<B>Medios de América Latina: en el punto de mira</B>

Isabelle Birambaux. Corresponsal de Dernières Nouvelles d'Alsace para IE Focus

6 Septiembre 2005

"Hablemos el mismo idioma, que solo unidos se logrará", dice la canción de la cantante cubana Gloria Estefan. Este lema podría aplicarse a la evolución de los medios de comunicación en América Latina, como en el proyecto emprendido por el presidente venezolano Hugo Chávez de crear un canal de televisión junto con otros países de la región.

Una análisis del mercado de los medios en América Latina revela, por una parte, que la entrada en este mercado pasa por una colaboración con los grupos de comunicación latinoamericanos. La estructura del mercado necesita un acercamiento específico, ya que estos grupos pertenecen a familias poderosas que mantienen relaciones estrechas con el poder político.

Por otra parte, estos medios se han convertido en potentes aliados de los gigantes internacionales de la comunicación, como NBC, Newscorp, Pearson, Time Warner, Bertelsmann, Vivendi Universal o todavía más respecto de grupos españoles como Recoletos, Telefónica, Vocento, Zeta o Telefónica. A través de estas alianzas, pueden fomentar su propio desarrollo tecnológico y comercial según las nuevas reglas de la globalización.

En casi toda América Latina se puede observar cómo las grandes familias propietarias de los grupos de comunicación crearon verdaderos imperios mediáticos, adaptandóse a los cambios políticos en sus países para sacar el mejor partido. Así fue el caso del periodista y político argentino Roberto Noble, fundador del grupo más importante de Argentina, la editorial Clarín. "Cuando apareció, Clarin era un simple tabloide, cuyo director deambulaba en el espectro político como bola sin manija", comenta Jairo Straccia, periodista argentino. El autor del libro "La Noble Ernestina", Pablo Llonto comenta por su parte que "ahora nadie puede gobernar sin el apoyo del grupo Clarin."

Lo mismo se puede observar en Brasil, donde el primer grupo multimedia O' Globo, perteneciente a la familia Marinho, ha podido desbancar a sus competidores nacionales gracias a sus apoyos políticos. Su televisión, TV Globo fue creada durante la dictadura en 1964. A pesar de la prohibición de tener capital extranjero, el grupo ha conseguido firmar acuerdos con el americano Time-Life. Sin embargo, con el gobierno de Lula, las cosas han cambiado, ya que el dirigente no es muy proclive a la amistad con la familia Marinho.

En algunos países, el poder de estos grupos familiares ha llegado hasta el manejo descarado del poder político, como se dice en Chile del fundador del primer grupo de comunicación, El Mercurio, Agustin Edwards Ross.

Ambición familiar

Las ambiciones de estas familias han llegado incluso alcanzar la propia presidencia del país. Algunos, como Eduardo Santos en Colombia, fundador del grupo El Tiempo, llegó a presidir el país entre 1938 y 1942. Por su parte, en Venezuela, Diego Cisneros, el dueño del imperio mediático Venevisión ambiciona convertirse en un nuevo Berlusconi. La familia Cisneros lidera los movimientos de protesta contra Hugo Chavez e influye a menudo sobre la vida política de Venezuela, gracias a sus fuertes vínculos con la cupula empresarial de su país,

Por su parte, Emilio Azcarraga Milmo, dueño de Televisa y figura influyente del Partido Político Institucional (PRI) de México, monopolizaba los medios hasta su reciente liberalización.

Política y negocios

Las relaciones entre el poder político y los negocios de los grupos mediáticos reflejan los fuertes intereses en conflicto para conquistar un mercado altamente prometedor. Desde el punto de vista español, los grandes grupos de comunicación nacionales están realizando un intenso esfuerzo para conseguir alianzas con los grupos mediáticos ibero-americanos, ya que el idioma común de este enorme mercado representa una gran fuente de negocios tanto en América Latina como en los Estados Unidos. Como dato significativo, sólo el mercado americano dispone ya de más de 35 millones de hispano-hablantes.

Para acompañar la presencia de los grupos de comunicación españoles, el gobierno español ha diseñado una nueva política exterior que persigue estrechar los vínculos culturales y lingüisticos, conscientes de que esta política beneficiará a los negocios de la península. Por ello, desde 1991 se han organizado cumbres ibero-americanas, y el año pasado durante el Tercer Congreso Internacional del Idioma Español en Costa Rica, 22 academías fueron invitadas a debatir sobre la creación de un diccionario común. Hoy en día, 350 millones de personas hablan español en el mundo, una oportunidad lucrativa para los grupos que quieren aliar sus fuerzas.

Concentración regional e internacional

Por su parte, desde un punto de vista latinoamericano, los grupos de comunicación quieren sacar partido de los movimientos de concentración tanto a nivel regional como internacional, sin perder de vista su propio peso en el mercado nacional. Así ellos han realizado alianzas tanto a nivel regional como mundial con los gigantes americanos y europeos con el propósito de posicionarse en el mercado internacional. Sin embargo, a pesar de estos estrechos vínculos, conservan el dominio principal de sus mercados regionales.

En muchos casos, estos grupos familiares han empezado su actividad en un sector distinto al informativo, como lo ilustra el caso de la televisión mexicana, Televisión Azteca, creada a raíz del grupo industrial Elektra, una empresa que vendía electrodómesticos y muebles, propriedad del multimillonario Ricardo Salinas Pliego.

Los grupos de comunicación latinoamericanos se han adaptado rápidamente a la globalización, liberalizando y privatizando su sector. Han adoptado nuevas redes comerciales, integrando procesos de concentración tanto verticales como horizontales, proponiendo servicios informativos de toda índole tales como televisión, radio, periódicos, internet, etc...

En Colombia, por ejemplo, el holding Bavaria constituye hoy en dia el grupo mediático más importante del país. Ha creado junto con el grupo venezolano Cisneros el primer canal de televisión del país, Caracol TV. Con el grupo español Prisa, posee la cadena principal de radio colombiana, Radio Caracol.

Su competidor El Tiempo, presidido por Luis Fernando Santos, ha expandido sus tentáculos fuera de América Latina, ya que participa en las televisiones norteamericanas Sky y TV Cable así como en las actividades del grupo germano Bertelsmann en Colombia. Se convirtó también en el socio estratégico de Internet Terra, propriedad de Telefónica.

En Mexico, primer país de América Latina en tener televisión, el grupo Televisa de Emilio Azcárraga es uno de los más importantes en el sector audiovisual latinoamericano. El grupo forma parte de una alianza de compañías internacionales con News Corporation, y Liberty Media. En el sector radiofónico, Televisa vendió el 50% de sus acciones al grupo Prisa para constituir el grupo radiofónico Sistema Radiopolis. Su dueño, Emilio Azcarraga, Milmo quiere expandirse tanto en España como en Estados Unidos.

Azcárraga considera que el mercado español ofrece grandes oportunidades de negocio, gracias a la apertura de las licencias de televisión analógica. "El mercado hispano en EEUU tiene un enorme potencial, por eso, estamos buscando socios", comentaba el empresatio mexicano. Por ello, desde 1976 participa en la cadena hispano americana Univisión.

El caso de Brasil

Con su importante población, Brasil representa el mayor mercado audiovisual de toda América Latina. El grupo dominante O' Globo, primer grupo brasileño del sector con fuerte implantación en la prensa escrita, el negocio editorial, la televisión e internet ha ampliado sus redes internacionalmente con su participación con Time Life, y Sky Brasil junto con Rupert Murdoch y Televisa. Su filial televisiva, TV Globo, ha conseguido imponerse tanto en el mercado internacional con la venta de sus telenovelas, como en el mercado nacional, mediante la asociaci6´n con compañías prestatarias de servicios de telecomunicaciones.

En Argentina, la situación de los medios fue bastante frenada por las prohibiciones de la dictadura, especialmente en materia de inversiones extranjeras. En el mercado argentino destaca el grupo Clarín. Debido a la situación política, esta editorial reforzó su posición en el mercado de la prensa y se convirtió en el grupo más importante de América Latina

En Venezuela, la empresa mediática Cisneros, nacido en 1960, representa hoy en dia uno de los grupos mediáticos más grandes de América Latina. Surgió cuando el industrial cubano-venezolano Diego Cisneros adquirió la cadena Canal 4. La empresa era en dicha época un holding diversificado que empezó sus negocios con la licencia de fabricación de Pepsi Cola. Ha optado por la expansión internacional a través de la venta de sus acciones a las cadenas ABC y a Paramount, mediante una política de alianzas con AOL surgió AOL Latin America, y se convirtió en el principal accionista de Univisión, la primera cadena hispana de los Estados Unidos.

Poder político y proceso de concentración a través de alianzas con otros países parecen ir de la mano, como lo ejemplifica el nuevo proyecto de Hugo Chavez que acaba de salir al aire con la creación de una televisión para el Sur llamada Telesur. Con este proyecto, el presidente venezolano propone contrarrestar las tendencias del actual mercado mediático latinoamericano. El proyecto de Hugo Chavez intenta desafiar la influencia de los canales estadounidenses dominantes en la región, mediante una alianza de países latinos como Cuba, Argentina, Brasil y Uruguay, que contribuirán a la financiación de la cadena para proponer un discurso diferente del que transmiten las cadenas como CNN, Univisión y la BBC.

Pero la cuestión clave reside en como conjugar intereses tan divergentes. Por una parte, la dinámica económica para dominar un mercado de enorme potencial lucrativo por parte de grupos estadounidenses y españoles. Y por otra, el interés político para los grupos mediáticos regionales de incrementar su influencia a través de sus redes políticas mediante las nuevas tecnologías.

Último vídeo

Martha Thorne valora el fallo del Premio Pritzker 2017

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu