Obama y la diferencia norteamericana

José María de Areilza. Decano. IE Law School

1 Diciembre 2009

El ingente gasto sanitario estadounidense, unido a los 45 millones de ciudadanos sin seguro y al individualismo de esa sociedad son tres piezas de un puzzle que Obama difícilmente podrá cuadrar.

En cuestiones de salud pública, Estados Unidos es algo diferente del resto de Occidente. Es cierto que sus problemas son similares a los de los países europeos en lo que se refiere al elevado volumen de gasto sanitario y al descontrol del mismo. Asimismo, en tecnología, investigación y avances continuos en la lucha contra distintas enfermedades, sus resultados también son equiparables, cuando no mayores que los nuestros. Sin embargo, tiene un sistema muy caro para las arcas públicas que no ofrece prestaciones suficientes: casi 45 millones de ciudadanos carecen de seguro médico, muchos de ellos a pesar de que intentan tenerlo. Estos ciudadanos sufrientes sólo reciben asistencia sanitaria a partir de los 65 años o en situaciones de auténtica emergencia, a pesar del descomunal peso del gasto sanitario en los presupuestos públicos y de que sería mucho más barato atenderlos a través de un sistema de medicina preventiva.

[*D Obama ha decidido que, además de afrontar la crisis económica y la guerra de Afganistán, dos desafíos excepcionales, se juega su presidencia a la carta de la reforma sanitaria *]

Durante el siglo XX, media docena de presidentes intentaron reformar a fondo este modelo, pero uno tras otro acabaron tirando la toalla. Han comprobado cómo la cultura predominante de individualismo y la desconfianza hacia los poderes públicos de muchos ciudadanos hacen imposible importar modelos más sociales de Europa. Esta diferencia cultural es, por supuesto, fomentada por los poderosos grupos de presión que conforman las aseguradoras privadas y sus aliados en el negocio de la salud.

Si medimos el tiempo en clave política, Barack Obama se encuentra ya a mitad de legislatura. Todo nuevo presidente de Estados Unidos (y todo aficionado a la serie El ala Oeste) sabe que una vez empieza un mandato dispone de una ventana de 18 meses para poner en marcha su programa, antes de que lleguen las elecciones legislativas y de que todos sus esfuerzos se centren en la reelección. Pues bien, Obama, uno de los personajes más fascinantes y pragmáticos de la reciente historia de Estados Unidos, ha decidido que, además de afrontar la crisis financiera y económica y la guerra de Afganistán, dos desafíos excepcionales e imponentes, está dispuesto a jugarse su presidencia a la carta de la reforma sanitaria.

[*D La primera causa de quiebra individual en EEUU es la incapacidad para pagar facturas médicas, y un tercio de los empleados de las aseguradoras tienen como misión rechazar a pacientes con muchas necesidades de atención médica. *]

Por lo que hemos visto en las negociaciones en el Congreso, la discusión se centra no tanto en la intervención del Estado como nuevo actor, sino en la mejora de la regulación actual, con la creación de incentivos para que todos los ciudadanos accedan a un seguro. Hoy en día, en Estados Unidos, los médicos generalistas cobran muy poco, y los especialistas, por lo general, muchísimo. No hay un buen sistema para medir la calidad de un médico o de un hospital, ni de racionalizar el número de pruebas y de intervenciones, lo que impide que la competencia entre hospitales y médicos produzca resultados positivos. La atención a cualquiera en situación de emergencia, incluyendo a los inmigrantes ilegales, dispara los costes de los hospitales, lo cual encarece los seguros. La primera causa de quiebra individual en Estados Unidos es la incapacidad para pagar facturas médicas. Un tercio de los empleados de las aseguradoras privadas tienen como misión rechazar a pacientes con muchas necesidades de atención médica y no pagar las reclamaciones o pagar el número más bajo de ellas.

Es necesario que la nueva regulación elimine estos incentivos perversos y permita la entrada de nuevos prestadores de servicios tipo cooperativas, con una finalidad de servicio público marcada (dar cobertura a los que ahora no la tienen y sí quieren tenerla) en un régimen de competencia. En este debate, se diría que el Partido Republicano parece poco interesado en recuperar un día la Casa Blanca. Las acusaciones tan exageradas de la derecha republicana al presidente, de hecho, le han ayudado a centrarse y eludir su compromiso inicial de sacar adelante la reforma con el consenso de las dos grandes formaciones políticas. Mi impresión es que al final se quedará a medio camino.

[*D Es necesario que la nueva regulación permita la entrada de nuevos prestadores de servicios, tipo cooperativas, con una finalidad de servicio público marcada. *]

Conseguirá que su transacción sea percibida por el ala izquierda de su partido como el mejor resultado posible de un idealista que tiene que coexistir con las realidades de la política. Además, el voto centrista respirará con alivio, al comprobar cómo se han efectuado algunas mejoras, pero no se ha nacionalizado la medicina. Con todo, la reforma Obama puede empezar a cambiar un sistema sanitario poco eficiente e injusto.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu