I+D para esquivar la deflación

Cristina de Haro. Profesora. IE Business School

25 Febrero 2014

La incipiente recuperación económica actual puede caer en saco roto si la economía cae en deflación. Para evitarlo, una camino es invertir en I+D para elevar la productividad.

Recientemente, la OCDE ha publicado sus indicadores adelantados, que ya señalan el camino de la recuperación. Estos indicadores muestran que Estados Unidos y Japón continuarán el crecimiento iniciado en el primer trimestre del año pasado y que la Unión Económica y Monetaria (UEM) ha consolidado su posición, que comenzó a mejorar hace ya seis meses. Hay también buenas noticias para España, ya que nuestro país ha conseguido aumentar en un año el valor de su indicador en un 2,9% hasta alcanzar el 102,4. Esta cifra, al ser superior a 100, indica que nosotros también estamos creciendo por encima de la tendencia.

El sostenimiento a largo plazo de esta favorable situación económica tiene un factor determinante: conseguir aumentar la competitividad. Por el momento, el correcto aprovechamiento de la capacidad productiva, o lo que es lo mismo, la competitividad, está siendo apoyado por una tasa de inflación reducida, lo que favorece que las exportaciones sean más atractivas en el comercio internacional.

Además, un reducido nivel de precios permite mantener los salarios, lo que aumenta la competitividad y favorece el crecimiento, a la vez que impide que el conjunto de los consumidores, incluidos los desempleados, pierdan poder adquisitivo.

No obstante, como ha advertido Christine Lagarde, directora del FMI, esta situación debería mantenerse únicamente el tiempo suficiente como para lograr una mejora del mercado laboral. Si el bajo nivel de precios que ostentan las principales economías del mundo se hiciera más acusado en el largo plazo, la economía podría entrar en deflación; lo que debilitaría todavía más la demanda interna y haría desaparecer los pequeños logros de recuperación conseguidos en los últimos meses.

¿Cómo podremos hacer frente al aumento de la inflación? Recordando que la competitividad tiene otro componente fundamental: la productividad.

Las innovaciones surgidas de la Tercera Revolución Industrial poseen la capacidad de modificar los sistemas de producción aumentando su eficiencia y, por tanto, haciéndolos más productivos. Sin embargo, los últimos datos del Conference Board muestran como el crecimiento de la productividad mundial ha caído en el último año hasta situarse en el 1,7% mientras que solamente tres años antes, en 2010, era del 3,9%.

¿Por qué sucede esto? ¿Cómo es posible que el avance tecnológico no dé mejores resultados? Una posible respuesta a estas preguntas reside en la existencia de un reducido nivel de gasto en I+D. Contar con la innovación es condición necesaria, pero no suficiente, para el cambio tecnológico. Por lo tanto, es necesario aumentar la inversión en I+D para poner en práctica las invenciones y posibilitar la creación de otras nuevas, que generen futuros incrementos de productividad.

Se necesitan políticas tecnológicas que permitan aprovechar el potencial científico y es el momento de llevarlas a cabo. Es precisamente ahora cuando se están produciendo los primeros indicios de recuperación en la industria, un sector intensivo en I+D.

La producción industrial se ha incrementado el pasado mes de noviembre, tanto en la UEM como en Estados Unidos, un 3% respecto al año 2012. Además, ambas regiones están utilizando únicamente el 79% de su capacidad productiva instalada, lo que indica que todavía pueden continuar aumentando su producción. Sin embargo, para que la industria sirva de soporte al crecimiento económico necesita estar inmersa en un proceso de mejora continua y para ello necesita inversión en I+D.

Las economías que aumenten su capacidad tecnológica tendrán una importante ventaja comparativa: habrán reforzado su base industrial. De ese modo generarán aumentos de productividad que les harán ser más competitivas y que guiarán su camino hacia la recuperación económica.

Via@IE Business, EL PAÍS

Último vídeo

Martha Thorne valora el fallo del Premio Pritzker 2017

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu