<B>Organizarse para innovar bajo demanda</B>

Information Builders

18 Septiembre 2003

La información es clave en la gestión empresarial. El problema ahora ya no es la falta de datos sino la escasez de tiempo para procesar toda la información.

En los últimos años las demandas de los clientes, proveedores, colaboradores… han cambiado, lo que ha provocado que las organizaciones no se puedan dirigir únicamente con ratios financieros.

Se dice que las empresas y organizaciones nunca tenemos suficientes datos. Sin embargo, hoy en día este problema está prácticamente solucionado. ¡El dato existe, y lo tenemos! (campañas de marketing, objetivos, previsiones de ventas, control de gastos…), el inconveniente ahora es la falta de tiempo para evaluar y analizar todos estos datos de forma óptima.

Por ello, se ha creado el concepto de Corporate Performance Management. Numerosas empresas e instituciones ya están adoptando este método de gestión con la finalidad de manejar de forma inteligente grandes volúmenes de información, integrándolos con los sistemas existentes y utilizando los procesos que se han ido definiendo en base al conocimiento y la experiencia. De esta forma, se transforma el dato en inteligencia, para que se pueda entender y actuar en consecuencia, y la información pasa de ser un enemigo a un aliado.

El término Corporate Performance Management (CPM) es el elegido por Gartner para definir la gestión del rendimiento corporativo, si bien tiene varios sinónimos en el mercado, como Enterprise Performance Management (EPM), adoptado por IDC, y Business Performance Management (BPM), adoptado por META.

CPM está diseñado para cubrir las necesidades de los directivos de las distintas unidades de negocio mediante la integración de los sistemas de información de la organización y de herramientas para priorizar, visualizar, analizar… “Directivos, mandos intermedios y unidades de negocio, siguen la misma estrategia y hablan el mismo idioma”.

Como se puede ver, CPM no es tanto una revolución como una evolución del concepto de estrategia: una evolución de lo que es un cuadro de mando tradicional.

Alinear la visión estratégica con la organización

Uno de los problemas a los que se enfrentan las organizaciones al implantar un modelo para definir la estrategia del Cuadro de Mando Integral (CMI) es la dificultad para convertir la estrategia en actividades, consiguiendo que ésta sea entendida por todos los miembros de la compañía y que, a través de la medición de estas actividades, se consiga el seguimiento, control e implantación de la estrategia.

Un Cuadro de Mando Integral basado en el concepto Balanced Scorecard (BSC), desarrollado por Robert Kaplan y David Norton, se resume en una aplicación que simule ser un centro de operaciones desde el que se centraliza y se filtra toda la información, de manera que sea fácil de localizar y agrupar por sectores, a semejanza de la cabina de mando de un avión, alineando estratégicamente los objetivos corporativos de la organización y los planes de acción:

:: Marketing con el análisis de gestión de clientes (CRM)

:: Producción con la cadena de suministros (SCM)

:: Facturación y pedidos esta analizado a través del control de inventario y ventas

La visión y la estrategia dictan el camino hacia el que deben dirigirse los esfuerzos individuales y colectivos de una entidad. Obviamente, la definición de la estrategia es, por naturaleza, complicada, pero su implementación suele representar el mayor obstáculo. El reto consiste en identificar exactamente qué se debe monitorizar y comunicar a todos los niveles de la organización y comprobar si se está cumpliendo la estrategia a través de acciones específicas.

BSC es un sistema de gestión al más alto nivel que canaliza las energías, habilidades y conocimientos específicos de las personas, a través de la organización, para conseguir objetivos estratégicos a largo plazo.

Existen una serie de aplicaciones y tecnologías que soportan y complementan este modelo de gestión y que, permiten a los directivos de las organizaciones sacar el máximo rendimiento del CPM. Se trata de:

- Aplicaciones analíticas que tienen la finalidad de favorecer y facilitar la creación de data warehouses o data marts multidimensionales, en un tiempo corto, garantizando el análisis de los datos obtenidos de diferentes fuentes, departamentos y entornos, desde la visión del negocio.

- Aplicaciones administrativas: aplicaciones creadas bajo demanda que vienen a complementar a las grandes aplicaciones existentes en las empresas. Aportan únicamente la funcionalidad que en ese momento necesita la empresa, como es el caso de la agenda comercial, ficha del cliente, gestión por objetivos, etc. y se integran en los sistemas existentes.

- Servidor de aplicaciones potente y fiable que se relaciona con el ciclo de gestión de la organización, de modo que vincula información, personas, decisiones tomadas y clientes para una gestión basada en el concepto CPM.

- Aplicaciones de integración empresarial: las herramientas de integración permiten hoy en día integrar cualquier tipo de herramienta, aplicación y proceso, de forma que los directivos puedan analizar y evaluar a través del CPM el rendimiento corporativo.

Último vídeo

IE Inside Out Project - #IamIE

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu