La Universidad en los Estados Unidos de Europa

Santiago Iñiguez de Onzoño. Decano. Instituto de Empresa

27 Octubre 2006

La Universidad española goza de una envidiable posición para atraer a los mejores estudiantes. Pero necesita un mayor respaldo de la Administración.

El Acuerdo de Bolonia es uno de los procesos de integración europea de mayor envergadura en los próximos años. Su objetivo fundamental es crear un espacio único de formación universitaria en todo el Viejo Continente, con títulos de duración y denominación similares al modelo anglosajón: tres o cuatro años de grado y uno o dos años de master. Con esta iniciativa se persigue la movilidad transfronteriza de estudiantes y profesores, la difusión del conocimiento allende las fronteras nacionales, lo cual redundará en el aumento de la competitividad entre universidades y, por ende, en la mejora de la calidad de la enseñanza.

El acuerdo de Bolonia será plenamente efectivo en 2010. Entonces, se podrá hablar de los Estados Unidos de Europa, al menos en lo referente a la educación superior. Porque Bolonia es el reflejo de la globalización en el entorno de la educación universitaria.

[*D Sería un error confundir el bien común de la formación universitaria con la necesidad de que la impartan instituciones públicas. *]

Formalmente, los principales stakeholders del sector -Administraciones, estudiantes, docentes, empleadores, etc.- son favorables a este proceso, conscientes del impulso internacional que puede imprimir a las universidades europeas, hasta ahora con escasa visibilidad global. Pero existen dos grandes riesgos en la implementación del Acuerdo de Bolonia: por un lado, el exceso normativo de la actividad universitaria y, por otro, la ausencia de legislación que desarrolle el proceso.

Sería un error confundir el carácter de bien común o de interés público de la formación universitaria con la necesidad de que sus proveedores tengan que ser, necesaria o mayoritariamente, instituciones públicas. En este sentido, la normativa desarrollada por el Ministerio de Educación y Ciencia español en los últimos dos años es acorde con el resto de países europeos: respeta la actividad de las instituciones privadas y permite impulsar la innovación en materia curricular universitaria.

[*D El año pasado, por primera vez, las universidades españolas fueron destino del mayor número de becarios Erasmus. *]

Cuestión distinta es la competitividad de la universidad española en el nuevo escenario post-Bolonia. Objetivamente, España es uno de los países con mayor potencial para atraer alumnos extranjeros. El año pasado, por primera vez, las universidades españolas fueron destino del mayor número de becarios Erasmus en Europa, superando a Alemania, que ostentaba el liderato. Por otro lado, España se convirtió este año en el primer país de destino europeo de alumnos de “Colleges” norteamericanos en régimen de intercambio, superando en este caso a Francia.

Sin duda, existen una serie de factores que convierten a España en un destino muy atractivo para los estudiantes extranjeros: el idioma, tercero en importancia en el mundo de los negocios y cuarto en el entorno de Internet, la benignidad climática, la tradición histórica, la creciente buena imagen de España en el mundo y el hecho de que nuestro país sea encrucijada geográfica y de diversas culturas.

La posibilidad de atraer un mayor número de alumnos extranjeros a programas de formación superior debería ser evaluada muy positivamente, tanto por las universidades como por las distintas administraciones. Reino Unido es una referencia muy interesante en este sentido, donde el 20% de los estudiantes universitarios de postgrado son extranjeros, representando una entrada de divisas significativa para el sector y para la economía en general, además de una mayor diversidad cultural y un mejor nivel en el perfil de los alumnos.

[*D La Administración debería ser más proactiva en facilitar visas de estudio y trabajo para alumnos no comunitarios. *]

En este sentido, sería deseable que las Administraciones españolas fueran mucho más proactivas en facilitar la concesión de visas de estudio y de trabajo para alumnos extranjeros no comunitarios. Sobre todo, si se tiene en cuenta que, al menos hasta 2010, el número de alumnos españoles en las aulas seguirá decreciendo, consecuencia de la evolución demográfica.

Además, en el nuevo marco de la formación universitaria europea, las agencias internacionales de acreditación de calidad tendrán un papel esencial, en paralelo a las agencias de calidad nacionales. En el ámbito de las escuelas de negocios, por ejemplo, los sistemas más reconocidos del Viejo Continente son EQUIS (European Quality Improvement System) y AMBA (Association of MBAs). Hasta el momento, cinco instituciones están reconocidas por ambos sistemas, y el número probablemente crezca en los próximos años.

Ciertamente, el futuro es muy prometedor para las instituciones educativas españolas, si se adoptan las medidas necesarias en el ámbito de las Administraciones y de las propias universidades.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu