Mis predicciones para 2015

Ignacio de la Torre. Profesor. IE Business School

27 Enero 2015

Mientras que la eurozona, con España a la cabeza, crecerá más de lo esperado; EEUU subirá tipos antes de lo previsto y China dará negativas sorpresas que abaratarán más las materias primas

Dicen que los economistas somos unos seres humanos afortunados porque cobramos dos veces.  Una por equivocarnos, y una segunda por explicar por qué nos hemos equivocado.  Como es tradición navideña en esta columna, procedo a realizar mis predicciones para así ganarme la primera parte de mi sueldo:

Primera: la FED subirá tipos más rápidamente de lo que descuenta el mercado; la inflación salarial de los EEUU será el causante, ya que ésta se acelera, y dicha aceleración se trasvasará al IPC; la FED no tendrá más remedio que paliar el impacto inflacionista de dicha tendencia mediante una subida de tipos mayor de la que descuenta el mercado, a riesgo de perder su credibilidad.

Segunda: la zona euro sorprenderá al mercado no sólo no cayendo en recesión, sino que conseguirá crecimientos de PIB por encima de los que descuenta el consenso (0,8%); los motivos que subyacen esta predicción son: primero, una mejora del crédito al sector privado, que acelerará las inversiones, estas generarán empleo y por lo tanto consumo inducido; segundo, la debilidad del euro, que generará un mayor nivel de exportaciones, factor clave en la economía europea (cada 10% que cae el euro el PIB sube un 0,6%, y el IPC un 0,4%), y tercero, la caída del petróleo, de la que la zona euro se beneficia directamente.

Tercera: China sufrirá un “hard landing”, al crecer menos del necesario 7%, objetivo oficial (a su vez rebajado desde el 8%), en un escenario cada vez más preocupante de actividad deprimida, de contracción crediticia y de recesión en el mercado inmobiliario; como consecuencia los precios de las materias primas seguirán muy débiles.

Cuarta: los países emergentes sufrirán durante 2015, será su peor año desde 2009; por un lado los países expuestos al comercio de materias primas sufrirán como consecuencia del contagio chino (así, Argentina, Brasil, Chile, Perú, Rusia África Negra…); algunos de estos países entraran en recesión, otros generarán crecimientos anémicos; por otra parte los países con fuertes déficit de cuenta corriente sufrirán importantes ajustes de producción como consecuencia de la repatriación de capitales que generará la subida de tipos de la FED (Sudáfrica, Turquía, Indonesia); por último muchos países emergentes observarán el inicio de un ajuste a la baja de sus burbujas inmobiliarias, lo que generará un proceso gradual de contracción crediticia.  Como consecuencia 2015 marcará un hito: el diferencial de crecimiento entre desarrollados y emergentes será el mínimo en mucho tiempo.  La India será una honrosa excepción en tal panorama, y crecerá por encima del 5%.

Quinta: la subida de tipos de la FED provocará un reajuste de las carteras de mucho inversor minorista norteamericano, que sacará dinero de posiciones en crédito (bonos investment grade y high yield).  La paradoja de la liquidez explica que a pesar de estar en un mundo inundado de liquidez por parte de los bancos centrales, muchos mercados de bonos se han vuelto extremadamente ilíquidos, consecuencia de la obligación del regulador hacia los bancos de inversión, prohibiéndoles operar en trading, lo que ha provocado que el inventario de bonos de los bancos se haya reducido un 75% los últimos años.  Esto provocará que cuando los minoristas intenten vender, no habrá contrapartida en el lado de la demanda, lo que producirá muy peligrosos vaivenes bajistas en el precio de muchos bonos, factor que fomentará mayor volatilidad y mayor debate sobre inestabilidad financiera.

Sexta y última: la economía española crecerá más de un 2% en 2015, objetivo oficial del gobierno, que a su vez excede dos décimas al del consenso; a modo de argumentación, el objetivo del gobierno se basa en dos hipótesis clave para 2015: a) petróleo a 103 (está a 65) y b) euro a 1,37 el dólar (está a 1,22); la consecuencia lógica es que exportaremos más e importaremos menos, y lo que nos ahorramos en energía lo gastaremos o invertiremos, de lo que se deduce el potencial alcista en el PIB.  Además, el consenso modeliza sus estimados de PIB pronosticando un crédito estable, pero los datos de nuevo crédito demuestran que el crédito se está acelerando, lo que redundará en mayores niveles de producción.  El resultado será que se crearán unos 400.000 puestos de trabajo nuevos, y unas 500.000 personas abandonarán el desempleo.  La recuperación española llega poco a poco a la calle, y todos debemos congratularnos.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu