Relaciones España-Rusia: Lo mejor está por venir

Santiago Íñiguez de Onzoño. Decano. IE Business School

12 Abril 2011

Rusia abre un abanico de posibilidades a empresas españolas de energías renovables, infraestructuras, financiares, telecomunicaciones, turísticas e, incluso, inmobiliarias.

La mayoría de españoles tiene un conocimiento superficial de Rusia, centrado en algunas manifestaciones de su cultura como la literatura, la música o el ballet. De forma análoga, la visión que tienen la mayoría de los rusos sobre España se reduce a lugares comunes de nuestro folklore y tradiciones culturales: Don Quijote, el flamenco y las cualidades de nuestra climatología y la gastronomía son los clichés más frecuentemente citados. Posiblemente este conocimiento superficial de otros pueblos representa un primer estadio de la globalización, de forma que nos servimos de estereotipos, informes y guías rápidas que proporcionan una visión incompleta y sesgada de otras naciones. En el caso particular de Rusia y España, el desconocimiento mutuo se justifica, en parte, por la distancia que separa a ambos países, cada uno de los cuales cierra un extremo de Europa, y también por la escasa relación comercial, que sólo se activó hace tres décadas, y que comparativamente es muy inferior a la que mantienen con el Gigante Eslavo otros países –e incluso regiones- europeos.

[*D La celebración del Año Rusia-España en 2011 es una oportunidad formidable para profundizar en el conocimiento y las relaciones comerciales. *]

La historia reciente de Rusia y España guarda interesantes paralelismos: los dos países han evolucionado desde regímenes autocráticos hacia la Democracia, han tenido que adaptar sus estructuras políticas e institucionales, promover la modernización de sus economías y hacer frente a la amenaza del terrorismo. Posiblemente estas semejanzas han contribuido a generar un mayor entendimiento entre los representantes de ambos países. De acuerdo con testimonios de políticos y diplomáticos, las relaciones son excelentes, algo que se percibe en la empatía de las últimas reuniones bilaterales, resultando en la firma de un acuerdo de Asociación Estratégica entre España y Rusia durante la visita del Presidente Medvédev a España en 2009. Además, el Gobierno de Rodríguez Zapatero ha apoyado decididamente la transformación del “Partnership & Cooperation Agreement”, que regía las relaciones entre la UE y Rusia desde 1997, en un nuevo y más ambicioso acuerdo denominado “Asociación para la Modernización”, que pretende impulsar de forma más intensa la integración económica, política, cultural y de seguridad.

La celebración del Año Rusia-España en 2011 es una oportunidad formidable para profundizar en el conocimiento y las relaciones comerciales. Además del intenso intercambio diplomático que se producirá en los próximos meses, y de la organización de actividades culturales, parece decisivo impulsar las relaciones empresariales y comerciales. Una de mis más firmes convicciones es que el fenómeno que más une a pueblos diferentes, la actividad que mejor favorece la convergencia, la integración y el entendimiento global son los buenos negocios. Las dificultades de la política internacional se resuelven con grandes iniciativas comerciales. El mejor antídoto para el choque de las civilizaciones es el emprendimiento de nuevas empresas y negocios multinacionales. En este sentido, la agenda del Año Rusia-España incluye encuentros bilaterales entre empresarios, una oportunidad de oro para explorar intereses comunes y encontrar el oportuno apoyo institucional. Las nuevas empresas comunes unirán más estrechamente a ambos pueblos.

[*D Son interesantes las señales lanzadas en los últimos meses por el presidente Medvédev acerca del desarrollo de una cultura de transparencia y de seguridad jurídica. *]

La economía rusa es la décima del mundo en términos nominales, con un crecimiento medio del PIB en los últimos diez años próximo al 6%, consolidándose como uno de los componentes del acrónimo BRIC. No obstante, las expectativas prevén una ralentización del crecimiento hacia el entorno del 4% medio en los próximos dos años. El Presidente Medvédev ha anunciado su intención de adoptar una serie de medidas para impulsar el crecimiento, con el objetivo de estar más cerca del umbral del 8% característico del cluster BRIC, entre ellas la apertura y liberalización de diversos sectores, la inversión en importantes programas de infraestructuras, la lucha contra el fraude y la corrupción y la apuesta por sectores de alto valor añadido, como las nuevas tecnologías y las telecomunicaciones. Asimismo, pretende favorecer la creación de alianzas estratégicas entre empresas rusas y de otros países, con el objetivo de desarrollar proyectos en industrias estratégicas.

En este sentido, son interesantes las señales lanzadas en los últimos meses por el presidente Medvédev acerca del desarrollo de una cultura de transparencia y de seguridad jurídica en Rusia. En sus últimas entrevistas y discursos, enfatiza la centralidad del estado de Derecho y de la independencia del poder judicial, algo que su gobierno ha impulsado con la subida de los salarios de los jueces y el endurecimiento de las penas por corrupción. También aboga por la importancia de que la cultura jurídica rija el ámbito empresarial y por el respeto de las relaciones contractuales. Aunque esto pueda parecer natural en otros países, en Rusia no es tan evidente, por no haber pertenecido al espacio de influencia del Derecho Romano o de la Codificación decimonónica característica del resto de Europa.

Significativamente, Medvédev -uno de los líderes políticos más jóvenes de Europa, con 45 años- fue profesor de Derecho Civil en la Universidad de San Petersburgo, y autor del primer manual de la era post-comunista en esta disciplina, aún hoy utilizado por los estudiantes. Ciertamente, las cosas han cambiado en Rusia respecto de hace una década, y aunque los cambios culturales conllevan ciclos largos de implementación, las circunstancias actuales indican una mejora progresiva de las condiciones de transparencia y certidumbre para hacer negocios.

Entre los sectores preferentes para la inversión en Rusia, es interesante destacar el de infraestructuras, las telecomunicaciones, el energético y el financiero. Diversas empresas españolas, con independencia de su tamaño, pueden explorar las oportunidades de desarrollo en estos sectores e identificar iniciativas en su diversificación geográfica y operativa.

[*D Rusia prevé impulsar la apertura de diversos sectores, la inversión en infraestructuras, la lucha contra el fraude y los sectores de alto valor añadido. *]

Por su parte, España es también un interesante destino para la inversión de empresas rusas, aunque las circunstancias actuales parezcan desfavorables. Por un lado, el Gobierno de Rodríguez Zapatero está haciendo sus deberes e impulsando reformas en diversos frentes, que tendrán efectos importantes en el medio plazo, mejorando la fiscalidad, la productividad y la flexibilidad laboral, con los consiguientes oportunidades para los empresarios extranjeros. Realmente las buenas oportunidades empresariales en España se plantean ahora, para aquellos inversores que se anticipen a la mejoría económica en el medio plazo, una vez que se pacifique el área Euro.

Además de las potenciales sinergias que se pueden plantear en sectores como el energético, donde Rusia es campeona en reservas y España pionera en renovables, o el de la construcción e infraestructuras –donde España cuenta con algunas de las multinacionales más consolidadas-, el financiero o el de las telecomunicaciones, también pueden surgir oportunidades en el desarrollo de alianzas en el sector turístico, el alimentario, o incluso el denostado sector inmobiliario: España es la “California Europea”, y sería un error confundir los problemas de financiación, a los que se enfrentan las instituciones públicas y privadas españolas, con el verdadero valor de los activos inmobiliarios españoles en el medio y largo plazo. Realmente, hay más sinergias en las oportunidades empresariales entre ambos países que las aparentes. Posiblemente, en el ámbito de las relaciones comerciales entre Rusia y España, lo mejor está por venir.

Último vídeo

Martha Thorne valora el fallo del Premio Pritzker 2017

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu