Microfinanzas y objetivos del milenio

María Luque. Profesora. IE Business School

28 Noviembre 2012

Las microfinanzas se han demostrado como una herramienta de primer nivel para luchar contra la pobreza. Pero, para erradicarla del todo, hace falta un mayor impulso.

Desde la década de los 70, las microfinanzas, o la provisión de servicios financieros a personas de bajos ingresos, han evolucionado a pasos de gigante hasta llegar a proveer de servicios financieros a más de 200 millones de personas en 2011, según The Microcredit Summit Campaign, y llegando a tener impacto en las vidas de alrededor de un billón de personas. 

Las instituciones microfinancieras se enfrentan a grandes retos relacionados, por una parte, con el impacto de la crisis económica mundial que se empezó a sentir en 2008, y que, según el Deutsche Bank Research, se vio traducido en una desaceleración en el crecimiento de los activos, una bajada de la rentabilidad y un mayor riesgo de la cartera; y por otra, con la excesiva orientación al ánimo del lucro y el crecimiento acelerado de algunas instituciones sin las necesarias capacidades institucionales o de control.

Aun así, la industria sigue creciendo de manera constante, y ha demostrado que, bajo las condiciones adecuadas, es una herramienta relevante para contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).
Hasta hace poco, nos centrábamos en hablar de las microfinanzas como una herramienta capaz de sacar a las personas de la pobreza extrema, fomentar el sector productivo y empoderar a la mujer, todos ellos objetivos de desarrollo del milenio y factores indispensables para el impulso económico y social de los países en vías de desarrollo. Pero el acceso a los servicios financieros no solo permite incrementar ingresos e invertir en activos.

Al capitalizarse, las personas de bajos ingresos pueden mejorar sus vidas de diversas maneras: empiezan a ahorrar, lo que les permite disminuir su vulnerabilidad ante las crisis a las que se enfrentan en su día a día. Mantienen a sus hijos en la escuela por más tiempo, con el fin de que en el futuro tengan más oportunidades. Acceden a los  centros de salud con mayor frecuencia, impidiendo situaciones que favorecen, entre otras cosas, la mortalidad infantil y materna y otras enfermedades críticas. Mejoran su  alimentación y por tanto la nutrición de la familia en general. Invierten en sus viviendas, especialmente en servicios de saneamiento y acceso al agua, e incluso participan en sistemas de microcréditos comunitarios, destinados a favorecer el desarrollo económico sostenible de sus comunidades, que en muchos casos acaba mejorando el medio ambiente, reduciendo la delincuencia y desarrollando la infraestructura de la comunidad en general. Todos estos cambios están directamente relacionados con los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Publicado el 16/10/2012 en Via@IE Business, El País

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu