Emprender no es cuestión de género: Glass Wall fuera

Yolanda Regodón. Directora Adjunta de Comunicación. IE Business School

1 Septiembre 2012

Debemos dejar de pensar que emprender es una cuestión de género y empezar a verlo en términos de oportunidad de generación de empleo y de crecimiento económico.

Reflexión, motivación, idea, acción y expansión. Hablar del emprendimiento y de las mujeres no es un mensaje  caduco. Emprender es cuestión de prueba y error y de mucha, mucha pasión por y  para contagiar y expandir tu idea. Pero, por qué a la mujer le cuesta tanto emprender,  por qué la percepción del emprendedor sigue teniendo características masculinas. Ya estamos tardando en empezar a derrumbar  esos mitos  y  a desaprender ideas que estuvieron  en nuestra manera de hacer las cosas hasta hace bien poco.  Y, sobre todo, como asegura en un informe la Kauffman Foundation, a dejar de pensar que el emprender es una cuestión  de género y a  verlo en términos de oportunidad de generación de empleo y de crecimiento económico, del que, sin duda, todos nos beneficiaremos.
 
Tengo a mi alrededor múltiples proyectos que ven la luz y otros que están aún en estado embrionario y  todos ellos me hacen reflexionar y aprender mucho. Entre otras cosas, trato de entender cuáles son las barreras que existen siendo mujer a la hora de emprender y enumerar   los mecanismos para superarlas y solucionarlas.  Las mujeres hemos dado grandes pasos para superar el techo de cristal o “glass ceiling”, pero nos queda mucho para superar  lo que se denomina “glass walls” y  crear nuestras propias compañías y negocios. Aunque sólo  un 30% del tejido emprendedor mundial son mujeres, en  España tenemos un  favorable escenario porque el 60% de los licenciados españoles son mujeres con los mejores expedientes. Una realidad nada correspondida a la hora de emprender.
 
Por ello, siento curiosidad por saber qué está pasando con todo ese talento, dónde se está aprovechando y por qué muchas mujeres cualificadas no interiorizan que pueden ser muy útiles gestionando sus propias compañías, transformando áreas de gestión que, por así decirlo, obedecen a parámetros tradicionalmente masculinos. Qué duda cabe, y más ahora, que hay que estar siempre dispuestos a asumir riesgos, a ser valientes. Ahora es el momento de generar nuevas realidades. Ahora, más que nunca y con un efecto de continuidad, necesitamos ser personas innovadoras y generadores del cambio. Sirva este  decálogo para impulsar a la mujer y, al hombre, a emprender, porque Hoy es el Ya  para  “The Start up of you”, como reivindican  los autores Reid Hoffman y Ben Casnocha
 
 
1.-Pasión por tu proyecto. Tienes que tener convicción.  Pasión por lo que haces. Y aunque te cueste ver los  talentos especiales que tengas, hay que ser curiosos porque quien nunca ha cometido un error nunca habrá probado algo nuevo. ¿Te lo vas a perder?
 
2.-Reconciliarte con el fracaso. El fracaso siempre es la puerta a las oportunidades y a la experiencia. Basta ya de castigarnos, abre una ventana a los nuevos canales de emociones que surgen cuando lo intentas.
 
3.- Mejora  tu marca personal a la hora de venderte para posicionar mejor tu idea. No olvides que primero te vendes a ti y luego verán tu proyecto. Así que tómate el networking profesional como si fuera una cita o dating. Cuídalo y cortéjalo como tal.
 
4.- Cuida mucho el método y el proceso para dar la máxima fiabilidad a aquello que quieras, es tu puesta en escena.
 
5.- Haz, emprende algo nuevo, acción.  Aquello en lo que emprendas seguro que conseguirás dar un paso más  para generar cambios en la cultura de la sociedad y dar ejemplo para otras generaciones. Promueve el emprendimiento entre las mujeres y no descuides la creación de redes que lo impulsen.
 
6.-Desaprende las maneras de hacer las cosas y adopta habilidades o percepciones que aunque a  priori pueden parecer masculinas, seguro que ya forman parte de tu gestión diaria y aún no las has hecho tuyas. Verbaliza lo que quieres y cuánto quieres. Aprende a hablar de tú a tú al  dinero y a negociar.
 
7.-Aprende a gestionar la incertidumbre, el risk taker está de moda. En situaciones de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento, aseguraba ya  Einstein. Tu  apuesta tiene que ser un riesgo inteligente.
 
8.- ¡Execution, execution, execution! como bien dicen los americanos, poco más tengo que decir. Se lo escuché a una directiva y ya forma parte de mí.  No hay tiempo para mirar atrás. Es tiempo de acción. Hacer siempre sumará y te traerá algo nuevo.
 
9.- Emprende buscando nichos y sectores atractivos. ¿Qué te parece el  sector tecnológico?  Tendrás más oportunidades, sólo en España lo hacen un 6% de mujeres, así  que hay terreno y luego no olvides expandirte. En lo “glocal” está la  clave.
 
10.- Y  sobre todo, no olvides que todos podemos crear una nueva realidad, buscar el cambio,  y si además lo hacemos de manera sostenible, estaremos contribuyendo al bienestar futuro.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu