Mujer y dependencia

Rafael Puyol. Vicepresidente. Fundación IE

7 Septiembre 2010

Las expectativas creadas con la Ley de Dependencia han caído en saco roto y la realidad demuestra que siguen siendo las mujeres del entorno familiar quienes asumen el cuidado de estas personas.

La Ley de Dependencia no acaba de amanecer. A los problemas iniciales de gestión se suman ahora los provocados por las insuficiencias económicas, causadas por la crisis. El (mal) funcionamiento de las políticas en juego han roto expectativas y provocado frustración en muchas familias con discapacitados y dependientes que ven desatendidas sus demandas.

Como antes -o más que antes, porque a medida que crece el envejecimiento lo hace también el número de personas con discapacidad (3,84 millones ahora)-, son los cuidadores familiares quienes deben asumir las mayores demandas de atención.

[*D La Ley de Dependencia no ha conseguido los frutos esperados y, como antes, son los cuidadores familiares quienes deben asumir las mayores demandas de atención. *]

La última encuesta de Discapacidades ofrece datos reveladores para confeccionar el retrato robot de estas personas: Mujeres (tres de cada cuatro cuidadores), de entre 45 y 64 años, que residen en el mismo hogar que la persona a la que presta cuidados (79%). Además, sobre todo españolas, porque, aunque han ganado presencia e importancia, sólo el 7% de los cuidadores principales son extranjeros.

En otra ocasión hablé de la mujer sándwich, a caballo entre dos generaciones a las que debe prestar sus atenciones: sus hijos, que no se han ido todavía de casa, y sus padres, o los de sus maridos, que reclaman ayuda. Algunas trabajan fuera del hogar; otras no pueden hacerlo porque el cuidado de los dependientes a su cargo consume buena parte de su tiempo.

[*D Tres de cada cuatro cuidadores de dependientes son mujeres, en su inmensa mayoría españolas, con una edad media de entre 45 y 64 años y que viven en el mismo hogar. *]

Son mujeres de gran fortaleza moral, que se agotan en tareas interminables de atención a los discapacitados físicos o mentales, que cuando trabajan deben resolver su grave problema de conciliación sin apenas tiempo para el ocio.

Ya sé que estos no son buenos tiempos para casi nada, pero este asunto de las cuidadoras domésticas hay que resolverlo cuanto antes: o buscando alternativas suficientes fuera del hogar o remunerando con suficiencia y prontitud un trabajo que excede el de los calendarios laborales más rigurosos.

[*D Se debe resolver ya el asunto de las cuidadoras domésticas: buscando alternativas fuera del hogar o remunerando un trabajo que excede el de los calendarios laborales más rigurosos. *]

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu