<B>La Europa de la diversidad en la creación empresarial</B>

Joshua Jampol

22 Abril 2003

Los europeos diseñan escenarios y medias apropiadas para potenciar la creación de empresas. España ocupa el primer puesto del ranking de la UE en capacidad emprendedora, a pesar de la complejidades administrativas.

Según un sondeo llevado a cabo en diciembre de 2002 por la Agencia para la Creación de Empresas francesa, sólo un 27 por ciento de los franceses desean poner en marcha una empresa propia. El año pasado se crearon cerca de 180.000 empresas; 270.000 si se cuentan los relanzamientos o los replanteamientos de proyectos. Los emprendedores franceses se quejan de los elevados impuestos, de las pesadas cargas sociales y de los interminables papeleos.

Francia se sitúa por detrás del Reino Unido y de EEUU, si tomamos como referencia las condiciones que se les ofrecen a los emprendedores; sin embargo, ocupa el cuarto lugar entre los 15 países miembros de la Unión Europea. La propuesta ley Dutreil (véase artículo en este mismo boletín) sobre incentivos económicos, recortaría impuestos, eliminaría trámites administrativos y ofrecería más incentivos fiscales para la financiación de nuevos negocios.

A pesar de las complejidades administrativas, España ostenta la capacidad emprendedora más desarrollada de Europa, con 350.000 nuevas empresas creadas en 2001. Un estudio reciente de Ernst & Young concluyó que de cada 10.000 habitantes de España, 88 crean su propio negocio. Les siguen los británicos (66), los italianos (64) y los franceses (30). Sorprendentemente, los EEUU ocupaban el último lugar, con 21.

El Reino Unido ofrece a los emprendedores condiciones fiscales atractivas, como por ejemplo una exención fiscal de hasta cerca de 50.000 €. Además, un Sistema de Garantía de Préstamos (Loan Guarantee Scheme) permite a los emprendedores tomar prestadas hasta 250.000 £. Las bajas cargas sociales (doce por ciento para los empresarios), un mercado de trabajo flexible y un sector de capital-riesgo que goza de bastante buena salud, constituyen otros alicientes para que la capacidad emprendedora prospere a lo largo del Canal.

Italia apoya asimismo la creación de empresas y la innovación. Las empresas creadas en el sur del país por los jóvenes desempleados pueden conseguir ayudas a fondo perdido de hasta 15.000 €, así como préstamos de bajo interés. El Gobierno también alienta la innovación y el desarrollo de pequeñas y medianas empresas, a través de la oferta de deducciones fiscales de hasta un 37 por ciento para inversiones en productos innovadores. Otras medidas estimulan la financiación para I + D. Por otro lado, los impuestos sobre la renta y las cargas sociales para los empresarios son elevados (35 por ciento en ambos casos).

[*D § Refugio de emprendedores *]

A EE.UU. se le considera un refugio para los emprendedores. El país fomenta la existencia de pequeñas y medianas empresas a través de un marco económico atractivo, un tipo máximo de impuesto sobre la renta de un 42 por ciento, un mercado de trabajo flexible, poca burocracia y una financiación privada cercana a 100.000 millones de $, de la que un tercio procede de capital-riesgo, a la que puede accederse con facilidad. La política del Gobierno otorga prioridad a las pequeñas y medianas empresas, merced a la poderosa Administración de Pequeños Negocios (Small Business Administration). Este grupo ofrece a los jóvenes emprendedores información, asesoramiento y financiación, como por ejemplo préstamos garantizados de elevado volumen (garantizados en un 85 por ciento hasta la cantidad de 750.000 $) y préstamos directos en caso de negativa por parte del sector bancario.

Último vídeo

Martha Thorne valora el fallo del Premio Pritzker 2017

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu