el contexto hispano-marroquí, un grupo de expertos internacionales liderados por la Fundación ONA de Maruecos y la Fundación Instituto de Empresa de Madrid, discutieron sobre algunas herramientas prácticas, que permiten integrar mejor la cultura en las operaciones comerciales,.

[*D El Think-Tank de diversidad corporativa persigue conseguir datos empíricos que mejoren el conocimiento del mundo empresarial hispano-marroquí. *]

Este Think Tank sobre diversidad corporativa se constituyó en Casablanca, en diciembre de 2005, como un movimiento orientado a mejorar la comprensión de la diversidad cultural en el contexto empresarial hispano-marroquí. Para conseguirlo, se creó un grupo de expertos formado por empresarios, directivos, periodistas, políticos, académicos (filósofos, antropólogos, economistas y arabistas), así como otras personalidades destacadas. Una de sus premisas consiste en la necesidad de poder contar con datos empíricos que permitan tener un mejor conocimiento del mundo empresarial hispano-marroquí. Para conseguirlo, el año pasado se desarrolló una investigación sobre la percepción y la práctica del elemento cultural en la empresa marroquí, cuyos resultados animaron el debate de los expertos reunidos en Madrid.

Las conclusiones del estudio dan nueva luz a elementos tan importantes como tradición y modernidad en las prácticas empresariales marroquíes, o la aplicación en ese entorno cultural de distintos modelos de gestión. Además, constatan el gap existente entre la percepción y la práctica de la diversidad cultural. Mientras que la mayoría de los empresarios son conscientes de la existencia de diferentes modos culturales de gestión, y del potencial existente en la diversidad cultural, sólo unos pocos intentan integrar de manera explícita estas premisas en la gestión diaria.

[*D La diversidad cultural no consiste en romper arquetipos sino en englobarlos, porque las diferentes maneras de ser tienen cabida en todos los niveles *]

Esta realidad lleva a reflexionar sobre uno de los principales problemas que se plantea en la gestión cultural: la dificultad para enseñarla. La cultura no puede explicarse de manera normativa, como las matemáticas, y su conocimiento no sirve para establecer un plan de acción con pequeños márgenes de error. La cultura, como otras ciencias humanas, es dinámica y cambiante, ya que la realidad que estudia es dinámica y cambiante también. Y el observador no es ajeno a esa realidad, sino que tiene la capacidad de modificarla.

La gestión cross-cultural, por tanto, es un conocimiento reactivo, que implica diferentes cursos de acción en diferentes momentos y necesita una capacidad de reflexión, que permita identificar algunos elementos e integrarlos en la fluidez de la relación. Esa capacidad de reflexión se ha convertido en una de las habilidades más demandadas por los directivos internacionales.

La diversidad cultural, por tanto, necesita un vaciado de preconcebidos y un ejercicio de explorar la propia forma de actuar y de cómo puede complementarse con otras. E.T. Hall, uno de los pioneros en el estudio de la gestión cultural, identificaba diferentes comportamientos en la percepción del tiempo y describió lo que se conoce ahora como gente monotarea o multitarea, que tienen modos diferentes de percibir el tiempo y, sin embargo, se complementan, porque cada uno puede contribuir al bien general de la organización.

[*D En Marruecos están presentes 800 compañías españolas. Unos lazos que se reforzarían con un mejor conocimiento cultural de ese país *]

La gestión de la diversidad cultural, por tanto, no consiste en romper arquetipos, que fuera de prejuicios tiene una razón de ser, sino en englobarlos, entendiendo que las diferentes maneras de actuar y ser tienen cabida en todos los niveles. Sólo así la gestión de la diversidad será una auténtica llave maestra, una clave de éxito de las corporaciones que operan en un entorno global.

El entorno empresarial marroquí está cada día más cercano a la empresa española, como lo demuestra, según datos de la Cámara de Comercio Hispano-Marroquí, la presencia de 800 empresas allí. Pero todavía hay un gran potencial por desarrollar… y un mejor conocimiento cultural ayudará a reforzar y consolidar unas relaciones cada vez más sostenibles entre las dos orillas del Estrecho.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu