Moda y Arte: Dior, Guggenheim y NYC

Yolanda Regodón. Directora Adjunta Comunicación. IE Business School

11 Diciembre 2014

El mundo del lujo, la moda y los grandes diseñadores se mueve en una constante  búsqueda de experiencias tangibles e intangibles, que enlazan con el tiempo, la artesanía y el arte. 

Los diseñadores son excelentes historiadores de arte. Un buen ejemplo de ello es el maestro Christian Dior, quien entre 1925 y 1934 regentó una galería de arte en la que organizó exposiciones de Giacometti o Calder. Son también generadores de sueños, experiencias, creatividad, belleza y transmisores de  arte y cultura.

Todas estas emociones, y más, se dieron cita hace unas semanas en el Museo Guggenheim de la Quinta Avenida de Nueva York. Estética pura y la maison Dior como protagonista de la Guggenheim International Gala (GIG). Trescientos invitados de la alta sociedad neoyorquina asistieron a la gala benéfica de  Christian Dior en favor de la Fundación Guggenheim.

La  Fundación Solomon R. Guggenheim lleva décadas promoviendo el arte moderno y contemporáneo a través de exposiciones, programas educativos, proyectos de investigación y diversas publicaciones, una labor financiada por sus ya famosas y esperadas GIG. El Museo Guggenheim de Nueva York  fue fundado en 1937 en el Upper East Side y en 1959 se mudó al lugar donde se encuentra ahora (la esquina de la calle 89 y la 5ª Avenue), al edificio diseñado por el arquitecto Frank Lloyd Wright. El edificio es en sí mismo una obra de arte. Su forma en espiral, fusión entre triángulos, óvalos, arcos, círculos y cuadrados, responden al concepto de arquitectura orgánica utilizada por Frank Lloyd Wright en sus diseños.

Antes de esa gala, benéfica, la maison francesa hizo una parada en el SoHo neoyorquino para inaugurar su nueva boutique en Greene Street, un espacio diseñado por el arquitecto Peter Marino. Las  tiendas de lujo de medio mundo llevan su firma: Loewe, Armani, Louis Vuitton o Chanel, entre otras. La de Dior del SoHo, con techos de espejos y columnas plateadas, es donde las colecciones diseñadas por Raf Simons, director creativo de Dior, se duplican. 

La GIG es el evento social de la temporada en NYC. El fin: recaudar fondos para la fundación del Museo en la que Sidney Toledano, CEO de Dior, ha sido recientemente elegido para la junta directiva de la fundación. Con esta colaboración, Dior intensifica el legado de la casa con el mundo del arte, algo nada desconocido para Raf Simons, director creativo de la firma, ya que antes de dedicarse al mundo de la moda trabajó en el mundo del arte.

Dior y Moët Hennessy USA repitieron así este año como los patrocinadores de las dos noches en el Guggenheim. El primer día con una pre-fiesta, con la actuación del grupo The XX, un trío londinense indie pop, que desde su debut en 2009 no ha parado de cosechar éxitos. Al día siguiente se celebró la cena  benéfica que conmemoró la obra de los artistas Carrie Mae Weems, Heinz Mack, Otto Piene -fallecido el pasado 17 de julio- y Günther Uecker, todos ellos miembros fundadores de ZERO, un movimiento artístico alemán que tras la postguerra trató de romper los límites tradicionales del arte experimentando con la luz, el aire, el movimiento, el fuego y el metal.  

De hecho,  un enorme ‘White Baloon’ del artista Otto Piene, colgaba desde el techo de ese templo arquitectónico diseñado por Frank Lloyd Wright, que es el Guggenheim NY. Las entradas para la pre-fiesta, que incluían el concierto de The XX, barra libre completa y la oportunidad de ver una parte de la exposición Zero, costaron entre 200 y 250 dólares; mientras que el cubierto de la cena benéfica alcanzó la cifra de 75.000 dólares. El menú, regado con Sauvignon Blanc Semillon 2013 Cape Mentelle, pollo a la plancha, setas y patatas gratinadas con trufas negras. 

Existen  profundas conexiones entre arte y moda. Dior, esa marca que ha logrado ser extraordinariamente moderna en su clasicismo y que tiene en su ADN la exigencia de revisar los iconos clásicos y  proponer al mercado que fluyan otras creaciones novedosas. La casa Dior, controlada por Bernard Arnault, presidente del mayor grupo de lujo del mundo, Louis Vuitton Moët Henessy (LVMH), ahora capitaneado por el  diseñador belga Raf Simons, encargado de la estética de la maison francesa, no deja indiferente a nadie.

Bernard Arnault busca siempre renovar sus firmas y hacerlas más rentables y  Dior no es una excepción. Cinco creadores han firmado los diseños para mujer en los más de 60 años de historia de la maison. Dior falleció en 1957 y le reemplazó su joven ayudante, Yves Saint Laurent. Pronto fue despedido y sustituido por Marc Bohan, casi 30 años en el puesto. Desde 1989 y hasta la llegada de John Galliano -en 1996-, Gianfranco Ferré fue el responsable. Y, después de la forzada salida de Galliano, el belga  Simons tomó el testigo. Con Simons como director creativo,  las cifras del Dior actual hablan por sí solas.  En 2013, la marca incrementó sus beneficios en un 30% con respecto a 2012, y sólo las ventas de alta costura en el mismo período  subieron un 20%.

Si pensamos en el lujo, en lo que es y en lo que significa hoy, es una  búsqueda de experiencias tangibles e intangibles y algo que va más allá de la inmediatez y que tiene que ver con el tiempo, la artesanía o el arte en su producción. De eso sabe bien la maison Dior.

Publicado en The Luxonomist

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu