La importancia de la Inteligencia Competitiva en las empresas españolas

Héctor Izquierdo Triana. Profesor. IE Business School

17 Octubre 2012

Debemos mejorar el modelo productivo, pero no por el lado de los costes, sino dando más peso a los intangibles, la información y el conocimiento.

Hay una pequeña prueba que hago con los alumnos en clase: les reparto distintos y escogidos objetos, unos europeos y otros de fabricación en países emergentes con el fin que distingan, por su calidad y diseño, su procedencia. En general, no lo consiguen. Sin embargo, el coste de fabricación de los objetos según su origen sí que es diferencial.
Lo cierto es que, en esta situación de crisis que estamos viviendo, hemos aprendido que requerimos mejorar el modelo productivo y que éste esté adaptado a un mercado más globalizado, de influencias mediáticas, competitivo y donde paulatinamente tengan más peso los intangibles, la información y el conocimiento.

No podemos, ni queremos, ni debemos competir en costes, por lo que la sustitución de la locomotora insostenible en el tiempo de la construcción será innovar y ser competitivo y diferenciador. Por otro lado, no sólo existen para los países riesgos y amenazas políticos o militares, cada vez se presentan referentes con más peso en la escena como las multinacionales, la financiación del crimen organizado, y las influencias en las fluctuaciones de la financiación nacional. Y es que la Seguridad Nacional se va desplazando hacia otro centro: el económico.

Por no confundir términos, se entiende como Inteligencia de Negocio, Business Intelligence, la inteligencia de poner en valor los datos de la propia actividad de la empresa. Vendría a ser una visión interna de la organización basada en la gestión masiva de datos, usando software de gestión tipo data o business warehouse.

Por su parte, la Inteligencia Competitiva se enfoca al exterior, a conocer el entorno donde la empresa opera y donde prima la calidad de la información más que la cantidad. Finalmente, la Inteligencia Económica es la inteligencia de contenido económico elaborada por el Estado como control y protección de la información estratégica para los agentes económicos, dentro de los límites de la interferencia pública en el libre mercado.

Una manera de ayudar a que las empresas sean más competitivas es con la incorporación en las mismas de herramientas de Inteligencia Competitivas, que apliquen sistemáticamente el “ciclo de inteligencia” (dirección, obtención/planeamiento, elaboración/análisis y difusión), transformando la información en inteligencia, de modo que se optimicen la toma de decisiones. Sirva como muestra que las empresas que han usado estas técnicas como Volvo, Shell, ABB, Hewlett Packard, Coca Cola, IBM, General Electric, Microsoft o Procter & Gamble presentan un rendimiento bursátil superior a su índice de referencia.

Los ámbitos habituales de trabajo son: la prospectiva empresarial para conocer el entorno (competidores, regulación…); el análisis del riesgo de la empresa y país donde se opera; la defensa intrusiva del capital intelectual donde la contrainteligencia económica, como medio destinado a proteger la información, debe también integrarse en el quehacer de las empresas; las labores de influencia (lobby, relaciones públicas) y, en consecuencia, la mejora de los procesos de toma de decisiones.

Ahora bien, este proceso sistemático y estructurado se enclava siempre dentro de la legalidad y la ética profesional, no debemos confundirnos con el espionaje industrial, que hoy en día, con las inmensas posibilidades de acceder a la información a través de las fuentes abiertas que permiten las nuevas tecnologías, además de ser ilegal, no es rentable.
El desarrollo de la Inteligencia Económica y Competitiva ya lleva su recorrido, entre otros países, en Estados Unidos, Japón, Francia, Alemania, Israel, Finlandia o Reino Unido. En nuestro ámbito, se debe ir avanzando en una mayor cooperación público-privada, tanto multinacionales como pymes, a través de distintos canales, que transformen los datos en una mejora del conocimiento y que sea éste una fuente del crecimiento duradero y una ventaja competitiva, ahora ya sostenible en el tiempo.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu