Paso cambiado a los 40

Celia de Anca. Profesora. IE Business School

6 Julio 2010

La crisis de los 40 afecta a hombre y mujeres, pero mientras el primero necesita una respuesta emocional, la mujer requiere otra más racional. Y la empresa debe aprender a dársela.

Un hombre, según la mística judía, sólo puede iniciarse en el aprendizaje de la Cábala una vez cumplidos los 40, cuando la vida se desmorona y es el momento de volver a construirla, pero ya no desde parámetros externos, sino desde dentro, desde una conexión con su verdadera naturaleza.

Como nos recordaba hace poco el profesor Tony Judt, en nuestra más prosaica civilización hablamos de la crisis de los 40 como ese momento crucial en el que muchos hombres cambian de esposa o se compran una moto.

[*D La crisis de los 40 en el hombre tiende a una respuesta emocional, y en la mujer, a una respuesta racional. Pero las empresas sólo parecen dar respuesta a la necesidad emocional. *]

La mujer no podía estudiar Cábala, así que no da lugar hablar sobre cuándo se desmoronaba su vida en el sentido místico; tampoco, en general, a los 40 cambiaba al marido por uno 20 años más joven, aunque casos siempre hay. Su crisis era la del síndrome del nido vacío, que dejaba a la mujer a la espera de llenarlo con la llegada de los nietos.

Nuestra sociedad ha cambiado, aunque la crisis de la mediana edad permanece. La mujer ya no se queda llorando el vuelo de los polluelos, sino que muchas salen encantadas y con hambre por encontrar un camino profesional con sentido.

Me comentaba un amigo que después de 20 años de hacer profesionalmente lo mismo, había llegado a una necesidad vital de cambio. Su mujer, por el contrario, después de 5 años en casa cuidando a los niños, también había llegado a una necesidad vital de volver a trabajar, así que la pura lógica les había llevado a cambiar los roles, quedándose él en casa unos años para disfrutar de sus hijos todavía pequeños, mientras ella volvía al trabajo a disfrutar de los placeres, que también alguno hay, de una plena vida profesional.

[*D La empresa necesita a mujeres en puestos directivos, y la mujer necesita ocupar un lugar que satisfaga su hambre profesional. *]

Tal vez no somos tan diferentes, al menos no en esto, simplemente andamos con el paso cambiado. La crisis de los 40 en el hombre tiende a una respuesta emocional, y en la mujer, a una respuesta racional. Así, unos y otros crecemos como personas con la necesaria armonía emocional y racional.

Pero a veces nos cuesta comprender las diferencias en los ritmos de las personas. Vemos como el mundo profesional se ha inundado de cursos de inteligencia emocional; de prácticas de outdoor training; talleres orientados a provocar ¡reacciones emocionales liberadoras!, que parece responder, y bien, a esa crisis masculina de los 40, pero que responde mal a las necesidades de la mujer.

Muchas mujeres, a los 40 año (y por eso del paso cambiado), lo que necesitan, y mucho, es un buen baño racional. Aligerar, como decía mi amiga Soledad, las cartucheras emocionales heredadas de siglos de especialización. Un buen baño racional que les permita distanciarse de sí mismas y de sus emociones, que les ayude a enfocar y racionalizar sobre sus posibilidades y cómo conseguirlas. En una palabra, que les ayude a planificar su carrera después de los 40.

[*D Los profesionales de la formación debemos mediar entre las féminas y las compañías, adaptando los instrumentos que proporcionen a la mujer la guía que le ayude a realizarse como profesional. *]

La oferta de instrumentos de ayuda para mujeres profesionales es infinita: redes sociales, profesionales, facebook, linkedin, blogs, páginas especializadas, charlas, eventos, sesiones de networking, coaches, mentores, jornadas... Seguramente todos sirven para algo, pero no todos sirven para todo.
La movilidad, por ejemplo, si está bien enfocada, y siempre que sustituya a otras herramientas, puede ser una pieza clave para proporcionar a la mujer profesional la orientación que necesita en un momento clave de cambio.

La empresa necesita a mujeres en puestos directivos, y la mujer necesita ocupar un lugar que satisfaga su hambre profesional. En este sentido, los profesionales de la formación tenemos el reto de mediar entre los dos, adaptando los instrumentos más adecuados para proporcionar a la mujer la guía que necesita para realizarse plenamente como profesional ¡incluso cumplidos los 40!

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu