La necesaria metamorfosis de Madrid

<a href="http://www.ie.edu/esp/sobreie/sobreie_expertos_detalle.asp?id_exp=340">Gildo Seisdedos</a>. Profesor. Instituto de Empresa

29 Abril 2008

Madrid ha sabido aprovechar, con gran éxito, las oportunidades que le ofrece ser la capital de España, pero ahora necesita cambiar de modelo para mantener su ritmo de crecimiento.

Desde luego, la realidad presente de Madrid es brillante. Las claves de su actual éxito son similares a las del espectacular desempeño de la economía española en los últimos años, con crecimientos muy superiores a los del resto de países de la UE. Pero, además, Madrid ha sabido generar un importante factor multiplicador, transformando el tradicional eje vertebrador de su desarrollo: su centralidad dentro de España.

Esta centralidad ha evolucionado. Atrás quedan el Madrid administrativo y burocrático, de siesta y vuelva usted mañana. Madrid ha aprovechado su situación geoestratégica –y por qué no decirlo, su capitalidad- para reinventarse como centralidad de la modernidad, de la innovación y del dinamismo económico.

[*D La calidad de los profesionales, ser sede de las multinacionales y unos moderados costes salariales y del suelo han sido los motores del crecimiento de Madrid *]

La calidad de los recursos humanos, el ser sede de las principales compañías extranjeras y un coste salarial y del suelo moderados han sido los catalizadores de la economía más avanzada de España. Una economía altamente especializada en servicios de valor añadido a las empresas. Una economía que marcha un paso por delante, a la vanguardia de España.

Sin embargo, en un mundo globalizado, las fortalezas y oportunidades se desvanecen con rapidez, mientras que las amenazas y las debilidades no paran de crecer. Y estar en la vanguardia tiene la ventaja de poder aprovechar primero las oportunidades… pero ser también el primero en experimentar las consecuencias de los cambios de ciclo… o de modelo.

[*D El actual modelo económico español se ha basado en la creación masiva de empleo, lo que ha dado lugar a un nivel de la productividad alarmantemente bajo *]

Y parece que lo que tenemos por delante es claramente un cambio de modelo.

El actual modelo económico ha tocado techo, por lo que es necesario desarrollar uno nuevo, con el objeto de aumentar la productividad y la competitividad internacional, así como desarrollar un nuevo sistema productivo donde primen los sectores que generan mayor valor añadido por trabajador.

La globalización y el aumento de la población están sosteniendo el crecimiento, pero la continuidad de la estructura actual implica problemas importantes para la economía madrileña a medio plazo.

El actual modelo económico se ha basado en la creación masiva de empleo, lo que ha dado lugar a un crecimiento de la productividad alarmantemente bajo y ha elevado los diferenciales de inflación. Hay estudios que atribuyen a la mayor disponibilidad de mano de obra, principalmente procedente de la inmigración, el 88 por ciento del actual crecimiento de la economía española.

[*D Para mantener su fuerte crecimiento económico, Madrid podría crear un cluster de sectores emergentes, apostar por las pymes y por los emprendedores. *]

A esto se deben añadir otras taras derivadas de un modelo basado en el ladrillo y la financiación alegre del consumo familiar: lo que algunos llaman el modelo económico español es, ante todo, una revolución financiera, que afecta sobre todo a las familias, y cuyas consecuencias aún estamos intentando evaluar, antes de que la próxima recesión nos suma en el desconcierto.

¿Cómo puede Madrid mantenerse como un destino atractivo para la atracción de inversiones? Dos caminos parecen viables, ambos sustentados en mejorar el valor añadido.

Por un lado, la apuesta por crear un cluster sobre sectores emergentes, aprovechando los existentes (construcción, farmacia, telecomunicaciones y audiovisual e industria aeroespacial) y tratando de ensancharlos en la medida de lo posible.

Y, paralelamente, apostar por lo micro, por el papel de las pymes y de los emprendedores. No sólo por su papel de semillero de nuevas grandes empresas, sino porque juegan un rol protagonista en el desarrollo de la cadena de innovación, en la medida en que suelen orientarse a actividades ligadas a las nuevas tecnologías.

Último vídeo

Martha Thorne valora el fallo del Premio Pritzker 2017

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu