<B>Outsourcing, clave del negocio rentable</B>

Angel Díaz

14 Enero 2003

Cada día cobra más peso la externalización o outsourcing de determinados procesos o servicios de una empresa. Se trata de una fórmula en auge, que crece al ritmo de la globalización.

Las estrategias de cooperación y alianzas entre empresas son fórmulas de creación de valor que datan de tiempo inmemorial: hace ya muchos siglos, los campesinos se aliaban para gestionar almazaras, los viticultores de una región se unían para compartir bodegas, etc. Todos intentaban compartir gastos y reunir una masa crítica suficiente para poder competir. Y en esa misma línea, en la actualidad cada día cobra más peso la externalización o outsourcing de determinados procesos o servicios de una empresa. Se trata de una fórmula en auge, que responde a 3 preguntas fundamentales: la focalización del negocio en un entorno complejo, la ecuación de rentabilidad y la reducción de costes fijos.

Al hablar de “focalización” del negocio, me refiero a que las empresas deben identificar cuál es su negocio medular, para concentrar ahí sus esfuerzos. Y aunque suene extraño, esas empresas pueden decidir ceder parte del que hasta ahora ha sido su negocio convencional a terceros, porque así ganarán en flexibilidad. Tenemos por ejemplo el caso de los fabricantes de automóviles, que, pese a lo que pueda parecer a primera vista, ya no se dedican tanto a fabricar coches como a prestar servicio. Smart tiene una planta de ensamblaje, pero todas las piezas provienen de proveedores externos, que físicamente están ubicados junto a la fábrica principal.

Smart considera que su negocio es el diseño y el servicio post-venta, no la manufactura. No podemos olvidar que los márgenes en manufactura son cada día más estrechos, más ajustados. Y si hablamos de logística, vemos ejemplos como el de Deutsche Post, que ha comprado firmas como DHL y Danzas, y se está convirtiendo en una compañía tan importante como FedEx o UPS, que no sólo transportan sino que realizan proyectos logísticos integrales. En este sector, más del 25% de toda la actividad logística europea ya la realizan terceros.

Respecto a la “ecuación de rentabilidad”, es evidente que, si reducimos la inversión y el coste de ventas, la rentabilidad se verá incrementada. Así, si una empresa de logística subcontrata los camiones en lugar de adquirirlos, y reduce el coste de ventas por su adecuada gestión de la relación con las empresas subcontratadas (que normalmente tienen unos costes más ajustados por volumen de actividad), mejorará su cuenta de resultados, al reducir los activos. Por otro lado, estaría la reducción de costes fijos, que a través de estrategias de externalización convertiremos en costes variables: si no tienes empleados, no tienes que pagar nóminas ni seguros cada mes, mientras que a un tercero le puedes pagar a 30, 60 ó 90 días y eso te da una gran flexibilidad en flujos de caja.

Todos esos serían aspectos positivos de la externalización. Pero, si analizamos también los riesgos, vemos que a veces las empresas van demasiado lejos con el outsourcing, y eso sucede porque no han identificado bien cuáles son sus actividades clave de negocio, y entregan actividades medulares a terceras personas. Es recomendable ser muy cauto con la externalización cuando te enfrentas a un mercado poco desarrollado, ya que, probablemente, los proveedores externos no tengan mucha experiencia. Asimismo, en ocasiones el fabricante está en una zona aislada, donde hay poco donde elegir, y no da con el proveedor idóneo.

[*D Si no identificas bien la clave del negocio, te arriesgas a entregar actividades medulares a terceras personas *]

En este sentido, se han dado casos como el de Texaco-Chevron, una de las grandes petroleras internacionales, que en principio decidió tener almacenes externos en América Latina, pero luego se dio cuenta de que no conseguía el servicio que necesitaba. Por ese motivo, y aunque su negocio está lejos de ser el de almacenamiento, ha decidido utilizar almacenes propios en algunos países para controlarlos y ofrecer un servicio de calidad.

Co-Sourcing - In-Sourcing

Por otro lado, y sin querer caer en un maremagnum de conceptos, sí me gustaría diferenciar entre varios tipos de outsourcing. In-Sourcing, sería dentro de la empresa, como Dupont, que pone personal suyo dentro de General Motors para encargarse de la línea de pintura. Out-Sourcing sería cuando el tercero está fuera de le empresa, y presta un servicio o manufactura un producto para la compañía principal (aquí hablamos de una relación normalmente a largo plazo). Y Co-Sourcing, por la que se recibe un servicio compartido (dos empresas comparten una cafetería, los gastos derivados de la misma, etc.).

Finalmente, podríamos destacar casos singulares en España, como el de Zara y el de Henkel. Zara emplea a más de 400 amas de casa en La Coruña para realizar la confección de las prendas, ya que se trata la parte más difícil de automatizar. De esta manera, gracias a estas micro-empresarias, Zara reduce su personal, evita conflictos sindicales y elimina costes fijos, sin arriesgar la calidad de la manufactura. Y, en el mismo sentido, esta vez mediante alianzas, estaría el caso de Henkel y Eroski: Henkel recibe información puntual de los ordenadores de los puntos de venta de Eroski, que le permiten conocer el ritmo de ventas, las necesidades de reposición de determinados productos, el éxito de las promociones, etc. Y gracias a esta alianza, pueden generar en tiempo real el plan de producción y el de reposición, y ajustarlo a cada momento.

En definitiva, sea cual sea nuestra decisión a la hora de formar redes de negocios (mediante externalización; con integraciones de tipo vertical como la sincronización de procesos medulares o relaciones JIT; o la cooperación horizontal, a través de consorcios de exportación, grupos de compra, centros de capacitación y de desarrollo tecnológico), lo importante en cualquier caso será identificar cuál es el auténtico negocio de la empresa, para potenciarlo, y delegar todos aquellos procesos paralelos que restan flexibilidad y aumentan los costes sin añadir valor.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu