Un Reino no tan Unido

José María de Areilza Carvajal. Profesor. Instituto de Empresa

26 Febrero 2007

La reforma territorial impulsada por Tony Blair ha abierto la caja de los truenos: ahora son los ingleses quienes quieren que Escocia se independice.

La unión entre Inglaterra y Escocia ha cumplido trescientos años. Sin embargo, el longevo matrimonio puede que no dure mucho más. La reforma territorial impulsada por el primer ministro británico, Tony Blair, basada en una autonomía a la carta, ha atendido una demanda real de regionalismo de Escocia, pero también ha potenciado enormemente el deseo de diferenciación.

[*D En una reciente encuesta del Daily Telegraph, casi el 60% de los ingleses apoyaba la independencia de Escocia. *]

Hoy en día el 52% de los escoceses se muestra favorable a la independencia, aunque luego vote a partidos unionistas y el Scottish National Party siga sin triunfar claramente en casa. Pero el riesgo de una separación es real. En una reciente encuesta del Daily Telegraph, casi el 60% de los ingleses apoyaba la independencia de Escocia. La atribución de poder legislativo real a esta región y el reconocimiento de su sistema jurídico propio han llevado a una situación que es percibida como injusta por muchos ingleses.

En Escocia el gasto público por habitante es un 30% mayor que en el resto del Reino Unido. La opinión pública inglesa denuncia este privilegio y ha rechazado hace poco, de forma explícita, imitar a Escocia, Gales e Irlanda del Norte y convertirse en una región, creando un parlamento inglés distinto del británico de Westminster. Un cambio que, además, sería muy complicado, porque en Inglaterra vive el 85% de la población del Reino Unido, sobre todo, alrededor de la pujante Londres.

[*D En Escocia el gasto público por habitante es un 30% mayor que en el resto del Reino Unido. Un privilegio que denuncia la opinión pública inglesa. *]

En círculos ingleses, cada vez tiene más eco la llamada cuestión West Lothian, la incómoda pregunta de por qué sigue habiendo diputados en el Parlamento de Westminster originarios de circunscripciones escocesas. Al fin y al cabo, los miembros de la Cámara de los Comunes elegidos en Escocia deciden sobre la legislación aplicable en todo el Reino Unido menos en su región, y carecen de deberes hacia sus distritos de origen, porque el Parlamento casi no legisla sobre Escocia y voluntariamente declina debatir lo que ocurre en ella.

Dentro de unos meses, Gordon Brown ocupará el puesto de primer ministro, después de que Tony Blair cumpla su promesa de renunciar al cargo antes de concluir la legislatura. Las dificultades para que Brown gane las próximas elecciones están relacionadas con su condición de escocés, además del desgaste de diez años en el poder. Sin embargo, este buen ministro de Economía, nada nacionalista, forma parte de una honorable tradición de servicio público al Reino Unido.

[*D El problema, en el caso de Escocia, es que la independencia es ya más deseada por los ingleses que por los descendientes de Adam Smith *]

Desde 1707, los escoceses han contribuido de forma decisiva al auge del Imperio británico, con la labor de los primeros ilustrados o con destacados administradores, militares y políticos en el siglo XIX. La identidad escocesa, tal y como se conoce hoy, fue en buena medida una creación de ingleses establecidos en Escocia. Durante los siglos XVIII y XIX, por distintas razones, que van desde los negocios al aburrimiento, estos recién llegados inventaron un nuevo pasado para la región de kilts, clanes y gaitas, hasta entonces símbolos poco apreciados y de origen irlandés, y una vez más demostraron que el pasado es impredecible.

Hoy en día, sin embargo, esta identidad es el germen de la separación. Cualquier secesión de una región tiene poco sentido en una Unión Europea muy desarrollada y cuyas normas y principios fomentan la compatibilidad entre identidades y están hechas para unir en vez de separar. El problema, en el caso de Escocia, es que la independencia es ya más deseada por los ingleses que por los descendientes de Adam Smith.

Último vídeo

Martha Thorne valora el fallo del Premio Pritzker 2017

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu