<B>Global Communities: Una nueva forma de hacer negocios</B>

José Mario Álvarez de Novales. Profesor. Instituto de Empresa

17 Febrero 2006

Muchas empresas están descubriendo una nueva forma de crear valor: las comunidades, un conjunto de personas unidas por un proyecto común.

El ser humano busca, desde el inicio de la humanidad, satisfacer sus necesidades. Al principio, la economía era tribal, cuasi nómada, y los agentes poco diferenciados. Todos iban de caza o de recolección, todos comían del producto de su esfuerzo colectivo. El sistema, para funcionar, debía impedir la hiperactividad y la innovación o, de lo contrario, correría el riesgo de cazar de más un año y perecer. Además, debía mantener limitado el número de beneficiarios. Poco a poco, el sistema se mostró inútil por cerrado e inmovilista. Apareció otro concepto de más calado, el sistema de fidelidades familiares-feudales.

Multitribal por definición, permitía la especialización de bastantes de sus miembros, pero el sistema estaba condicionado en sus circuitos económicos al sistema clientelista. El mercado sólo recibía parte de los productos. Todavía no se trataba de un sistema abierto. Tras este sistema apareció el modelo nacional-gremial. La nación articulaba múltiples individuos dentro de fronteras amplias y permitía, mediante un sistema de licenciadas y concesiones, la actividad gremial. Al ser el tamaño de la nación bastante amplio, se podían alcanzar suficientes economías de escala para la mayoría de las actividades. Sin embargo, con el paso del tiempo y la intensidad en conocimiento creciendo, se requería tamaños de mercado mayores que los ofrecidos por una nación media.

[*D El ser humano ha evolucionado desde la economía tribal hacia un mundo liberalizado y abierto *]

Surgen así las macronaciones, como la UE, con clara orientación al mercado, y al poco tiempo, una verdadera economía global en donde las empresas dejan de tener como referente a una sola nación. Además, el conocimiento se hace científico y con múltiples usos. Eso significa que una empresa puede usar la misma tecnología para múltiples sectores, haciendo cada vez más obsoleto el concepto de industria. El mundo se liberaliza y se hace más abierto.

Podríamos pensar que hemos llegado al final de los tiempos. Pero no es así. Muchas empresas se han encontrado con una nueva forma de crear valor: las comunidades globales. Son conocidos los casos de las comunidades de programadores que, con diversas motivaciones, incluidas las comerciales y las de uso del producto, desarrollan software gratuito. Hay casos en múltiples industrias, como la del cine, en donde, por ejemplo, las comunidades han llegado a desarrollar películas de la saga Star Wars sin George Lucas.

[*D Son conocidos los casos de comunidades de programadores, que desarrollan el software libre *]

Las empresas primero se enfrentaron ciegamente a las comunidades. Luego, aprendieron a apoyarse en ellas, usando su know-how, empleando sus productos, vendiendo los mismos, etc. Una comunidad es un conjunto de personas que comparten un proyecto común, que se coordinan mediante un sistema de reconocimiento de su capacidad profesional, que se apoyan en sus necesidades múltiples (aprender, vender, comprar, etc). Hoy existen comunidades formadas por grupos de empresas que comparten know-how, discuten estrategias con las administraciones, debaten problemáticas, establecen estándares, preparan plataformas informáticas de intercambio y hacen negocios. Usan blogs, wikis, foros y otros medios informáticos que les permiten trabajar en equipo con gente de todo el mundo.

[*D Primero, las empresas se enfrentaron a las comunidades. Luego, aprendieron a apoyarse en ellas *]

¿Qué le falta al sistema? La multidimensionalidad de la persona. Yo puedo tener intereses por mi función, por la región en que vivo o en las que están mis clientes actuales o futuros, por mi sector o los de mis clientes o proveedores, o por la función que deseo desarrollar, o el sector en el que busco trabajar, o por miles de criterios.

Yo soy yo, múltiple y uno. Con unos talentos, competencias y proyectos. Por eso, en el Instituto de Empresa hemos articulado un conjunto de Comunidades Globales, las Global Communities, que cubren múltiples ejes empresariales, con nuestros antiguos alumnos y profesores, pero abiertas, como es el mundo actual, a empresas y expertos con méritos reconocibles por los miembros de las comunidades. Simplemente, para hacer negocios en el siglo XXI.

Último vídeo

Martha Thorne valora el fallo del Premio Pritzker 2017

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu