Se acabó el espejismo

Juan Carlos Martínez Lázaro. Profesor. IE Business School

29 Septiembre 2009

La realidad del desempleo ha vuelto tras el espejismo del verano y seguirá creciendo mientras Gobierno y sindicatos no comprendan la necesidad de reformar nuestra estructura productiva

No hay trampa ni cartón. La evolución del mercado de trabajo en el mes de agosto ha supuesto el fin del espejismo estival. Después de tres meses en los que el paro se redujo gracias al ‘efecto verano’ y al arrastre del famoso Plan E de inversión local, las cifras de desempleo han retomado la senda alcista a la que, tristemente, nos tenían acostumbrados todas las estadísticas últimamente. Lo peor es que resulta difícil aventurar cuándo volveremos a encontrarnos con un mes en el que el paro disminuya, porque la llegada del otoño nos augura que el número de desempleados seguirá creciendo.

[*D Tras el espejismo de agosto, deberemos esperar hasta la próxima primavera, como pronto, para encontrar nuevas reducciones del desempleo *]

Como pronto, tendremos que esperar hasta la próxima primavera para encontrar nuevas reducciones del desempleo. Y eso, siempre y cuando coincidan el pistoletazo de salida de la nueva temporada turística con el ansiado inicio de la recuperación de nuestra economía.

Por tanto, no por esperada ni por recurrente deberíamos conformarnos con la evolución del mercado de trabajo en agosto. Tampoco debería valernos del discurso de que el incremento del paro este año haya sido menor que en agosto de 2008. La realidad es que nuestro mercado laboral sigue expulsando trabajadores a un ritmo elevado y que nuestra tasa de desempleo duplica la tasa media de nuestros socios comunitarios.

[*D En varios países europeos el impacto de la crisis está siendo mayor en términos de crecimiento, pero que ni de lejos destruyen tanto empleo como nosotros *]

Todo se debe a la magnitud de la recesión económica que atravesamos, porque son varios los países europeos en los que el impacto de la crisis está siendo aún mayor en términos de crecimiento, pero que ni de lejos destruyen tanto empleo como nosotros. Y si el problema está en la estructura productiva de nuestra economía, apañados vamos, porque esa estructura no se va a cambiar de la noche a la mañana.

[*D Si el problema está en la estructura productiva de la economía española, apañados vamos, porque no se va a cambiar de la noche a la mañana *]

Lo cierto es que nuestro mercado de trabajo muestra una divergencia con la mayoría de nuestros socios en tasa de desempleo, pero también en aspectos como niveles de temporalidad o de trabajo a tiempo parcial. Las reformas puestas en marcha en los últimos años no han conseguido reducir esas divergencias, a pesar de que por un tiempo nos ilusionáramos creyendo que estábamos cercanos al pleno empleo. Ha bastado el fin del ciclo de crecimiento para volvernos a situar ante la cruda realidad.

[*D Gobierno y cada vez se muestran más enrocados en su negativa a toda reforma, a la que equiparan exclusivamente con el abaratamiento del despido *]

Son muchas las voces que en los últimos tiempos abogan por una reforma laboral. Algunas de ellas, como la del comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Joaquín Almunia, o la de Gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, nada sospechosas. Pero Gobierno y sindicatos no parecen darse por enterados, y cada vez se muestran más enrocados en su negativa a toda reforma, a la que equiparan exclusivamente con el abaratamiento del despido.

Último vídeo

Martha Thorne valora el fallo del Premio Pritzker 2017

See video
Síguenos en
IE Focus Newsletter
Agenda IE
Most read
IE Business School | María de Molina 11, 28006 Madrid | Tel. +34 91 568 96 00 | e-mail: info@ie.edu

Contacto

IE Business School

María de Molina, 11. 28006 Madrid

Tel. +34 915 689 600

info@ie.edu