Violencia de género y relación laboral

Rubén Agote. Profesor Instituto de Empresa. Socio Cuatrecasas.

2 Febrero 2005

La aprobación de la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género el pasado día 22 de diciembre, se produce con una doble finalidad. Que las trabajadoras víctimas de la violencia de género gocen de unas circunstancias laborales que les faciliten una mayor protección frente a sus agresores, y que puedan disfrutar de la asistencia social integral prevista para estos casos.

Los nuevos derechos de la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género son aplicables a aquella trabajadora que en su vida privada es víctima de violencia de género, es decir, que padece violencia por parte de quien haya sido su cónyuge, o de quien esté o haya estado ligado a ella por una relación similar de afectividad, aún sin convivencia.

Ahora, esta trabajadora tendrá derecho a reducir la jornada con disminución proporcional de su salario, y, como novedad, a reordenar su tiempo de trabajo a través de la adaptación del horario, a través de la aplicación del horario flexible o mediante otras formas que se utilicen en su empresa.

La posibilidad de reordenación permitirá a la trabajadora variar de un trabajo por turnos a un trabajo en jornada partida o continuada, o viceversa, así como fijar su turno, entre otras posibilidades, siempre que el régimen elegido estuviera en vigor en la empresa. Los términos para ejercitar este derecho se dejan a la negociación colectiva o individual. En caso de desacuerdo, la determinación le corresponderá a la trabajadora, siempre teniendo en consideración las necesidades organizativas de la empresa.

[*D Estos derechos se aplicarán a aquella mujer que sea víctima de violencia por parte de alguien que esté o haya estado ligado a ella en una relación de afectividad *]

Asimismo, tendrá un derecho preferente a trasladarse de centro de trabajo, siempre que exista vacante. Dicho traslado tendrá una duración inicial de seis meses y conllevará el derecho de la trabajadora a tener reservado el puesto de origen. Terminado este periodo, la trabajadora podrá optar definitivamente entre regresar a su lugar de origen o consolidarse en el nuevo.

La trabajadora podrá también suspender su contrato de trabajo durante 6 meses, aunque se permite que el juez amplíe esta suspensión hasta un máximo de dieciocho meses mediante prórrogas sucesivas de tres meses motivadas por su necesidad de protección. Este período se considerará como período de cotización efectiva. Además, durante el mismo podrá tener derecho a la prestación o subsidio por desempleo.

Por último, la trabajadora podrá extinguir voluntariamente su contrato de trabajo con derecho a la obtención de prestaciones por desempleo, y tendrá derecho a que sus ausencias al trabajo no computen a los efectos de la aplicación del despido objetivo por absentismo, siempre que, estén justificadas por los servicios de salud o por los servicios sociales.

[*D A partir de ahora, la mujer se encuentra amparada por unos derechos que le ofrecen mayor protección y garantías de asistencia social *]

Para garantizar la eficacia de estas previsiones, la ley añade un nuevo supuesto de nulidad del despido para aquella trabajadora que vea extinguido su contrato de trabajo por el ejercicio de los derechos laborales previstos para su protección o su asistencia social.

La trabajadora deberá ser considerada titular de estos derechos siempre que se encuentre protegida mediante una orden de protección dictada por el juez a su favor, o mediante el informe del Ministerio Fiscal que indique la existencia de indicios de que es víctima de violencia de género.

La modificación de dos de las principales normas laborales – Estatuto y Ley General de la Seguridad Social - no significa que nos encontremos ante una reforma laboral entendida en su sentido clásico. Su finalidad se concreta en ofrecer unas mayores cotas de protección y de garantías de asistencia social a la mujer víctima de esta violencia. Goza de un consenso absoluto y le deseamos la mayor de las suertes.

Último vídeo

Martha Thorne valora el fallo del Premio Pritzker 2017

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu