La gran mentira del beneficio

Ignacio de la Torre. Profesor. IE Business School

12 Diciembre 2011

La banca de inversión ha mostrado una vez más la luz para sacar al mundo del enorme y recurrente problema de deuda. Eso sí, haciendo trampas.

Los resultados del tercer trimestre de 2011 de la banca de inversión arrojan unos beneficios consecuencia de la caída del valor de mercado de la deuda de los propios bancos. O sea, que si el riesgo de quiebra de, digamos, Morgan Stanley, sube, baja el precio de sus bonos y, por lo tanto, suben los beneficios de dicho banco. Por eso, la última entrada contable de Lehman fue un enorme beneficio.

En total, los cinco principales bancos de inversión se han apuntado beneficios derivados de esta técnica en el tercer trimestre cercanos a los 15.000 millones de dólares, por lo que su posición de fondos propios está viciada en una cantidad equivalente, y por extensión, su solvencia, medida en términos relativos (value at risk) o absolutos (apalancamiento).

[*D Más del 80% del beneficio de la banca de inversión en el tercer trimestre se debe a la fantasía de apuntarse como ganancia la caída del valor de mercado de su deuda. *]

En síntesis, más del 80% del beneficio de la banca de inversión el tercer trimestre de 2011 se debe a esta fantasía.

Así, los beneficios de Bank of America de 6.200 millones de dólares contienen un extraordinario de 3.600 millones y un beneficio por la caída de la deuda de 1.700 millones.

Los beneficios de Citigroup han subido un 74%, hasta los 3.800 millones de dólares, pero gracias a reconocer un beneficio derivado de la caída de su deuda de 1.900 millones de dólares.

Por su parte, Morgan Stanley reconoció un beneficio de 2.150 millones de dólares, de los que 3.400 eran consecuencia de la caída de valor de su deuda, y JP Morgan reconoció un beneficio por esta partida de 1.900 millones, batiendo al mercado, con un beneficio de 1,02 dólares, frente a un estimado de 91 centavos (la acción cayó un 4,8%... el mercado no es tan simple como parece).

Por desgracia, esta práctica está también siendo empleada en Europa, UBS ha reconocido un beneficio de 1.800 millones de francos, consecuencia de la caída del valor de su deuda, su beneficio total fue de 1.000 millones de francos, o sea, que sin este truco, el banco daría pérdidas, no beneficios, consecuencia del escándalo de trading (2.300 millones de dólares de pérdidas).

La lógica de reconocer un beneficio cuando sube el riesgo de quiebra y cae el valor del pasivo es que el banco tendrá capacidad de recomprar esa deuda, es decir, se asume que será capaz de encontrar la caja necesaria para recomprar esta deuda y amortizarla, hipótesis muy cuestionable.

[*D Con esta técnica, los cinco principales bancos de inversión se han apuntado beneficios de 15.000 millones, por lo que su solvencia está viciada en una cantidad equivalente. *]

Este tratamiento de la deuda fue obtenido por el lobby bancario (con la honrosa oposición de Goldman Sachs que, sin embargo, no ha dudado en beneficiarse de esta técnica en sus resultados) cuando el regulador aplicó el mark to market a sus activos.

La banca planteó: si el sistema contable nos fuerza a aplicar el valor de mercado con los activos, también aplíquelo a los pasivos. Así se violó el principio de prudencia.
Como señalaba el Financial Times el 24 de Octubre, si es usted cliente de Visa y percibe que tiene un mayor riesgo de no pagar su cuenta de la tarjeta, no tiene más que amortizar la parte del préstamo que no pagará y reconocer un beneficio en su contabilidad familiar por la diferencia.

Gobernantes, empresarios y ciudadanos deberíamos aprender de tan sabio sistema contable. Grecia solventaría inmediatamente su problema, como sus bonos cotizan al 40% de su valor facial, podría reconocer un enorme ingreso consecuencia de multiplicar 60% por el valor nocional de su deuda, y así no habría déficit, sino un gigantesco beneficio para mayor tranquilidad del contribuyente alemán.

Berlusconi estaría salvado, ya que Italia también conseguiría un efecto similar reconociendo un beneficio igual al 8% de descuento al que cotizan sus bonos (el tercer mayor mercado de bonos soberanos del mundo), o España con el 3%. Los déficit serían eliminados de un plumazo y no harían falta dolorosos recortes sociales.

[*D Si los Estados se aplicaran la misma fórmula contable que la banca de inversión, los déficit serían eliminados de un plumazo y no harían falta dolorosos recortes *]

Por su parte, no hubiera hecho falta intervenir la CAM o Caja Castilla la Mancha. De hecho, las cajas serían más rentables (y por lo tanto solventes) que los bancos. Nueva Rumasa también habría evitado el concurso, cuantos más problemas le planteara el Banco de Santander para renegociar su deuda más beneficios se habría apuntado la empresa, mejorando inmediatamente su balance.

Los promotores inmobiliarios estarían todos salvados de un plumazo, y los hipotecados subprime habrían reconocido el mayor apunte de beneficios jamás conseguido en la historia de la economía.

En fin, no quiero profundizar con esta reducción al absurdo, pero es lamentable que su base sea completamente real.

Como moraleja, tres aforismos que ya he utilizado en el pasado:

1.Los contables anglosajones sobre el balance de sus bancos: “on the left side there is nothing right, on the right side there is nothing left”,
2.Un inversor, sobre las cuentas de una empresa: “los beneficios son una opinión, el flujo de caja es un hecho”
3.Nosotros en clase de finanzas: “EFDCEMIQTM”.

Acrónimo de “el flujo de caja es más importante que tu madre”.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu