No quiero ser el primero

Ricardo Pérez. Profesor. IE Business School

30 Octubre 2015

En tecnología, ser el primero casi nunca da resultados. Es mucho más rentable ser un segundón que sabe añadir eficiencia a una tendencia.

“No quiero ser el primero”. Eso me decía un alto directivo del sector financiero hace unos días, en una conversación sobre los cambios que se están produciendo en el sector por el avance de la tecnología. No es ninguna novedad. Hace unos años ya vivimos una fiebre similar con la banca online, muchos gastaron demasiado en intentar ser los primeros y, al final, vemos que no ha sido para tanto.

Con la pausa propia de alguien que manda mucho y lo lleva bien, el punto de vista de este alto directivo estaba centrado en preparar a la organización para responder a los cambios que se avecinan, pero sin apresurarse. Le irá bien.

Ser el primero casi nunca da resultados en esto de la tecnología, al contrario, es mucho más rentable ser un segundón que sabe añadir eficiencia a una tendencia, lo complicado es desarrollar al mismo tiempo una buena capacidad para hacer experimentos. Ya saben, eficiencia y experimento son conceptos que no se llevan bien: organizaciones y personas que son buenas en una de estas dos cosas, son malos en la otra.

En lo digital, lo difícil es enfrentarse a nuevos competidores dispuestos a hacer experimentos locos, soportados por fondos de inversión y crecimientos acelerados. Un ejemplo reciente es la compra, por parte de Airbnb, de una empresa que desarrolla objetos conectados llenos de diseño y pensados para redefinir experiencias de usuario con tecnología.

Seguramente, esta operación le será útil para resolver problemas pendientes en su modelo, empezando por la identificación y la gestión de cerraduras o presencia, lo que le permitirá acortar distancias en facilidad de uso y confianza respecto a un hotel tradicional. Parece una locura, pero puede que funcione. Están dispuestos a probar, y sus clientes les dirán rápido si les gusta o no.

Los que se apunten a intentar copiar a toda prisa el movimiento seguramente lograrán poco. Los que empiecen a explorar opciones, impactos en el modelo operativo, repercusiones para el cliente, ésos seguro que lo hacen mejor. Los que se centren en crear una organización flexible, podrán ejecutarlo rápido cuando toque. Si funciona, llegarán a tiempo. Así que si estaba preocupado porque nunca llega el primero, tranquilo, es mejor que no lo haga.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu