Pensión pública y privada: el camino hacia tu jubilación

Gaylle Allard. Profesora. Instituto de Empresa

4 Mayo 2006

Cada vez hay menos contribuyentes, menos niños y más jubilados longevos. Con este panorama, las pensiones públicas harán crash. Para evitarlo, la política fiscal debe reformarse.

Tal vez, la crisis más grave en el horizonte económico europeo sea la crisis futura de las pensiones públicas. El sistema actual no es sostenible, dadas las tendencias demográficas y de empleo y las características actuales del sistema. La crisis que se avecina es tan importante que exige evaluar toda reforma posible. Entre ellas, la reforma del IRPF, anunciada recientemente por el Gobierno, desde la perspectiva de cómo agrava o ayuda a solucionar la viabilidad de las pensiones.

¿Por qué se cierne una crisis tan importante sobre el sistema de pensiones públicas en Europa? La respuesta es fácil: porque los ingresos al sistema están reduciéndose en relación a los pagos. Las explicaciones para este fenómeno son varias y sencillas. Los cambios demográficos y el alto desempleo han menguado la población que trabaja y paga impuestos, mientras las jubilaciones anticipadas, el envejecimiento de la población y la larga vida media de los jubilados han elevado el número de personas que cobran pensiones públicas. En Europa, como promedio, sólo tres contribuyentes mantienen actualmente a cada pensionista; y el ratio dentro de 30 años será tres trabajadores por cada dos pensionistas.

[*D La política fiscal debe ir dirigida a fomentar las pensiones privadas, como complemento a la pública. *]

El sistema actual, que se sustenta en las pensiones públicas, también plantea un problema fundamental: no hay un nexo muy claro entre el esfuerzo hecho para ganar, ahorrar e invertir durante la vida laboral y los ingresos recibidos después. Eliminar ese nexo es siempre peligroso para una economía.

¿Cómo se puede solucionar la crisis del sistema de las pensiones públicas en Europa? Los pasos tímidos que se han dado, como los acordados en el Pacto de Toledo en España, han ayudado a alejar un poco la llegada de la crisis, pero los problemas de raíz persisten e incluso se agravan. Tampoco es una solución la subida de la presión fiscal: ésta ya es alta en Europa y desincentiva el trabajo. Los flujos de inmigración sólo podrán aliviar la carga temporalmente, porque aumentan la población joven y el número de personas contribuyendo al sistema con sus impuestos (siempre que los inmigrantes sean legales). Sin embargo, llegará un día en que los inmigrantes también cobrarán pensiones.

[*D Elevar los impuestos no es solución. Y los flujos de inmigrantes sólo aliviarán la carga temporalmente. *]

El único cambio de raíz que ofrece esperanzas de resolver el problema, aparte de recortar drásticamente las prestaciones, es ceder más responsabilidad a las personas sobre sus pensiones futuras. Si los contribuyentes dotan sus propios fondos de pensiones con ahorros privado,s como suplemento a la pensión pública, no sólo se garantizan mayores recursos para el momento de la jubilación, sino que se reestablece el nexo entre lo ahorrado y lo recibido. Por lo tanto, hay que encontrar la manera de incentivar fuertemente el ahorro privado, sobre todo, el ahorro a largo plazo y el que se destina a pensiones.

Vista desde esta perspectiva, la reforma de IRPF que ha propuesto recientemente el gobierno español da pasos en la dirección equivocada. En vez de suavizar su fiscalidad, la reforma sube la imposición sobre el ahorro a largo plazo del 15% al 18%. Además, reduce las deducciones para contribuciones a fondos de pensiones realizadas por los mayores de 52 años (a la mitad, en algunos casos), y pone un tope a la desgravación anual para estas contribuciones.

[*D En Europa, el promedio son tres contribuyentes por cada pensionista. En 30 años, será tres por cada dos. *]

Hay un aspecto de la reforma que se puede ver como positiva, que es el hecho de aumentar las deducciones por hijo. Las políticas de apoyo a la familia todavía son mínimas en España, en comparación con otros países europeos, y cambios como éste son necesarios. Pero tendrían que plantearse incentivos mucho más importantes para las familias numerosas si quiere conseguirse un impacto sobre las tendencias demográficas.

En la política, y sobre todo en la política fiscal, hay una tentación constante de vivir en el corto plazo. Sin embargo, la crisis de las pensiones exige un giro en ese enfoque hacia el largo plazo. Con proyecciones de hasta un 33% de la población en edad de jubilación dentro de pocos años, el reto de asegurar una pensión digna a las personas mayores, sea pública o privada, se puede convertir en una crisis abierta que sea demasiado fácil de manipular desde la política. Si no se consigue una transición gradual y ordenada hacia un sistema que se sustente en mayor ahorro privado, las consecuencias para una parte importante de la población, y para la convivencia social y política dentro de unos años, pueden ser desastrosas. Cualquier reforma fiscal debe tener esta transición como objetivo.

Último vídeo

Martha Thorne valora el fallo del Premio Pritzker 2017

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu