La ambigua bendición del crecimiento familiar

Cristina Cruz. Profesora. IE Business School

6 Noviembre 2008

Perú vive tiempos de riqueza cargados de oportunidades para sus empresas familiares, siempre que logren vencer al enemigo que vive en su propia casa.

En tiempos como los actuales, con la recesión llamando a la puerta, pensar en una economía de fuerte crecimiento parece un sueño para cualquier empresa. Por tanto, el crecimiento sostenido de la economía peruana durantes los últimos años, con tasas superiores al 6%, puede considerarse una bendición y supone un escenario de enormes oportunidades para las empresas familiares de este país, que representan más del 85% del tejido empresarial. Pero también numerosos retos.

¿Por qué? Sencillamente, porque en un entorno tan dinámico como el actual, las ventajas competitivas evolucionan rápidamente, los ciclos económicos de las empresas se reducen y el éxito empresarial pasa por un modelo de gestión basado en dos pilares básicos: la predisposición al cambio, para capturar nuevas formas de crear valor, y la capacitación continua, con el fin de adaptar la empresa a las necesidades cambiantes del mercado. Y esto es particularmente difícil para una empresa familiar.

[*D Las tradiciones que una vez fueron fuente de ventaja, en otros momentos crean inercia e impiden el desarrollo de nuevas estrategias *]

El problema para muchas de estas compañías es que, en ocasiones, las tradiciones y los recursos que una vez fueron fuente de ventaja competitiva, en otros crean inercia e impiden el desarrollo de nuevas estrategias, necesarias para competir en mercados cada vez más competitivos. Además, la obsesión por mantener el control dentro de la familia hace que acciones destinadas a financiar el crecimiento, como una fusión, la venta de parte del capital, o el salto al parqué, puedan considerarse como un signo de fracaso, en vez de un paso hacia la creación de riqueza.

Por otra parte, la presunción implícita de la continuidad de los activos, o lo que es lo mismo, la creencia de que la compañía proporcionará rentas indefinidas para la familia, puede llevar a muchas empresas familiares a ignorar nuevas formas de inversión o a comparar la rentabilidad de los activos actuales con la potencial rentabilidad de inversiones alternativas.

[*D Creer que la compañía proporcionará rentas indefinidas para la familia lleva a ignorar nuevas formas de inversión *]

Además, la fuerte interacción entre la dimensión familiar y la empresarial que se da en este tipo de empresas implica que, a menudo, la gestión de los recursos humanos se supedite a los intereses familiares. Ascensos y retribuciones son otorgados no sólo en función de lo que se vale, sino de quién se es. Esto desmotiva al trabajador no familiar, que comienza a explorar otras alternativas donde desarrollar su carrera profesional. Y las alternativas en entornos de alto crecimiento son muchas, y muy atractivas, especialmente para aquellos trabajadores altamente cualificados.

Como resultado de todo lo descrito, los propietarios familiares incurren en una visión miope de la realidad, lo que les impide la correcta distribución de recursos y capacidades para adaptarse y aprovechar las oportunidades emergentes. La clave para superar con éxito esta trampa del crecimiento reside en la capacidad de la familia empresaria de entender que los mercados cambian, que las ventajas competitivas evolucionan y que, particularmente en estos entornos tan dinámicos, es necesario buscar nuevas formas de crear riqueza a través de generaciones.

[*D La lógica de la familia debe ir más allá de gestionar el patrimonio, y buscar oportunidades que respondan a los cambios del mercado *]

Bajo esta nueva mentalidad, la lógica de la familia se centrará no sólo en gestionar y mantener el patrimonio existente, sino en la búsqueda permanente de nuevas oportunidades que respondan a los cambios del mercado, y en la capacitación continua, con el fin de permitir a la empresa renovarse constantemente para adaptarse a los entornos cambiantes. Sólo así las empresas familiares peruanas podrán sacar el máximo provecho de esta ambigua bendición que supone operar en una economía de alto crecimiento, y acabar con la triste estadística que afirma que, hoy en día, en Perú, menos de un 20% de las empresas familiares pasa a la segunda generación, y tan sólo el 5% a la tercera.

Último vídeo

Martha Thorne valora el fallo del Premio Pritzker 2017

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu