Más alto, más fuerte, más rápido

<a href="http://www.ie.edu/esp/sobreie/sobreie_expertos_detalle.asp?id_exp=316">Luis Solís</a>. Vicedecano. Instituto de Empresa

26 Abril 2007

Destinar más recursos a I+D+i no es suficiente. Hace falta detectar modelos que combinen el interés científico con mejoras empresariales.

Dentro del ámbito científico, continúan ganando importancia las actividades de I+D+i dirigidas a mejorar la competitividad empresarial. Detrás de esta tendencia están las fuerzas de la globalización, su consecuente impacto en la reducción del ciclo de vida de la capacidad competitiva de las empresas, y el mayor número de segmentos de mercado que se están creando en respuesta a la creciente comoditización de productos y servicios.

Por tanto, no es una sorpresa ver cómo, en los últimos tres años, los temas relacionados con la investigación, el desarrollo y la innovación figuran entre los tópicos prioritarios en las agendas de los altos directivos y jefes de gobierno.

[*D En los juegos olímpicos de las empresas el tiempo para prepararse y ganar el oro no es cuatro años, sino cada vez menos *]

A pesar de los avances significativos que se han dado en España, durante los últimos años, para impulsar las actividades de I+D+i, (incrementando los recursos y estableciendo de programas y proyectos de investigación para impulsar la competitividad empresarial), los resultados están aún por debajo de lo que demandan los mercados donde nuestras empresas compiten. Es importante, por ello, continuar explorando y desarrollando nuevos mecanismos y modelos que permitan obtener niveles de desempeño, al menos, en la magnitud en que los mercados lo demandan.

Pero, para poder identificar oportunidades que permitan mejorar la capacidad de I+D+i de las empresas españolas, primero se debe entender la naturaleza dinámica del entorno donde compiten las compañías, no sólo ahora, sino también donde competirán mañana. Además, aunque ha sido aceptado que la investigación tiene sus propios tiempos y procesos de ejecución, desde la perspectiva empresarial es importante considerar que los tiempos y los estándares bajo los cuales se valora la actividad de I+D+i los determina el mercado.

[*D Sabemos qué se necesita hacer en I+D+i y tenemos talento. El reto es definir cómo llevar a cabo el proceso. *]

Hay que entender que en los juegos olímpicos de las empresas, a diferencia de los Juegos Olímpicos deportivos, el tiempo para prepararse y ganar la medalla de oro no es de cuatro años, sino que es cada vez menor, en muchos casos, meses o semanas. Por ello, es vital enfocar parte de los esfuerzos en I+D+i no sólo a los resultados, sino a la misma naturaleza del proceso de investigación. Al igual que en los Juegos Olímpicos, donde el mejor tiene que ser cada vez más rápido, fuerte o saltar más alto, en I+D+i hay que ser cada día más rápido, eficiente y efectivo, para incrementar la probabilidad de éxito en el mercado.

Para potenciar los resultados de I+D+i enfocada al sector empresarial, algunos países han avanzado significativamente en la implantación de nuevos modelos, entre los que destacan los que integran los procesos de investigación fuera de las fronteras tradicionales, bajo un entorno de mayor colaboración entre la empresa, el Gobierno, la universidad y los centros de investigación. En España hay iniciativas de éxito en esta dirección como los parques tecnológicos del País Vasco. Sin embargo, la difusión de dichos modelos aún no se ha extendido.

Al examinar la mayoría de los modelos actuales, vemos que se requieren mayores esfuerzos para poder obtener las ventajas que dichos modelos ofrecen. Por ejemplo, es cuestionable si los niveles de colaboración son los adecuados o deseados cuando los principales actores en estos modelos no hablan el mismo lenguaje y tienen, con frecuencia, intereses y objetivos independientes respecto al mismo proyecto. Podemos encontrar casos de proyectos de I+D+i para el sector empresarial donde los científicos son evaluados por las publicaciones que generen en revistas científicas, independientemente del proyecto en la competitividad del sector al que ha sido dirigido. Por otro lado, hay directivos cuyo nivel de limitado entendimiento sobre la actividad científica les impide apreciar lo que representa dicho trabajo, y se crean barreras de comunicación y colaboración, que se reflejan más tarde en una mayor duración, un mayor coste o en resultados inferiores a los deseados.

[*D En España hay iniciativas de éxito en esta dirección, como los parques tecnológicos del País Vasco. *]

En el entorno de lo que se ha denominado la cuarta revolución o revolución de la creatividad, España cuenta en su haber con un activo clave: el talento. No hay duda de que el talento científico en nuestro país existe y esto se muestra en una gran cantidad de campos de la ciencia. Sin embargo, en lo referente a las aplicaciones orientadas a potenciar la competitividad empresarial, aún falta camino por recorrer. Y esto es bueno por las oportunidades que se presentan frente a nosotros: Sabemos qué se necesita hacer en I+D+i y tenemos talento para llevarlo a cabo. El reto es definir cómo llevar a cabo el proceso.

Los parámetros generales de lo que deben ser estos modelos son las exigencias de los mercados globales: más rápidos, menos costosos y más efectivos. Con frecuencia me encuentro con proyectos donde seguimos utilizando modelos clásicos de investigación científica en cuanto a procesos, recursos y sistemas que no han podido dar una respuesta a los problemas empresariales. Para hacer realidad la colaboración entre empresa, Gobierno y Universidad, no sólo necesitamos recursos económicos, también hacen falta objetivos e intereses comunes, un mismo lenguaje y buscar modelos de I+D+i mas competitivos en cuanto a su velocidad de respuesta, coste y efectividad en el mercado.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu