Bilingüismo contra la exclusión

Rafael Puyol. Profesor. IE Business School

9 Enero 2009

El orgullo de la propia lengua no está reñido con el uso del inglés y el español, los dos idiomas más importantes del mundo. Holanda así lo demuestra. ¿Galicia, Cataluña y el País Vasco?

Un compromiso académico me llevó recientemente a Ámsterdam, una ciudad atractiva, con rostro humano y una oferta cultural más que notable. Hacía años que no iba y, desde el primer momento, tras mi aterrizaje en Schipol, me sorprendieron gratamente dos cosas.

La primera es que todos los holandeses, además de hablar holandés, hablan un excelente inglés. No importa a quién te dirijas, dónde lo hagas o cuál sea el motivo de tu interés. Que las personas cultas hablen inglés entra dentro de lo normal. Pero en un taxi, en un restaurante, en un museo o en la calle lo hable un conductor, un camarero, un vigilante o un policía define a Holanda como un país moderno y homologado internacionalmente.

[*D Holanda tiene su digna, pero endemoniada, lengua propia, y sabe que debe promocionar las dos lenguas más internacionales: el inglés y el español. *]

La segunda grata sorpresa es comprobar la gran cantidad de gente que sabe, que intenta o que pretende hablar español. No se sienten incómodos cuando lo utilizan. Les gusta dirigirse a los hispano-hablantes en nuestro idioma, ya sea para describir el lugar que conocen, para celebrar que el Real Madrid tiene cinco jugadores holandeses, o para ensalzar el juego de la selección española de fútbol, capaz de ganar, incluso, a la “naranja mecánica”.

Holanda tiene su digna, pero endemoniada, lengua propia, y sabe que para ocupar una posición destacable en un mundo globalizado debe promocionar las dos lenguas internacionales por excelencia: el inglés y el español. Y, mientras tanto, en algunas comunidades españolas promocionan su propio lenguaje por la vía del ninguneo, cuando no la exclusión en toda regla, de la lengua castellana. ¡Qué gran error!

[*D En algunas comunidades españolas promocionan su propia lengua por la vía del ninguneo, cuando no la exclusión, de la castellana. ¡Qué gran error! *]

Hoy con el inglés y el español se recorre el mundo, en cambio, el vasco, el catalán o el gallego ni siquiera se hablan en todo el territorio de sus respectivas comunidades. El País Vasco, Cataluña y Galicia deberían aprender de los holandeses, que emplean su propia lengua, pero al mismo tiempo conocen, promueven y utilizan el inglés, y cada vez más el español. Deben hacerlo así porque, si no, van a entrar en un preocupante proceso de exclusión por la vía del aislamiento lingüístico.

Último vídeo

Martha Thorne valora el fallo del Premio Pritzker 2017

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu