El ridículo de ponerle puertas al campo tecnológico

Enrique Dans. Profesor. IE Business School

7 Julio 2011

La tecnología está haciendo que muchas cosas pierdan sentido, como la obsesión de la industria de los contenidos por obligarnos a consumir lo que ellos digan.

Cuando era niño, los contenidos de Estados Unidos o Reino Unido llegaban a España con muchos, muchos meses de retraso. Y eso, cuando llegaban. Recuerdo compañeros de clase que aprovechaban algún viaje para traerse música, que escuchábamos como adelantados a nuestro tiempo, y comentaban series de televisión y películas que estaban de moda allí, y que tardaban mucho tiempo en ser vistas aquí.

Con el tiempo, el desfase entre ventanas de explotación geográfica fue reduciéndose, a medida que se iba evidenciando el axioma de que los bits son libres, imposibles de restringir. Hasta que llegamos a nuestros días: hace unas semanas, Telecinco decidió cancelar la serie que me mantenía entretenido los lunes por la noche, CSI, uno de los escasísimos contenidos que todavía veía por televisión, además de informativos y eventos.

[*D Cuando era niño, los contenidos de Estados Unidos o Reino Unido llegaban a España con muchos, muchos meses de retraso. Y eso, cuando llegaban. *]

Tardé escasamente un rato en escoger una herramienta, Plex, que combinada con otra, WiTopia, que me permite simular una conexión desde múltiples ciudades en el mundo, me permite ahora ver CSI y muchos más contenidos a medida que se emiten en Estados Unidos. Un pequeño maratón para ponerme al día -Telecinco llevaba bastante retraso- y ya está. Los contenidos están ahí con el perfecto conocimiento y anuencia de sus propietarios, que simplemente piensan que soy un norteamericano más.

[*D Cuando se ha evidenciando el axioma de que los bits son libres, imposibles de restringir, los usuarios hemos roto las barreras geográficas. *]

Telecinco pierde un espectador, mi ordenador lo gana. En realidad, mi ordenador está conectado a la misma televisión del salón, y los contenidos se ven exactamente igual. De hecho, algunas series hasta las veo con publicidad norteamericana. Es lo que tiene simular que estás en otro sitio: que te intentan vender productos como si efectivamente lo estuvieras.

La tecnología ha hecho que muchas cosas pierdan sentido. Que la industria de los contenidos y algunos políticos pretendan que sigamos viviendo en un mundo con ventanas de explotación geográfica es, a día de hoy, una estupidez. ¿Seguimos jugando a ponerle puertas al campo?

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu