Los cinco errores que conviene evitar en toda reestructuración corporativa

Francisco López Lubián. Profesor. IE Business School

30 Septiembre 2014

Reestructurar es mucho más que refinanciar, pero tiende a confundirse, y con este error se cierra muchas veces la puerta a la salvación de la empresa. Como pasa con otros cuatro puntos.

Una empresa necesita un proceso de reestructuración cuando se encuentra en situación de insolvencia, es decir, cuando no genera suficiente liquidez para hacer frente a los compromisos de pago generados por su endeudamiento. Durante los últimos años, la continuidad de muchas empresas ha pasado por la negociación de procesos de reestructuración del negocio, tarea a la que han dedicado buena parte de su tiempo la alta dirección de las compañías. Ciertamente, empresas de diversos sectores han sobrevivido gracias a la capacidad demostrada para reestructurar su negocio y refinanciar su deuda.

En un proceso de reestructuración está en juego el futuro de la sociedad, por eso, conviene disponer de todos los medios para facilitar que el proceso alcance sus objetivos; y no cometer errores que lo hagan más difícil. En especial, los cinco que resumimos a continuación y  que deben evitarse a toda costa al abordar un proceso de reestructuración corporativa.

1. Considerar que se trata solo de una reestructuración financiera.

Un proceso de reestructuración corporativa lleva consigo introducir una serie de cambios en la empresa, que debe pasar de ser económicamente inviable y no rentable, a económicamente viable y rentable. Estos cambios y mejoras no se limitan a conseguir una refinanciación o un cambio de estructura de capital, sino que deben afectar a las posibilidades de generar un flujo de caja permanente que permita cubrir las necesidades del servicio de la deuda y retribuir suficientemente a los accionistas.

2. Echarle la culpa a las entidades financieras.

Cuando una empresa está en situación de insolvencia, la culpa no es solo (ni siquiera, mayoritariamente) de los bancos. La situación de insolvencia se produce porque la empresa no genera una liquidez permanente que le permita hacer frente a sus compromisos con la deuda. Esta situación se produce por la incompetencia del equipo directivo a la hora de gestionar los aspectos operativos del negocio, desde las ventas y el control de costes, hasta la política de inversiones, pasando por el control del circulante y de los gastos. Resolver este problema de falta de liquidez operativa requiere mejoras operativas, no solo financieras.

3. No ir suficientemente preparado para la negociación

Un proceso de reestructuración es, fundamentalmente, un proceso de negociación. Antes de comenzar una negociación es imprescindible que el equipo directivo defina claramente su estrategia de negociación, en términos tan importantes como: temas negociables y no negociables, límites en las garantías que se pueden ofrecer, posibles contraofertas a las entidades financieras, prever las dificultades que surgirán durante el proceso y anticipar posibles soluciones, diseñar un reparto del posible valor económico que se generará en la reestructuración, identificando riesgos y responsables...

4. Presentar planes no realistas y/o inconsistentes

Identifique las causas del problema de iliquidez. Elabore un plan de negocio (operativo y financiero) coherente y creíble para mejorar la liquidez de la empresa. Identifique necesidades a corto, medio y largo plazo. Procure que los “sacrificios” que se requieren a cada “clase” de agente económico sean equilibrados y equitativos. Considere que, desde un punto de vista económico,  las entidades financieras sólo aceptarán ir adelante con un plan de reestructuración si consideran que el valor esperado de la empresa reestructurada es mayor que el valor actual de la empresa en liquidación. Es labor del equipo directivo convencer a los bancos de que éste es el caso.

5. Perderse en el proceso.

Con independencia de los detalles legales, las limitaciones del marco regulatorio y fiscal y las diferencias culturales que se dan entre los diversos países, conviene siempre recordar que de lo que se trata en un proceso de reestructuración es de alcanzar un acuerdo privado con los deudores, que haga posible la supervivencia de la empresa. Y este acuerdo solo será posible si se enfoca el proceso de reestructuración como una oportunidad para resolver problemas de la empresa. No se pierda en los muchos flecos que se deben considerar y discutir en una reestructuración. Recuerde siempre el objetivo final: resolver los problemas que impiden generar una liquidez estable.

¿Cómo saber si los acuerdos en que se concreta la reestructuración serán suficientes para generar esa liquidez estable en el futuro? Asegúrese de que los acuerdos conducen a soluciones en las que es razonable el reparto entre las partes de los beneficios y las pérdidas. Confirme que el plan de futuro diseñado incluye y refleja convenientemente los generadores de valor de la empresa, aproveche las futuras oportunidades y prepare a la compañía para lograr esos objetivos.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu