Hacia una sociedad digital del bienestar

Ingemar Naeve. Consejero Delegado de Ericsson España. Presidente de la Comisión de TIC y Sostenibilidad, Club de Excelencia en Sostenibilidad

4 Noviembre 2010

Las tecnologías de la información, con sus nuevas soluciones, ofrecen beneficios no sólo económicos, sino también sociales y medioambientales.

Vemos un futuro en el que las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) constituyen la base de una infraestructura del siglo XXI que se basa en la información. Vemos una tecnología y una innovación con la capacidad para crear un planeta más sostenible, transformar las industrias, estimular el crecimiento económico y dotar de medios a personas de todo el mundo.

El cambio de paradigma de las TIC irá dirigido hacia una sociedad digital del bienestar y responderá a las demandas de un economía que se basa en el conocimiento. Pero, al mismo tiempo, deberá afrontar los desafíos sociales (democracia, igualdad, solidaridad) y medioambientales que amenazan la sostenibilidad a largo plazo de nuestro modelo cultural.

[*D Tenemos por delante una nueva era de innovación y desarrollo comparable con la revolución que supuso la distribución de electricidad a hogares, empresas y fábricas. *]

Cinco revoluciones tecnológicas en 240 años

Según la profesora Carlota Pérez, el crecimiento económico desde el siglo XVIII ha pasado por diferentes etapas, todas asociadas con revoluciones tecnológicas sucesivas: la Revolución Industrial; la era del vapor y los ferrocarriles; la era del acero, la ingeniería pesada y la electricidad; la era del petróleo, el automóvil y la producción en masa. Ahora estamos alcanzando otra etapa, la era de las TIC y las telecomunicaciones, que conecta no sólo lugares y personas, sino también cosas.

Acabamos de empezar a explorar el potencial de la era de Internet, en la que la banda ancha permite una transformación profunda en la forma de hacer las cosas en el campo de batalla de la economía competitiva internacional. Tenemos por delante una nueva era de innovación y desarrollo sin precedentes que, en muchos aspectos, es similar a cómo el mercado se desarrolló a partir de las primeras centrales eléctricas y la distribución de electricidad a hogares, empresas y fábricas.

Recuerden que, cuando nuestras ciudades se conectaron por primera vez a la red eléctrica, fue sencillamente para ofrecer iluminación eléctrica en las calles. Nadie sabía a dónde llevaría un suministro eléctrico fiable.

La conexión de un mundo de oportunidades

De aquí a 2020 veremos un mundo con más de 50.000 millones de conexiones, incluidas personas, lugares y dispositivos. Esto supondrá que la industria de las TIC se convertirá en un actor destacado durante la próxima década y más adelante.

Para los consumidores privados, los beneficios de un mundo conectado han sido, hasta ahora, espectaculares en lo que se refiere a las comunicaciones, nuestras vidas sociales, el trabajo, los medios de comunicación y el ocio.

No obstante, hay beneficios sociales aún mayores en el horizonte. Las redes eléctricas se están convirtiendo en redes inteligentes que usan mediciones inteligentes para lograr la monitorización en tiempo real y el control remoto. Esto sustentará el cambio hacia las fuentes de energía renovables y hacia nuevos modelos de consumo.

También permitirá que los consumidores con equipos de microgeneración, como generadores eólicos domésticos o paneles solares, se conviertan en consumidores-productores (prosumidores) y vendan la energía que producen a la red eléctrica. Se espera que las redes inteligentes reduzcan el consumo energético en torno a un 20%, lo que beneficiaría a los consumidores y a las sociedades.

[*D Las redes eléctricas serán redes inteligentes que permitirán el control remoto y la monitorización, lo que sustentará el cambio hacia las fuentes de energía renovables. *]

Existen otros beneficios importantes. Por ejemplo, los coches conectados mejoran la seguridad vial; se pueden distribuir más rápidamente los avisos de tráfico, haciéndolos llegar a través de la red móvil a los conductores; en caso de accidente, los coches equipados con eCall, un servicio promovido por la Comisión Europea, enviarán automáticamente la información que necesitan los servicios de emergencias, lo que reducirá el número de fallecidos en las carreteras.

Las conexiones mejoran la calidad de vida, especialmente para aquellos que viven en economías emergentes, ya que les ofrece acceso a la atención sanitaria, la educación y otros servicios. Los estudios muestran cómo está ayudando la conectividad a incrementar los ingresos y el producto interior bruto (PIB) y a reforzar los lazos sociales en países que están logrando el acceso a las telecomunicaciones. Igualmente, en las economías maduras, la conectividad de banda ancha ofrece toda una serie de beneficios macroeconómicos en términos de productividad, competitividad y creación de empleo.

Y las oportunidades para las empresas son cada vez más claras. Desde la gestión de flotas en el terreno de la logística a la supervisión de pacientes en la atención sanitaria o a la garantía de las cadenas de suministro, este mundo conectado nos ofrece formas de mejorar la eficiencia y nuevos servicios.

Este mundo conectado también cuenta con nuevos medios para acercar a las personas. Crea nuevos comportamientos y podemos estar en contacto con familiares, amigos, compañeros de trabajo y clientes por muchos más medios que nunca antes.

El imperativo de los grandes avances

Sin embargo, para que esta visión se haga realidad, resulta igual de vital que consideremos a las TIC como un elemento clave de la agenda política. Para ello hace falta no sólo un cambio radical de las características y la calidad de los programas públicos, sino también de las inversiones en infraestructuras tecnológicas.

[*D Los estudios muestran cómo está ayudando la conectividad a incrementar los ingresos, el producto interior bruto (PIB) o la productividad. *]

Hasta ahora, nuestro compromiso ha conllevado una pionera y multisectorial Comisión Nacional de TIC y Sostenibilidad, creada en colaboración con el Club de Excelencia en Sostenibilidad. La iniciativa aúna a un grupo de empresas líderes ante el desafío de lograr una sociedad digital del bienestar en España.

Durante los próximos meses, la Comisión preparará un informe con el objetivo de identificar y cuantificar realmente los beneficios económicos, sociales y medioambientales de la implementación de nuevas soluciones de las TIC. El informe se centrará en incentivar a la industria para que acometa esfuerzos reales de implementación y, aún más importante, en animar al gobierno a adoptar las TIC y desarrollar políticas de apoyo que puedan modificar el comportamiento de los consumidores.

Como presidente de la Comisión de TIC y Sostenibilidad, me comprometo a seguir mostrando la viabilidad y el valor de la contribución fundamental de las TIC a la sostenibilidad, al conferir nuevos medios a las personas, las empresas y la sociedad. Una sociedad competitiva e igual, guiada por los principios de transparencia y no discriminación, que permitirá a la industria europea, a partir de grandes inversiones en I+D, maneter su posición destacada y su competitividad.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu