La prostitución, al rescate de España

Ignacio de la Torre. Profesor. IE Business School

25 Julio 2014

Las endebles arcas públicas europeas han encontrado en la prostitución, las drogas y el contrabando la solución a sus problemas de déficit, ya que al sumarlos al PIB, el peso de la deuda parece ser menor.

“El oficio más antiguo del mundo eleva el PIB griego un 25%” mostraba una portada del Financial Times del año 2006. Como ya expuse hace unos años, el artículo británico explicaba que el gobierno griego, incapaz de atajar el permanente déficit fiscal para acercarlo a los objetivos de Maastricht, había decidido solucionar el problema por el lado del denominador (el tamaño del PIB), para lo que decidió incluir en su cálculo actividades paralegales como el juego o la prostitución; dicho cambio expandió considerablemente el PIB heleno, lo que ayudó a maquillar unos trimestres más la bomba de relojería de la deuda soberana griega.

En mi artículo de 2008 preconizaba que los gobiernos antes o después imitarían a Grecia, para así reducir el peso “óptico” de la deuda, ya que ésta se mide en porcentaje del PIB. Seis años después, como hace 2.000 años, los griegos fueron pioneros de occidente, así que varios gobiernos europeos proceden a reflejar tan lúdicos cambios en sus cuentas, para así maquillar déficit y deuda, mediante una subida aproximada del PIB de entre un 1% y un 5%.

Como bien ha señalado Mc Coy en El Confidencial, poco a poco, y tras las recomendaciones positivas al respecto de las Naciones Unidas, las oficinas estadísticas empezaron a afirmar la conveniencia de incluir las actividades paralegales (la prostitución en España no es legal, ni es ilegal, es paralegal) o ilegales (como el consumo de drogas) en el cálculo del PIB. La argumentación estadística es que el PIB puede medirse como la suma del gasto e inversión realizados en una economía por diferentes agentes. Si se ignora, por ejemplo, el gasto en drogas o en prostitución, entonces, la estadística presumirá que esta renta se ha ahorrado, lo que sería incorrecto, porque aumentaría el nivel de ahorro (que no computa para PIB) y disminuiría el de consumo (que sí lo hace), lo que no se corresponde con la realidad.

Estos cambios serán de obligado cumplimiento en 2016, así que ya empezamos a recoger jugosas estadísticas. Tras proceder varios países a su inclusión (Estonia, Austria, Eslovenia, Finlandia, Suecia y Noruega), el Reino Unido ha procedido ya a incluir dicho cálculo de consumo asociado a prostitución y drogas, lo que ha permitido elevar el PIB sólo por este concepto en 10.000 millones de libras, cambio que añadido a otros subirá el PIB un total de un 5%. De las hipótesis recogidas por la oficina estadística británica, destaca el que prestan servicios en la nación unas 61.000 prostitutas, a razón de 21 servicios semanales, con un coste medio de 67 libras, lo que supone que “de media estadística” cada varón británico entre 15 y 65 años utilizaría dichos servicios una vez al trimestre.

Italia, rápidamente, ha anunciado que también procederá a realizar dicho cambio, aunque incluirá además el contrabando. Por su parte, España también se ha rendido a tan incómoda exigencia para sensualizar el tamaño del PIB, así que entre otros cambios, que afectan al cómputo del I+D, ha anunciado el inicio del cálculo para la inclusión de prostitución y drogas; en total se espera que nuestro PIB crezca entre un 2,7% y un 4,5% adicional con efectos retroactivos (como no podía ser menos dada la antigüedad del oficio). Dado que España tiene una población flotante de turistas superior a la residente (60 millones frente a 46), ya aventuro aquí que las estadísticas resultantes cuando conozcamos los detalles van a ser escalofriantemente superiores a las británicas, ya que para calcular la utilización “media” de dichos servicios se mirará habitantes “empadronados”… al ser España la segunda potencia turística mundial, ya veremos la repercusión directa que presenta en los datos de prostitución y de consumo de drogas per capita “residente”.

¿Por qué dicho cálculo “rescata” a España? Porque el gobierno ha pactado un plan de estabilidad presupuestaria con la Unión Europea, y en dicho plan se fijan objetivos de déficit medidos no como euros gastados por encima de los ingresados (como haría cualquier familia), sino como dicho déficit en euros partido el PIB. La Unión Europea se ha mostrado molesta con España por haber anunciado una supuesta bajada de impuestos sin haber sido pactada previamente. ¿Cómo casan los números? La respuesta, una vez más, estriba en el lúdico denominador (aumentar el tamaño del PIB); así, el oficio más antiguo del mundo será necesario partícipe de la polémica reducción de impuestos.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu