Myanmar: ¿olvidamos de nuevo la tragedia?

<a href="http://www.ie.edu/IE/php/es/profesores_medios_detalle.php?id=346">Gayle Allard. Profesora. IE Business School</a>

29 Mayo 2008

El ciclón Nargis ha desempolvado, en nuestra quebradiza memoria, la brutal represión que sufrieron los birmanos por la revolución azafrán. ¿Volveremos a olvidarlos sin hacer nada?

Myanmar desapareció de los titulares y de nuestras conciencias colectivas hace meses, tras la brutal represión de la revolución azafrán, una protesta pacífica liderada por monjes budistas para exigir el fin de un gobierno represivo. En aquella ocasión, se nos olvidó preguntar cuántos cientos de manifestantes desarmados habían muerto y cuándo llegaría un nuevo gobierno democrático. Tristemente, la catástrofe del ciclón Nargis ha vuelto a situar al país asiático, uno de los más pobres y reprimidos de la región, en portada de todos los medios internacionales.

[*D Myanmar, la antigua Birmania que hace meses fue noticia por la brutal represión de la revolución azafrán, vuelve tristemente a la actualidad por el ciclón Nargis. *]

El ciclón, a su paso por Myanmar (Birmania para los demócratas del país), ha arrasado todo lo que ha encontrado a su paso. No hacía falta mucho para destruir casas con muros de cartón y suelos de tierra, dejando a pueblos enteros sin un sólo edificio en pie. La red de transporte, casi inexistente, ha dejado aislados a cientos de miles de víctimas. Y fuentes internacionales independientes fijan el número de muertos en 100.000, con otro millón como mínimo de damnificados y desplazados. Los testigos dicen que incontables cadáveres flotan por los ríos y que no se puede andar por los campos de arroz sin tropezar con ellos. Los alimentos, ya escasos y caros, no llegan a los supervivientes y no hay luz ni agua potable en las zonas más afectadas. Con el paso del tiempo, la amenaza de enfermedades contagiosas como el cólera o el dengue es inminente, mientras cadáveres de personas y animales se pudren en las calles.

¿Cómo ha respondido a esta catástrofe el gobierno militar que regenta el país desde hace cuatro décadas? Si desempolvamos nuestra memoria, recordaremos que las autoridades cerraron el país en otoño, para bloquear la publicación de noticias sobre la represión de las protestas democráticas. Y ni siquiera ver ahora a su pueblo agonizante les ha impulsado a abrir las fronteras. La Junta Militar que gobierna Myanmar tardó cuatro días en enviar helicópteros para distribuir alimentos en las zonas más afectadas, donde habitan unos 24 millones de personas. Tardó cinco días en dejar entrar dos aviones de las Naciones Unidas llenos de alimentos, medicamentos y otros bienes, sin medios para distribuirlos.

[*D La Junta Militar que gobierna el país tiene cerradas las puertas a la ayuda internacional, mientras los birmanos se mueren de hambre y desatención médica. *]

Una semana después de la tragedia, sigue negando el acceso al país a trabajadores de agencias internacionales que quieren repartir alimentos y auxiliar a las víctimas. Mientras los birmanos se mueren de hambre y de desatención médica, en las fronteras esperan no sólo trabajadores, sino miles de toneladas de alimentos y otros bienes necesarios, pendientes de la decisión de los dictadores.

La ayuda humanitaria y logística ofrecida por Estados Unidos sigue sin aceptarse, en parte porque éste fue de los pocos países en imponer sanciones a la Junta Militar por la brutal represión de la protesta azafrán. Francia, frustrada por su espera en las fronteras, se plantea la posibilidad de obligar al gobierno a aceptar su ayuda. Y mientras tanto, el Gobierno sigue adelante con sus planes de celebrar un referéndum el sábado sobre una nueva Constitución que le otorgaría aún más poder después de 46 años de dictadura.

[*D ¿Seguiremos cerrando los ojos, a la espera de que Myanmar deje de nuevo de ser noticia, o lucharemos para exigir el fin de la dictadura? *]

¿Qué podemos hacer en Occidente ante una situación así? Por un lado, tenemos un gobierno represivo al que es difícil presionar desde fuera para que evolucione hacia un sistema democrático. Pero aún más grave es que ese gobierno bloquee deliberadamente la ayuda que salvaría la vida a miles de personas -sus propios ciudadanos-, porque no quiere debilitarse o exponerse a la crítica de sus opositores y de la opinión pública internacional.

¿Seguiremos cerrando los ojos, a la espera de que Myanmar deje de nuevo de ser noticia? ¿O lucharemos internacionalmente para exigir el fin de un régimen que defiende su poder por encima no sólo de la paz y la libertad, sino de la misma existencia de millones de ciudadanos?

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu