<B>La Tecnología limpia de California</B>

IE Focus

1 Febrero 2005

El estado de California siempre ha sido respetuoso con el medio ambiente, pero los recientes problemas eléctricos y el aumento del precio del petróleo ha centrado la atención de los californianos sobre las «tecnologías limpias». El desarrollo sostenible y el crecimiento de lo ecológico planean sobre las mentes de los inversores y de los emprendedores de todo el Estado.

El Golden State es verde. Un número récord de inversores y emprendedores de América y Europa, todos de ellos a favor de las tecnologías limpias, se reunieron en San Francisco con motivo de la Cuarta Conferencia sobre Tecnologías Limpias, el pasado mes de abril. Las ventas de coches híbridos (que funcionan con gas y electricidad) han alcanzado cifras sin precedentes, subiendo por encima del 25% desde 2003, mientras que el mercado del automóvil ha caído un 1%. El gobernador del estado de California, Arnold Schwarzenegger, expresó su compromiso por una economía limpia mediante la puesta en marcha de una infraestructura de surtidores de hidrógeno con la que se equipará a las autopistas californianas para el 2010.

Puede estar seguro de que el medio ambiente y la calidad de vida son cuestiones que ocupan un lugar esencial en la economía de California, tal y como dicen sus líderes de manera orgullosa. Con una previsión de aumento de población de otro 30% hacia el 2025, parece que, tanto el gobierno como el sector privado, están adoptando una visión a largo plazo. Gavin Newsom, alcalde de San Francisco, inauguró recientemente una instalación de 5.600 m² de paneles solares en el tejado del nuevo Centro de Congresos de la ciudad. Los paneles generarán 675 kilovatios de electricidad, que no representa el 100% de las necesidades del edificio pero, que sirve para ahorrar más de $200.000 dólares anuales en las facturas de electricidad.

[*D La tecnología limpia incluye numerosas tecnologías diferentes y está presente en casi todos los sectores industriales *]

Este es el primer proyecto de energías reutilizables en salir del nuevo presupuesto para política energética del alcalde, un fondo de 100 millones de dólares, creado mediante referendo en 2001, y destinado a desarrollar fuentes de energías renovables en el área de la bahía. Y California no está sola. El estado de Nuevo México aprobó una medida parecida en enero, y Nueva Jersey está trabajando en ello. La ciudad de Austin, Texas, aprobó no hace mucho un impuesto para desarrollar energía solar.

Las tensiones políticas de carácter mundial y su impacto en el precio del petróleo, a lo que se añade el recuerdo de los últimos apagones en ambas costas, han contribuido a esta nueva mentalidad. Es un asunto que tiene largos tentáculos. Las tecnologías limpias también representan el desarrollo de nuevas investigaciones para el tratamiento de aguas y desechos, para la descentralización de la producción de hidrógeno, en materiales avanzados, sistemas fotovoltaicos y baterías combustibles.

Como en la nanotecnología, la tecnología limpia incluye numerosas tecnologías diferentes y está presente en casi todos los sectores industriales. Los observadores creen que estas tecnologías han alcanzado un grado de madurez comparable a los programas informáticos de hace 20 años, en el comienzo de la era de la información.

[*DEl problema de las tecnologías limpias, es que mientras más sofisticada sea la tecnología, menos se puede aplicar al desarrollo de las economías *]

Mientras que el interés por el nuevo sector sube, las inversiones no lo hacen tanto, todavía no. El sector apenas recibe inversiones. Esta falta de financiación se siente tanto en las empresas de reciente creación (las denominadas, startups) como en las más decanas. Los inversores son escépticos en cuanto a los rendimientos esperados, y se preocupan sobre la incertidumbre a propósito del grado de madurez de los mercados y de las posibles estrategias de éxito.

La inversión de capital riesgo en las tecnologías de energías renovables representó el 2,4% de todas las inversiones norteamericanas de este tipo en 2003. Mientras que el resto de inversiones cayeron de $21 millones a $18 millones de dólares entre 2002 y 2003, la inversión en tecnologías de energías renovables se mantuvo estable con unos $400 millones de dólares, o lo que es lo mismo, un tercio de los $1,2 mil millones de dólares invertidos con capital riesgo en tecnologías limpias durante el pasado año.

Calpers, el mayor fondo de pensiones público de Estados Unidos ($167 mil millones de dólares en activos), anunció en marzo el lanzamiento de su Programa para Tecnologías Medioambientales. El grupo californiano está considerando la idea de invertir $200 millones de dólares en tecnologías limpias en los próximos años. «La forma en la que invertimos definirá el mundo en el que viviremos mañana,» dijo Phil Angelides, Secretario del Tesoro del estado de California, y presidente de Calpers. «No quieres ser el primero, pero tampoco el último. La vida no está carente de riesgos. Así que creemos que estamos en el buen camino hacia una economía que es más fuerte porque es sostenible.»

El enfoque norteamericano es pragmático, y la burbuja de Internet todavía está reciente en las mentes de todos. El problema de las tecnologías limpias, según los expertos, es que mientras más sofisticada sea la tecnología, menos se puede aplicar al desarrollo de las economías. Mientras tanto, en países como Francia, el sector ecoindustrial sigue siendo una excelente oportunidad de inversión, también está creciendo más rápido que el PNB. Existen 1.500 empresas ecoindustriales en Francia, la mitad son PYMEs y la otra mitad, multinacionales como Suez. Juntas representaron un mercado de €28.000 millones de Euros en 2002. Muchas de estas firmas se crearon hace más de 15 años y deben desarrollar nuevas tecnologías hoy en día, por lo que necesitan financiación e inversores.

Último vídeo

Martha Thorne valora el fallo del Premio Pritzker 2017

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu