Elasticidad de la Demanda: Variaciones a lo largo de la curva

Alejandro Alvarado Boshell

17 Abril 2002

El concepto de la elasticidad-precio de la demanda - una variación relativa en la cantidad demandada ante una variación relativa en los precios - fue inventado por Alfred Marshall en la terraza de un hotel de Palermo en el invierno de 1881.

El concepto de la elasticidad-precio de la demanda - una variación relativa en la cantidad demandada ante una variación relativa en los precios - fue inventado por Alfred Marshall en la terraza de un hotel de Palermo en el invierno de 1881. Fue introducido en la literatura académica (Marshall, 1885) como un tema para dejar al final de una clase ¨aburrida¨ (anotación textual de Keynes, 1925). Sin embargo, cabe resaltar que Cournot (1838) ya había establecido la demanda en función de los precios, y John Stuart Mill – gran economista clásico – ya había planteado la noción de que la cantidad demandada varía poco o menos que la variación en precios, donde sabemos que la cantidad demandada tiende a variar inversamente al precio.

El concepto de elasticidad-precio de la demanda permite maximizar la facturación (precio por cantidad) vía la primera derivada de la función e igualando a cero. La elasticidad también es un indicador de la sensibilidad de los consumidores ante variaciones en los precios. La elasticidad-precio de la demanda se puede clasificar en tres, según la sensibilidad: i) cuando una subida de precio del x % provoca una disminución en la cantidad demandada de más del x %, teniendo por lo tanto una demanda elástica ante variaciones en los precios; ii) cuando una subida del x % provoca una disminución en la cantidad demandada de menos del x %, teniendo una demanda inelástica ante variaciones en los precios; y iii) cuando una subida del x % provoca una disminución en la cantidad demandada del x %, teniendo una demanda de elasticidad unitaria. Esta clasificación toma como punto de partida la subida de precios, pero se aplica también a bajada de precios y aumento en las cantidades, y a variaciones en las cantidades ofrecidas en el mercado (e.g. barriles de petróleo producidos por día) afectando los precios según la elasticidad-precio de la demanda.

La elasticidad de la demanda es una herramienta fundamental para la estrategia de precios, particularmente cuando existe la posibilidad de diferenciar el producto y un mínimo poder de mercado que permita establecer una prima en el precio. Cuando la demanda de un producto es inelástica, al aumentar los precios se aumentará la facturación, y por razones obvias los beneficios de la empresa o empresas en el sector. El factor que limita la subida de los precios en este escenario será la competencia, y por esta razón es importante que las autoridades eviten los oligopolios colusivos para proteger al consumidor. Si la demanda de un producto es elástica, la facturación aumentará cuando disminuyen los precios, pero disminuyendo márgenes de beneficio. Por lo tanto, en este escenario el factor que limita el aumento de la facturación vía disminución de precios serán los costes. Pero el análisis no es estático y hay que tener en cuenta que la elasticidad varía a lo largo de la curva de la demanda.
[*D El factor que limita el aumento de la facturación vía disminución de precios serán los costes *]
¿Por qué varía la elasticidad-precio a lo largo de la demanda?

Primero, no podemos confundir la elasticidad - una medida de cambios relativos – cambio relativo en la cantidad demanda sobre el cambio relativo en los precios (Q = cantidad; P = precios)
[ (Q2 – Q1) / (Q1 + Q2) / 2 ] / [ (P2 – P1) / (P1 + P2)/2 ]
con la pendiente – una medida de cambios absolutos – cambio de la cantidad demandada sobre el cambio en los precios
(Q2 – Q1) / (P2 – P1)

La línea recta de la demanda tiene la misma pendiente en todos sus puntos. Sin embargo, la elasticidad varía a lo largo de la curva. Para ilustrar esto, tomemos un extremo – precios muy altos y cantidades demandadas muy bajas:

En el extremo superior (precios muy altos y cantidad demandada – Q - cercana a 0), la variación de los precios se divide por un nivel de precios – P - alto, y la variación de la cantidad demandada – Q - se divide por una Q baja. En este punto, la elasticidad es una variación porcentual muy grande de Q (Q es muy pequeña, por lo tanto la variación de Q sobre Q es grande) dividida por una variación porcentual muy pequeña de P (P es grande por lo tanto la variación de P sobre P es pequeña). Por consiguiente – una variación porcentual grande de Q sobre una variación porcentual pequeña de P – la elasticidad en ese punto es grande, y mayor que 1; la demanda en ese punto es muy elástica.

Por otro lado, si tomamos un precio muy bajo (e.g. cercano a 0) y una cantidad demandada muy alta (e.g. cercana a infinita), la demanda va a ser muy inelástica, por la misma razón, solo que a la inversa. La lógica económica para este caso es la siguiente: se va a necesitar incrementos en precios muy grandes para que afecte sustancialmente la demanda, ya que los precios sabemos que están muy bajos (cercanos a 0). Por ejemplo, si por alguna razón los precios de un coche BMW último modelo bajan a 500 euros, una vez en esos precios se necesitaría un fuerte incremento en precios para que la cantidad demandada realmente baje significativamente (e.g. un incremento del 50% en los precios a 750 euros, realmente no desincentivará a muchos compradores a adquirir el coche BMW ya que a 750 euros todavía lo van a tomar como un regalo!)

Por lo tanto, la pendiente de una curva de demanda no nos puede guiar si la demanda es elástica o inelástica de una manera confiable - solo cuando es completamente elástica (línea horizontal), o completamente inelástica – (completamente vertical). La mayoría de los casos reales se encuentran en puntos intermedios, y por lo tanto siempre tenemos que mirar cómo varían las cantidades demandadas en términos relativos ante variaciones en los precios en términos relativos.

Último vídeo

The Other Side: A moment in wine. Javier de Cendra

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Lo más leído
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu