Google saca los colores a Microsoft

Enrique Dans. Profesor. IE Business School

2 Julio 2009

Las últimas presentaciones de Google y Microsoft han puesto en evidencia quién es quién en el mundo tecnológico y, sobre todo, dónde está el talento y la innovación, y dónde el séquito que sigue los pasos del rey.

Cuando aquel conocidísimo y magnífico vídeo creado en 2004, EPIC 2015, hablaba de dos empresas, Microsoft y Google, que “se enfrentaban mejorando sus servicios semana a semana”, nunca nos imaginamos que ese futuro llegaría tan pronto. Pero ya está aquí, como quedó patente hace pocas semanas con esta impresionante jugada: mientras Microsoft intentaba captar la atención de los medios anunciando el nombre de su nuevo buscador, Bing, Google le quitaba la mano mostrando a los más de cuatro mil programadores reunidos en un gran evento de un producto aún no terminado, Google Wave, destinado a cambiar la manera en la que nos comunicamos a través de Internet. El movimiento ponía de manifiesto una de las nuevas reglas de la comunicación empresarial: un anuncio hecho ante cuatro mil participantes hiperactivos en blogs, Twitter y redes sociales de todo tipo resulta muchísimo más eficiente, desde el punto de vista de alcance comunicativo, que uno realizado ante cuatro gatos, por influyentes que sean los gatos en cuestión. El resultado fue claro: durante unos días, todos los medios en la web dedicaron su atención al producto de Google, y obviaron el de Microsoft.

[*D Google ha demostrado a Microsoft que hacer un anuncio ante 4.000 participantes hiperactivos en blogs y redes sociales es más eficiente que otro realizado ante cuatro gatos, por influyentes que sean. *]

Para revertir la situación, Microsoft adelantó la presentación de su nuevo buscador, con el objetivo de lograr una mayor notoriedad, y lo abrió al público. El resultado fue que durante los primeros días muchos se dedicaron a hacer lo que se suele hacer en estos casos: poner a prueba el buscador, introduciendo en él términos habituales con cuyos resultados están familiarizados, o buscarse a sí mismos en ese deporte cada vez más extendido y denominado ego-search (ego-búsqueda). Después de todo, en un mundo en el que cada vez más gente nos busca en Internet por las razones más variadas, resulta muy importante saber qué información ofrece la red sobre uno mismo. Y en ese sentido, el buscador de Microsoft parece no haber defraudado: es rápido y tiene unos criterios de relevancia bastante razonables, muy similares a los del buscador que todos utilizamos, que no es otro que Google. En España, la proporción es abrumadora: en torno a un 96% de los usuarios busca únicamente en Google, una proporción que convierte a nuestro país en líder mundial en cuota de mercado para la empresa de Mountain View.

[*D ¿Son comparables ambas empresas? Los hechos demuestran que mientras una presenta el embrión de una nueva manera de comunicamos a través de la red, la otra lanza un buscador, como hay tantos. *]

Con estos condicionantes, la pregunta es clara: ¿Son en algún sentido comparables ambas empresas? Atengámonos a los hechos: mientras una presentaba el embrión de algo como Google Wave, destinado a revolucionar la manera en la que nos comunicamos a través de la red, integrando piezas hasta ahora difusas como correo electrónico, blog, redes sociales, microblogs, etc. en un único flujo comunicativo coherente, ¿a qué se dedicaba la otra? La respuesta es clara: a presentar un buscador. Un buscador, como otros tantos buscadores, que pretende dar solución a un problema que ya prácticamente no lo es: el de encontrar información en la red. Y lo hace, además, con esquemas tan parecidos a los de los buscadores anteriores que en un vistazo rápido a una página de resultados resulta fácil confundirlos. Un comportamiento, por otro lado, nada extraño en Microsoft, una empresa que tantas veces asentó su crecimiento sobre la copia de conceptos de terceros.

[*D Poco a poco se van poniendo las cosas en su sitio y se está dejando claro quién lidera realmente la escena tecnológica y quién, simplemente, intenta seguir la estela. *]

Que aparezca un competidor nuevo en el panorama de los buscadores es bueno para todos: un ecosistema diverso da lugar a una mayor competencia, progreso y dinamismo. Si Microsoft, que ha anunciado inversiones en publicidad de más de cien millones de dólares, puede convencer a un cierto número de usuarios para que dirijan sus búsquedas a su página, en lugar de a la de Google, para hacer esencialmente lo mismo que hacían en la otra, bienvenida sea. Pero de ahí al liderazgo que durante el final del siglo pasado llegó a tener la empresa de Redmond sobre la escena tecnológica, va un mundo. Pongamos orden: en una semana movida, con presentación de novedades y productos por uno y otro lado, se han puesto las cosas en su sitio y se ha dejado claro quién lidera la escena tecnológica y quién, simplemente, intenta seguir la estela.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu