Siete apuestas para 2014

Ignacio de la Torre. Profesor. IE Business School

14 Enero 2014

Mis seis previsiones para 2014 se resumen en una séptima: será bueno para la economía mundial y especialmente para España, que crecerá más de lo que dice el Gobierno.

Soy muy escéptico de los augurios de los economistas; esto incluye mis propias predicciones. Con todo, el mundo avanza o retrocede con la batalla de las ideas, así que me uno a dicha batalla mediante escépticos augurios.

Primera: Los precios de las materias primas seguirán en general a la baja. El oro seguirá disminuyendo su precio, acercándose a su precio de producción. El petróleo caerá moderadamente según se reduce la prima de riesgo geopolítica construida desde hace ya varios años. Las materias de corte más industrial experimentarán el efecto bajista de una mayor producción espoleada por los altos precios generados los últimos años a la vez que una menor demanda marginal proveniente de los países emergentes, en especial de China.

Segunda: las curvas de los tipos de interés en Estados Unidos y en Europa seguirán “positivamiento” (steepening) a medida que los tipos a largo siguen una moderada subida mientras que los tipos a corto continúan anclados en niveles muy bajos provocados por los bancos centrales. La subida de los tipos a largo será consecuencia de: i) la mejora económica provocará una mayor propensión marginal a invertir frente a ahorrar, lo que incrementará el tipo de interés real, ii) continuará una cierta normalización (bajada) de los precios de los bonos a diez años, que siguen a precios inusualmente altos, y iii) se anticipará una normalización del fenómeno inflacionista hacia la segunda mitad de 2014 a medida que los costes laborales de Estados Unidos empiecen a subir más que la inflación subyacente. Dicho steepening será beneficioso para el sector financiero, ya que éste genera beneficios en función de la magnitud del positivamiento, y será también positivo para la economía, ya que el propio positivamiento genera un incentivo para que el sector financiero preste. El riesgo evidente es un susto inflacionista a finales de 2014.

Tercera: el euro seguirá experimentando el reajuste monetario. El Banco Central Europeo (BCE) no podrá ejecutar medidas agresivas de quantitative easing como las implementadas por la Reserva Federal (FED), lo que provocará un trasvase lento pero gradual de flujos a euros. A la vez los enormes avances acaecidos los últimos años en la arquitectura de la zona euro provocarán que los inversores internacionales cada vez ponderen más al euro como divisa de reserva alternativa al dólar. Esto producirá un aumento paulatino de las reservas en euros, lo que fortalecerá aún más dicha divisa, algo que sin embargo podrá dañar las exportaciones europeas.

Cuarta: el peso de los mercados de capitales se disparará en la zona euro. Europa tiene aún una enorme dependencia de los bancos comparada con la de Estados Unidos. Dicha dependencia se ha comenzado a reducir mediante el desarrollo de los mercados de capitales, proceso que se acentuará durante 2014. La reapertura de los mercados de titulización empaquetando préstamos de Pymess será clave para la reactivación del crédito europeo a la pequeña y mediana empresa, y esto ocurrirá en 2014.

Quinta: China tardará mucho más tiempo del esperado en occidente en implementar las reformas estructurales anunciadas durante el último Pleno del Partido Comunista. Esto significa que los datos macro no reflejarán en absoluto la relevancia de dichas medidas y, por lo tanto, la economía no se acelerará como piensan muchos analistas, sino que permanecerá estable con crecimientos entre el 7% y el 8%. Supongo que a los chinos no les preocupa tanto esta aseveración como a los occidentales, ya que el concepto de tiempo es muy diferente entre ambas culturas. Como afirmó un premier chino en su intervención en el Congreso estadounidense a finales de los 90: “China ha hecho las cosas siempre bien, sólo se ha equivocado los últimos doscientos años”.

Sexta: los precios inmobiliarios en España se estabilizarán tan pronto como en 2014, poniendo fin a un lustro de caída de precios, hasta alcanzar un 45% de reducción desde máximos. Es cierto que a unas 5,7 veces la renta, aún están caros frente a la media histórica (4 veces) pero hay tres factores que explicarán que los precios se estabilicen a una ratio superior a la histórica: a) la liquidez inyectada por los bancos centrales, por encima de un 20% de PIB, tres veces la histórica (los precios de los activos están directamente afectados por dicha magnitud), b) el precio de dicha liquidez (el tipo de interés) a un nivel muy inferior a la media histórica (el múltiplo también viene afectado por dicho “precio”), y c) el arbitraje entre precios de las casas y renta, que se genera cuando el precio es atractivo para las rentas extranjeras; dicho arbitraje provoca la entrada masiva del comprador extranjero, algo que está ocurriendo claramente desde 2013, por lo que la pura comparación entre precio y renta nacional empieza a perder parte de su sentido. El conjunto de dichos fundamentales es una liquidez creciente en el mercado inmobiliario que paliará el exceso de oferta hasta equilibrar los precios.

Escuché hace mucho que los economistas son los únicos afortunados que cobran dos veces, una por equivocarse y otra por explicar por qué se han equivocado. Pero sin predecir no puede haber equivocaciones, y tampoco debate ideológico. Y es precisamente dicho debate y la diversidad de las opiniones encontradas el que debe alentar la toma de decisiones de inversión en un difícil contexto como el actual.

Ahí va la séptima y última que es de la que me siento menos escéptico: 2014 será un buen año para la economía mundial y especialmente para España, que crecerá más de lo que dice el Gobierno y el consenso de economistas.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu