La duda razonable de la Empresa Responsable

Joaquín Garralda. Profesor. Instituto de Empresa

2 Octubre 2006

El debate sobre la Responsabilidad Corporativa está muy maduro. Pero todavía persiste una gran duda: ¿Es una inversión o un gasto?

Cuando una nueva tendencia o un nuevo enfoque aparece en el escenario empresarial (sobre todo cuando el regulador está involucrado), los debates que surgen en los medios de comunicación para delimitar su alcance o determinar su desarrollo son claves. ¿Por qué? Sencillamente, porque ellos establecen las pautas que determinarán el comportamiento de las compañías. En este sentido, hay varios debates mediáticos sobre el tema de la Responsabilidad Corporativa (RC), que están marcando el avance de este concepto. Algunos ya han dado todo de sí y otros mantienen su interés porque las opciones están aún sin clarificarse.

El debate “RC sí, RC no”, o el debate sobre qué se entiende por RC y su diferencia con otras etiquetas (RSC, RSE, Acción Social, Sostenibilidad, etc.) ya aporta poco a quienes han seguido con cierto interés el tema, o a aquellos que se ven potencialmente afectados.

[*D El punto que más preocupa a las compañías en Responsabilidad Corporativa es determinar si se trata de un gasto o una inversión *]

Respecto al debate sobre si la RC debe regularse por ley o debe tener un carácter voluntario, el informe que ha publicado recientemente la Subcomisión de la Mesa de Trabajo y Asuntos Sociales del Congreso de Diputados ha marcado las pautas. Su gran contribución ha sido declarar que el papel de la Administración Pública debe ser impulsar estas acciones con incentivos y medidas de fomento, dejando a las empresas que respondan en función de los incentivos que estas medidas suponen.

Una frase de dicho informe refuerza este argumento: “Si las empresas no perciben un retorno de su inversión y su esfuerzo, el cual es absolutamente legítimo y positivo, puede reducirse significativamente el número de empresas comprometidas con la RSE” (pág. 9)

[*D En función de cómo se valore la RC, se determinara una estrategia de comunicación diferente y más eficaz *]

En consecuencia, puede afirmarse que queda poco que aportar tanto a las ideas fundamentales como a los argumentos que pueden servir para convencer a los escépticos sobre si es una moda o no. Sin embargo, hay dos debates que todavía tienen mucho que aportar al avance de este paradigma: el primero es si son un gasto o una inversión las actuaciones que se engloban en la RC; y el segundo es si se deben hacer o no grandes esfuerzos en la comunicación de las acciones “buenas” de las empresas.

Se puede observar que la sociedad está aumentado sus exigencias para con las empresas en general. Sin embargo, la intensidad de estas exigencias es distinta según una serie de parámetros. Los más evidentes son el tamaño de la empresa y su grado de internacionalización. Pero hay que añadir otros más complejos que determinan en gran medida la eficiencia y eficacia de las actividades englobadas en la RC, según el sector en el que compita.

[*D Las empresas siempre deberán preocuparse de la eficiencia en el uso de sus recursos, si quieren ser “sostenibles” en el tiempo *]

Las grandes empresas y las multinacionales tienen unas pautas de comportamiento muy similares en temas de RC, independientemente de su sector. Sin embargo, para la gran mayoría de empresas -aquellas que no son líderes de su sector y, por tanto, no tienen gran visibilidad mediática- el debate que les preocupa es si la RC es un gasto o una inversión. Enfocarlo de una manera u otra condiciona, en gran medida, el debate en los comités de dirección sobre la cantidad de recursos que se aplican a ello.

Esta primera decisión -gasto o inversión- determina, en gran medida, el siguiente debate: las características de su comunicación. Por tanto, facilita la elección, en términos de eficiencia y eficacia, del abanico de opciones relacionado con este concepto, que para muchos directivos todavía está ”nebuloso”.

En conclusión, queda mucho camino por recorrer, pero también hay bastante trecho avanzado. El reto ahora es enfocar el debate con rigor y valorar los detalles diferenciales, porque la empresa siempre tendrá que preocuparse de la eficiencia en todos los usos que haga de sus recursos, si quiere ser “sostenible” en el tiempo.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu