La creciente formalidad del inversor informal en España

Ignacio de la Vega, Cristina Cruz, Alicia Coduras y Rachida Justo. Profesores. IE Business School

2 Octubre 2008

Poco a poco, la población española se convence de la importancia de financiar proyectos ajenos, aunque la mayoría sigue apostando por iniciativas de familiares o amigos.

Desde que en España se puso en marcha el Observatorio Global de la Actividad Emprendedora (Proyecto GEM), de la mano del Instituto de Empresa Business School, el estudio de la figura y contribución del inversor informal (también conocido en la jerga del sector como business angel no profesional) al desarrollo de iniciativas de negocio ha proporcionado mucha información.

Durante los primeros años, el estudio se enfocó directamente hacia la medición de cuántas personas de la población activa (de 18 a 64 años) invertían alguna cantidad en iniciativas de negocios de terceros. Posteriormente, el campo de estudio se ha ampliado y se ha podido medir cuántos emprendedores afirman haber recibido parte del capital semilla de inversores no profesionales. Finalmente, en 2007, también se ha captado la sensibilidad de la población activa sobre este tema.

[*D Hay un importante porcentaje de la población activa, superior al 20%, que baraja la posibilidad de emprender en los próximos tres años. *]

Tomando como referencia el año 2002, el porcentaje de personas residentes en España, de entre 18 y 64 años, que han actuado como inversores informales ha oscilado entre el 2,5% y el 3,5%. El dato más reciente obtenido en el Observatorio GEM, un 3,22%, se traduce en una estimación de aproximadamente 843.000 personas, que han actuado como inversoras informales en 2007. El perfil tipo sería un hombre (el 61,8% son varones frente al 38,2% mujeres), con una edad media en torno a los 40,5 años. Una parte importante del colectivo, el 34,6%, tiene estudios superiores y, predominantemente, están en situación laboral activa (78,5%), sobre todo por cuenta ajena (53,3%). Su renta mensual media oscila entre 1.200 y 1.800 euros (22,1%), aunque también es cierto que la tasa de no respuesta sobre esta pregunta es siempre muy elevada y puede no resultar representativa.

El inversor informal reside, predominantemente, (87,9%) en zonas urbanas (tomando como tales más de 5.000 habitantes) y, aunque la mayoría no son empresarios, algo más de una cuarta parte tiene relación con el ámbito empresarial o emprendedor. Así, un 5,9% son emprendedores nacientes (de 0 a 3 meses en el mercado), un 7,5% nuevos, (de 3 a 42 meses en el mercado) y un 12,3% son empresarios consolidados (más de 42 meses en el mercado).

[*D En el 54,2% de los casos, el inversor tiene una relación familiar directa con el beneficiario, y sólo un 1,7% se lanza a proyectos de desconocidos. *]

También se observa que un 20,6% afirma estar pensando en emprender en los próximos 3 años, y un 3,6% no lo sabe con seguridad. Por consiguiente, hay otra parte importante del grupo al que no resulta ajena la actividad emprendedora como opción profesional. Un 5,6% ha abandonado o cerrado un negocio en los 12 meses previos a julio de 2007, en muchos casos, por venta o traspaso del negocio, y también por jubilaciones. Además, el 40% piensa que hay buenas oportunidades para emprender en los próximos 6 meses, el 65,9% afirma tener las habilidades y conocimientos necesarios para hacerlo (65,9%), y la mayoría niega que el miedo al fracaso suponga un obstáculo para emprender.

En el 54,2% de los casos, el inversor tiene una relación familiar directa con el beneficiario, y sólo un 1,7% se lanza a proyectos de desconocidos. En ambos casos, la inversión media es de unos 17.000 euros, y en un 36,3% de los casos lo hacen sin esperar ningún retorno. Aunque el tipo de negocio en el que se ha invertido en 2007 es muy variado, destacan los bares, restaurantes y similares, los negocios comerciales, los orientados al consumidor, a servicios personales, a empresas y también los relacionados con el sector primario.

Desde el punto de vista del emprendedor, destaca el significativo aumento del capital semilla, lo que pone de manifiesto la relevancia que tienen las fuentes de financiación externas en apoyo del proceso emprendedor, sobre todo, la procedente del entorno más cercano al emprendedor, lo que en el mundo anglosajón se conoce como las 3Fs: (Family, Friends & Foolhardy). Esta financiación es muchas veces imprescindible para cubrir la brecha financiera a la que los emprendedores se enfrentan. Concretamente, en 2007, un 21,2% de los emprendedores reconoce haber recibido fondos de su entorno más cercano. Aunque no podemos precisar la procedencia con exactitud, el 7,4% de emprendedores reconoce haber recibido fondos de desconocidos u otros, y una parte sustancial debe corresponder a business angels profesionales o capital riesgo, es decir, a inversores particulares que toman participaciones, normalmente minoritarias, en proyectos en fases de arranque, aportando no sólo capital, sino también experiencia en gestión empresarial.

[*D Más del 70% de los españoles estarían dispuestos a invertir en proyectos de terceros, sobre todo, si le unen lazos con el beneficiario. *]

No obstante, un 28% de la población nunca pondría dinero en un proyecto ajeno. El resto, se encuentra dividido más o menos a partes iguales entre los que lo harían dependiendo de su relación con el solicitante, y los que se guiarían más por criterios puramente empresariales, analizando la viabilidad del proyecto antes de invertir. Por consiguiente, la población activa española es bastante sensible en esta parcela, contra lo que inicialmente suponían los investigadores que confeccionan anualmente el informe GEM, pero también cauta, ya que en muchos casos lo haría dependiendo de los lazos que le unen con el beneficiario.

En resumen, el entorno familiar sigue siendo crucial en la creación de empresas, aunque también se percibe un lento desarrollo de la figura del business angel profesional, perfil que está mucho más desarrollado en el mundo anglosajón.

Último vídeo

Martha Thorne valora el fallo del Premio Pritzker 2017

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu